Rebajan la cifra de muertos en Noruega de 93 a 76

Mundo Jul 25, 2011 at 9:19 pm

Miles de personas muestran rosas en Oslo durante el acto celebrado para recordar a las 76 víctimas del doble atentado del pasado viernes. Foto: Joerg Carstensen / Efe

Efe. Oslo.- La Policía noruega rebajó este lunes de 93 a 76 el número de víctimas mortales en el doble atentado del viernes, tras reducir de 85 a 68 los muertos en el campamento juvenil de la isla de Utøya, y elevar de 7 a 8 los fallecidos en el complejo gubernamental de Oslo.

El portavoz policial, Sveinung Sponheim, advirtió en rueda de prensa de que dicho balance no puede darse aún por definitivo, puesto que se sigue buscando posibles víctimas en la isla dados hasta ahora como desaparecidos.

A este respecto, rechazó dar estimaciones sobre el número concreto de posibles desaparecidos, para evitar “confusiones” en una situación “extremadamente dramática”.

El desfase entre el balance de hoy y la cifra de 93 víctimas que se daba hasta ahora se debe, agregó, a las “circunstancias difíciles” en que se han estado realizando las tareas de rescate, intentando así salir al paso de las crecientes críticas que están recibiendo las fuerzas de seguridad por su respuesta ante la crisis.

El propio director de la Policía noruega, Øystein Mæland, justificó también el desfase de cifras aportadas por las fuerzas de seguridad.

“El viernes había confusión en Utøya. Esa es quizá la razón por la que los números de entonces son distintos de los que damos ahora. La confusión pudo llevar a que algunas personas fuesen contadas más de una vez”, argumentó Mæland.

Además, agregó que la policía se vio presionada para dar una cifra más realista a los medios el viernes por la noche, porque las cifras que se barajaban en público eran demasiado bajas.

“Sentimos que los números hayan sido un poco más elevados”, apostilló.

Por último, afirmó que una vez que concluya la investigación sobre los ataques del viernes, la policía iniciará una investigación interna para estudiar si hubo acciones “que pudieron haberse llevado a cabo mejor”.

Otro portavoz oficial, no obstante, reiteró en rueda de prensa que los agentes “llegaron a la isla tan rápido como pudieron” y trató de restar importancia a la polémica sobre la decisión de las fuerzas de seguridad de acercarse a la isla por tierra y mar en lugar de recurrir a un helicóptero.

Un mar de rosas para homenajear a las víctimas

Por otra parte, más de 150.000 personas participaron este lunes en la denominada “Marcha de las rosas” en Oslo y otras ciudades noruegas para rendir homenaje a las 76 víctimas mortales del doble atentado del viernes en la capital y en el campamento de las juventudes socialdemócratas.

En Oslo, los ciudadanos desfilaron con flores y antorchas por el centro de la capital, cerca de donde explotó el coche bomba, encabezados por el príncipe heredero Haakon y el primer ministro noruego, el laborista Jens Stoltenberg.

En el cierre de la concentración, en la plaza del ayuntamiento, Haakon subrayó en un discurso que “hoy las calles están repletas de amor”, y recalcó que si bien nadie dará marcha atrás a los atentados del pasado 22 de julio, los noruegos sí pueden “decidir qué hacen las muertes” de ellos.

“Hemos decidido responder al odio con unidad. Hemos elegido movilizarnos en pro de nuestros valores. Noruega es un país en luto. Recordamos a todos los que han sufrido pérdidas, desapariciones, y a todos los que han hecho un esfuerzo heroico”, afirmó Haakon.

Stoltenberg instó a los ciudadanos a mantener su carácter tolerante y democrático, y destacó que “el mal puede matar a una persona”, pero que nunca podrá “apoderarse de todo un pueblo”.

Agregó que la respuesta de Noruega a los atentados debe ser “más apertura, más democracia”, lo que arrancó un sentido aplauso de la multitud congregada en la plaza del ayuntamiento.

Por su parte, el líder de las juventudes socialdemócratas, Eskil Pedersen, visiblemente emocionado, aseguró que los ataques “han cambiado para siempre” a Noruega, pero que está en las manos del pueblo decidir cómo va a ser esa transformación.

“Él ha arrancado algunas de nuestras rosas más bellas, pero él no puede parar la primavera”, concluyó.

Para culminar la marcha, los participantes, con sus rosas en alto, entonaron en alto la canción noruega “Ja, vi elsker”, que significa “Sí, nosotros amamos”.

La marcha comenzó y terminó en la plaza del ayuntamiento de Oslo, pero tras cerrarse la concentración oficial la gran mayoría de los participantes decidieron desplazarse hasta la catedral para depositar a la entrada sus rosas, como se lleva haciendo espontáneamente desde la mañana del sábado.

La “Marcha de las rosas”, formada en gran parte por familias enteras, tardó casi media hora en cubrir los apenas 600 metros que separan ambos lugares debido a la cantidad de gente solidaria que participaba en el acto.