La huelga de Correos golpea Toronto y Montreal

Canadá Jun 14, 2011 at 6:35 pm

Una empleada de Canada Post protesta este martes frente a la estación central de clasificación de Toronto Sur

Toronto/Montreal, 14 jun.- La huelga de los trabajadores del servicio de correos de Canada Post, el otro gran paro que, junto al de los empleados de Air Canada, sacude el país estos días, llegó este martes a las dos mayores ciudades del Canadá, Toronto y Montreal.

Ambas ciudades fueron los últimos objetivos de unos paros rotativos que comenzaron el pasado 3 de junio en diferentes ciudades de Canadá. Se calcula que la huelga en Toronto y Montreal fue secundada por cerca de 15.000 trabajadores postales, que pararon durante 24 horas.

Los trabajadores montaron piquetes en diversos puntos de todo el área metropolitana de Toronto, portando carteles y demandando mejoras laborales.

Algunos piqueteros llegaron incluso a desviar camiones de empresas competidoras como UPS y FedEx, que trataban de entregar el correo en la estación central de clasificación de Toronto Sur.

Bloqueos similares aparecieron durante la noche en las afueras de la estación de clasificación de Montreal-Saint-Laurent, donde los trabajadores estallaron en silbidos mientras marchaban alrededor del edificio.

Tanto los empleados de Toronto como los de Montreal abandonaron sus puestos de trabajo poco antes de la medianoche. De momento han sido las ciudades más afectadas por unos paros escalonados que han golpeado ya localidades como Moncton (NB), Victoria, Winnipeg o Hamilton (Ontario).

La compañía postal sostiene que desde el inicio de las protestas ha perdido 65 millones de dólares en ingresos directos, incluyendo 35 millones correspondientes a contratos cancelados, y que el volumen de la correspondencia ha descendido en casi la mitad. De hecho, la semana pasada decidió repartir el correo a domicilio en Toronto tan sólo tres días a la semana.

Canada Post argumenta que necesita reducir costes laborales, y destaca que el correo postal tradicional ha descendido en un 17% desde el año 2006, debido a las nuevas comunicaciones digitales y electrónicas. Añade que estaba dispuesta a continuar las negociaciones, pero que el sindicato (CUP-W) no ha aceptado sus propuestas.

Entre las reivindicaciones más importantes del sindicato se encuentra la necesidad de implantar mejoras ante los riesgos para la salud y la seguridad derivados de los nuevos equipos y métodos de trabajo, así como los permisos por enfermedad para los empleados. El problema es que las propuestas sindicales suponen un incremento del gasto que resulta “inaceptable” para Correos de Canadá.
El sindicato ha estado en condiciones de iniciar una huelga legal desde el pasado mes de mayo, cuando votaron a favor de la misma el 95% de sus miembros. Las negociaciones en torno a los nuevos contratos se han prolongado durante siete meses.
La última vez que los trabajadores de Correos se declararon en huelga fue en 1997. El paro duró entonces dos semanas, hasta que tuvieron que reincorporarse a sus puestos en virtud de lo estipulado por la legislación laboral vigente.
El actual convenio colectivo que rige las condiciones laborales de los 50.000 empleados de Correos de Canadá caducó el pasado 31 de enero.