McGuinty: Si el tren se retrasa 20 minutos, viaje gratis

Canadá Jun 14, 2011 at 7:00 pm

Markham, 14 jun.- El premier de Ontario, Dalton McGuinty, sugirió este martes que los viajeros del área de Toronto que usan los trenes de GO Transit deberían recibir de vuelta el importe total del billete en el caso de que haya un retraso de más de 20 minutos sobre los horarios previstos.

Esta propuesta, que McGuinty quiere consultar primero con los propios viajeros, equivaldría a la obligación de devolver el importe total del coste en el caso de pérdida en la entrega de documentos importantes, como actas de nacimiento, según señaló el premier durante un discurso con motivo de un acto de recaudación de fondos de United Way, celebrado ante unas 1.300 personas.

Los viajeros podrían realizar sus quejas o reclamaciones en el propio sitio web de GO Transit. Se calcula que este fondo de garantía costaría entre 6 y 7 millones de dólares.

Según GO Transit, no obstante, tan sólo un 1 por ciento de sus trenes experimentan retrasos de más de 20 minutos, en condiciones normales. De acuerdo con datos ofrecidos recientemente por la compañía, sus clientes han llegado a tiempo a su destino en el 94 por ciento de las veces durante el último año fiscal, frente al 91,7 por ciento en 2009-10.

El pasado mes de mayo el Gobierno de Ontario anunció que la expansión prevista por GO Transit para dar servicio de transporte a las zonas norte y oeste de Toronto creará unos 3.500 puestos de trabajo. Está previsto que el servicio de trenes de cercanías se extienda a la zona de Kitchener-Waterloo para finales de año, incluyendo escalas en Acton, Guelph y Kitchener. Un viaje de ida de Kitchener a Union Station costará algo menos de 15 dólares.

Por otro lado, la línea de GO de Richmond Hill se extenderá al norte de Gormley para finales de 2013. Se espera que la nueva estación que se está construyendo al final de esta vía atraiga a nuevos usuarios y reduzca el número de vehículos en las carreteras de la zona.

El número de pasajeros anuales de GO Transit se ha incrementado un 1,2 por ciento en el último año, hasta los 57 millones de personas.