Ottawa, dispuesta a cortar la huelga en Air Canada

Canadá Jun 14, 2011 at 6:08 pm

Ottawa/Toronto/Montreal, 14 jun.- Pasajeros de todo el país se enfrentaron este martes a retrasos en sus vuelos, debido a la huelga que comenzó en Air Canada a medianoche del lunes, mientras el Gobierno federal anunciaba a última hora de la tarde que está preparando una nueva normativa urgente según la cual los huelguistas estarían obligados a volver al trabajo cuanto antes. Concretamente, el ministro de Finanzas, Jim Flaherty, indicó su intención de poner el aviso en la Cámara de los Comunes este mismo martes por la noche, de modo que la nueva legislación pueda introducirse el jueves como muy tarde.

Los trabajadores del servicio al cliente y el personal de ventas de la aerolínea (unos 3.800 empleados en total) iniciaron su anunciado paro (ya habían dado el necesario preaviso de 72 horas a la empresa) tras no haber llegado a un acuerdo con la compañía aérea.

Los primeros retrasos se produjeron a primera hora de la mañana en la zona del Atlántico y en Montreal, y más adelante se confirmaron otros retrasos y algunas cancelaciones de vuelos en el aeropuerto Pearson de Toronto.

Se esperaban grandes colas en las zonas de embarque. Un portavoz de Air Canada atribuyó la mayor lentitud en el acceso a los aviones al hecho de que los encargados estaban “aprendiendo” en sus nuevos puestos de trabajo.

El martes por la mañana aún no había muchos problemas en los aeropuertos de Halifax y St. John, y la actividad en Toronto era aún relativamente normal, si bien un grupo de trabajadores formó un piquete con el objetivo de bloquear el área de aparcamiento de los empleados de Air Canada. Lograron reducir la velocidad del tráfico, pero no detenerlo por completo

Algunos pilotos de Air Canada y asistentes de vuelo en el aeropuerto Trudeau de Montreal se negaron a atravesar los piquetes hasta que fueron escoltados al interior del edificio por encargados de la compañía. Luego se incorporaron a sus puestos de trabajo.

En el aeropuerto internacional de Vancouver, alrededor de una docena de trabajadores montaron también un piquete, aunque la cola a la que se enfrentaban los pasajeros en la zona de facturación era relativamente corta.

Las autoridades del aeropuerto de Victoria, por su parte, señalaron que no esperaban que la huelga tuviese incidencia en sus instalaciones, ya que sus empleados pertenecen a Air Canada Express, otra empresa, con un sindicato diferente.

Algunos diputados del NDP estaban buscando formas alternativas de viajar hasta Vancouver, donde el partido celebra el próximo fin de semana una convención nacional.

En los últimos días, las dos partes se han mantenido alejadas en las negociaciones y se han producido manifestaciones de protesta por parte de los empleados

El pasado fin de semana, la aerolínea minimizó el impacto de la huelga y dijo que mantendría al completo su plan de vuelos en el caso de que los trabajadores pararan, algo que fue puesto en cuestión este lunes por los representantes sindicales, pese a que ayer la empresa seguía manteniendo que el plan de contingencia “estaba funcionando según lo previsto”.

“Eso no es posible”, indicó Corinne Aubin, vicepresidente de la sección Oeste del sindicato Local 2002, en declaraciones recogidas por la cadena pública CBC: “Son trabajadores con una experiencia media de 20 años, y no pueden ser reemplazados por alguien que ha hecho un curso de capacitación de dos semanas”.

Los trabajadores protestan por la falta de progreso en las conversaciones entre el sindicato y la compañía, especialmente en lo que respecta al conflicto sobre las pensiones.

De acuerdo con la propuesta de la aerolínea, los nuevos empleados recibirían planes de pensiones de aportación definida, en lugar de las pensiones indefinidas que tienen los empleados actualmente, y que reclama el sindicato.

Los planes de beneficios definidos están diseñados para proporcionar a los jubilados ingresos predecibles, pero exponen a la aerolínea a costos adicionales si los activos del fondo de pensiones no son capaces de pagar por los beneficios.

Con los planes de contribución definida, sin embargo, la contribución de la compañía aérea se establece en función de un total, de modo que el monto negociado y los pagos a los jubilados dependen del rendimiento de las inversiones.

Air Canada registró unas pérdidas netas de 19 millones de dólares en el primer trimestre de este año, y en mayo dijo que esperaba que los altos precios del combustible añadiesen 800 millones de dólares a sus gastos en 2011.