Los precios de la gasolina provocan el mayor aumento de la inflación en ocho años

Canadá Jun 29, 2011 at 7:08 pm

En el último año, el precio de los carburantes ha aumentado un 29,5%

Redacción. Ottawa.- La inflación ha alcanzado su punto más alto en ocho años, debido fundamentalmente al fuerte incremento en los precios de los carburantes, que ha obligado a los consumidores a rascarse el bolsillo como nunca para poder costearse sus necesidades de transporte.

Según reveló este miércoles Estadísticas de Canadá, los precios subieron un 3,7 por ciento en los últimos doce meses, en un periodo contabilizado hasta el mes de mayo.

Si bien el encarecimiento de la gasolina, y, en consecuencia, del transporte, es la principal causa de esta subida, el alza en los precios de la comida y de la vivienda son también factores importantes, según explicó la agencia gubernamental.

En cualquier caso, mientras que los canadienses pagaron el pasado mes de mayo un 3,9 por ciento más por la comida que en mayo del año pasado, y un 1,8 por ciento más por la vivienda, la diferencia en el transporte fue nada menos que del 9,1 por ciento.

La razón es obvia. El transporte ha subido porque la gasolina se ha disparado. Según la propia Estadísticas de Canadá, el precio de los carburantes ha aumentado en los últimos doce meses la friolera de un 29,5 por ciento. Un incremento semejante no se había visto desde el año 2005, y en aquella ocasión había una razón de peso: Las consecuencias del huracán Katrina en la economía norteamericana.

De hecho, según explicó Estadísticas de Canadá, si quitásemos el impacto de los carburantes del índice general de precios al consumo, la subida de la inflación anual se quedaría en un 2,4 por ciento, un porcentaje que, a pesar de no ser todavía un dato como para lanzar las campanas al vuelo, sí resulta mucho más asumible, al mantenerse por debajo del temido techo psicológico del 3 por ciento.

Por provincias, Nueva Escocia fue donde más subieron los precios (un 4,6 por ciento con respecto al año pasado), y Alberta, donde menos (un 2,8 por ciento).

Incluyendo el aumento de mayo, la inflación ha estado rondando por encima del 3 por ciento durante tres meses consecutivos, algo que ya había sido advertido por el Banco de Canadá esta primavera.

En este sentido, se ha especulado mucho con la posibilidad de que el Banco de Canadá decida elevar las tasas de interés el mes que viene, pero la mayoría de los analistas consideran, sin embargo, que se trata de una posibilidad remota.

De momento, la economía parece seguir dependiente de los precios del petróleo, y los precios del petróleo no dan tregua. Este mismo miércoles, sin ir más lejos, registraron una fuerte alza: Hacia las 16.00 h GMT, el barril de Brent del Mar del Norte para entrega en agosto valía 111,77 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, 2,99 dólares más que al cierre el martes. En el New York Mercantile Exchange, el barril de “light sweet crude” (WTI) para el mismo plazo ganaba 2,49 dólares a 95,38.

Entre las causas de estas subidas se encuentra, en primer lugar, el avance del euro frente al dolar, tras la aprobación por parte del Parlamento griego de las medidas de austeridad que exigía Bruselas para desbloquear la ayuda pendiente al país heleno, con el fin de que éste pueda evitar su quiebra. La depreciación del billete verde contribuyó a hacer más atractivas las compras de petróleo en la moneda estadounidense para los operadores con otras divisas.

Otra causa importante fue una reducción mayor de la prevista de las reservas de crudo en Estados Unidos, anunciada por el Departamento Estadounidense de Energía (DoE, pro sus siglas en inglés), este miércoles.