Empieza la huelga escalonada de Correos

Canadá Jun 3, 2011 at 10:33 pm

Piquete de trabajadores postales en huelga, en Hamilton. Fosto: The Canadian Press

Toronto, 3 jun.- Los trabajadores postales tienen previsto ir a la huelga en Hamilton, Ontario, este fin de semana, dentro de un plan de paros escalonados que comenzó en Winnipeg el pasado jueves, a las once de la noche. El representante sindical en las negociaciones, Denis Lemelin, informó de que la huelga en Hamilton comenzará a las doce menos cuarto de la noche y se prolongará durante 48 horas.

“Vamos a mantener la huelga, porque nuestro objetivo, conseguir un buen acuerdo colectivo, sigue siendo el mismo”, dijo Lemelin a los periodistas este viernes en Ottawa, según informó The Canadian Press. “Nuestro entorno laboral es peligroso, pero Correos de Canadá (Canada Post) no quiere escuchar. No podemos aceptar condiciones de trabajo inseguras e injustas”, añadió.

Cerca de 150 trabajadores del servicio postal iniciaron el jueves en Winnipeg una serie de paros que, en turnos de 24 horas, afectará a varias zonas del país. Winnipeg fue elegida como punto de arranque, ya que es esta ciudad la que se ha visto más afectada por el programa de modernización llevado a cabo por Correos de Canadá.

La empresa pública argumenta que necesita reducir costes laborales, y destaca que el correo postal tradicional ha descendido en un 17% desde el año 2006, debido a las nuevas comunicaciones digitales y electrónicas. Añade que está dispuesta a continuar las negociaciones, pero que el sindicato (CUP-W) no ha aceptado sus propuestas.

Entre las reivindicaciones más importantes del sindicato se encuentra la necesidad de implantar mejoras ante los riesgos para la salud y la seguridad derivados de los nuevos equipos y métodos de trabajo, así como los permisos por enfermedad para los empleados. El problema es que las propuestas sindicales suponen un incremento del gasto que resulta inaceptable para Correos de Canadá.

El sindicato ha estado en condiciones de iniciar una huelga legal desde el pasado mes de mayo, cuando votaron a favor de la misma el 95% de sus miembros. Las negociaciones en torno a los nuevos contratos se han prolongado durante siete meses.

La última vez que los trabajadores de Correos se declararon en huelga fue en 1997. El paro duró entonces dos semanas, hasta que tuvieron que reincorporarse a sus puestos en virtud de lo estipulado por la legislación laboral vigente.

Aunque muchos particulares apenas utilizan ya el correo tradicional, que han sustituido por el correo electrónico o por otras formas de comunicación digitales, la huelga afectará, principalmente, a comercios y negocios que siguen dependiendo del correo para su actividad diaria. El paro puede notarse también de un modo importante en el envío de cheques, pagos, o pensiones, así como en invitaciones de boda, una modalidad para la que normalmente se sigue recurriendo al correo tradicional.