Canadá y Honduras sellarán este viernes su Tratado de Libre Comercio

Canadá Latinoamérica Aug 9, 2011 at 8:22 pm

Tras cerca de diez años de negociaciones entre ambos países, el acuerdo será firmado este viernes aprovechando la visita del primer ministro, Stephen Harper, al país centroamericano. El Gobierno hondureño confía en que el Tratado servirá para abrir el mercado a las exportaciones e impulsar las inversiones.

Se espera que el acuerdo impulse inversiones en el importante sector hondureño de la maquila

Efe, Redacción. Tegucigalpa / Toronto.- El presidente hondureño, Porfirio Lobo, y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, suscribirán el próximo viernes en Honduras un Tratado de Libre Comercio (TLC) que “beneficiará las exportaciones” del país centroamericano, según informó el Gobierno hondureño en un comunicado oficial.

La Presidencia de Honduras indicó que Lobo y Harper se reunirán el viernes en San Pedro Sula, norte del país, para firmar el TLC y reafirmar “los lazos de amistad y cooperación entre ambas naciones”.

El acuerdo comercial abrirá el mercado para las exportaciones de productos tradicionales y no tradicionales hondureños, e impulsará las inversiones, principalmente en el sector de la maquila (ensambladora), según agrega el comunicado oficial.

Harper llegará a Honduras el próximo viernes, en el marco de una gira por Latinoamérica, que comenzó este lunes en Brasil, y que continuará por Colombia y Costa Rica.

Lobo recibirá a Harper y su comitiva en el Aeropuerto Ramón Villeda Morales, de San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante de Honduras.

Los dignatarios se reunirán después en un centro de exposiciones para tratar asuntos bilaterales en materia de “comercio, seguridad, cooperación y oportunidades de negocio”, informó la Presidencia de Honduras.

El TLC entre Honduras y Canadá “representa una oportunidad de expansión del mercado nacional”, añade la nota de prensa.

El comercio bilateral entre Honduras y Canadá alcanza unos 250 millones de dólares, mientras que la inversión canadiense en la nación centroamericana suma unos 600 millones distribuidos en industria textil, minera y lotería.

Honduras también recibe asistencia de Canadá en asuntos de seguridad y espera que unos 70.000 hondureños puedan conseguir empleo en la nación norteamericana.

Canadá es uno de los principales países aliados de Honduras, tal y como se puso de manifiesto durante la crisis política [el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya en junio] de 2009. En aquella ocasión, Ottawa medió para que Honduras no fuera aislada por la comunidad internacional y abogó por una solución pacífica a la situación.

Honduras, no obstante, fue expulsada de la Organización de Estados Americanos (OEA), que readmitió al país el pasado 1 de junio tras la vuelta de Zelaya a Tegucigalpa desde su exilio en la República Dominicana.

Desde hace una década, el Gobierno canadiense ha estado en conversaciones para la firma de tratados de libre comercio con el llamado Grupo de los Cuatro de América Central, formado por Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua.

Funcionarios canadienses y hondureños sostuvieron conversaciones en este sentido el pasado mes de diciembre en Ottawa, y de nuevo en la capital hondureña en febrero.

En las negociaciones se incluyó la desgravación arancelaria de los productos que ya gozan del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) y la salvaguardia local para algunos bienes.

Para Canadá, los temas sensibles eran la inclusión de la cuota de carne de cerdo y la de los cortes de carne bovina que no estaban incluidos originalmente en las negociaciones.

Un Tratado de Libre Comercio (TLC) consiste en un acuerdo comercial regional o bilateral para ampliar el mercado de bienes y servicios entre los países participantes. Básicamente, el TLC supone la eliminación o rebaja sustancial de los aranceles para los bienes entre las partes, y acuerdos en materia de servicios. Este tipo de acuerdos se rigen por las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) o por mutuo acuerdo entre los países.

Un TLC no necesariamente conlleva una integración económica, social y política regional, como es el caso de la Unión Europea, la Comunidad Andina, el Mercosur o la Comunidad Sudamericana de Naciones. Si bien estos se crearon para fomentar el intercambio comercial, también incluyeron cláusulas de política fiscal y presupuestaria, así como el movimiento de personas y organismos políticos comunes, elementos ausentes en un TLC.

Históricamente el primer TLC fue el Tratado franco-británico de libre comercio (o Tratado de Cobden-Chevalier) firmado en 1860 y que introduce también la cláusula de nación más favorecida.

Los principales objetivos de un TLC son eliminar barreras que afecten o mermen el comercio, promover las condiciones para una competencia justa, incrementar las oportunidades de inversión, proporcionar una protección adecuada a los derechos de propiedad intelectual, establecer procesos efectivos para la estimulación de la producción nacional, fomentar la cooperación entre países amigos y ofrecer una solución a las controversias que puedan surgir.