Arriba el telón para el TIFF 2011

Cine Hablemos de Cine Sep 9, 2011 at 11:52 am

Rachel Weisz y Bill Nighy en 'Page Eight', film de clausura del TIFF

Considerado como el segundo festival de cine más importante del mundo, después del de Cannes, este jueves comenzó la 36ª edición del TIFF con la proyección del documental de Davis Guggenheim FROM THE SKY DOWN. El evento concluirá el 18 de este mes con el estreno internacional de PAGE EIGHT (GALA), un thriller británico de espionaje contemporáneo interpretado por Bill Nighy, Michael Gambon, Rachel Weisz, Judy Davis y Ralph Fiennes.

Del total de 336 películas que se van a proyectar, 268 de las mismas corresponden a largometrajes provenientes de 65 países con 123 títulos exhibidos en carácter de primicia mundial. Además, y como ya lo he mencionado anteriormente en esta página, 34 largometrajes canadienses –incluyendo coproducciones- figuran en la lista. Pero, más allá de las estadísticas, lo más importante es que el público podrá ver filmes de consagrados directores del cine mundial.

Como de costumbre, el mundo de Hollywood e innumerables artistas internacionales de diferentes rincones del mundo llegarán a Toronto para presentar sus filmes. La lista es larguísima pero para citar algunos de los invitados más famosos, baste mencionar a Brad Pitt, George Clooney, Keira Knightley, Clive Owen, Madonna, Glenn Close, Antonio Banderas, Gael García Bernal, Isabelle Huppert, Gus Van Sant, Francis Ford Coppola, Juliette Binoche, Jane Fonda, Luc Besson y Catherine Deneuve

Pasemos a un breve comentario de algunos de los filmes que ya he tenido oportunidad de ver.

Patric Huard en el film canadiense 'Starbuck'

1. Cine de Quebec

La producción de Quebec, sin duda la más importante de Canadá, se hace presente con varios títulos en primicia canadiense, a saber: CAFÉ DE FLORE de Jean-Marc Vallée, MONSIEUR LAZHAR de Philippe Falardeau, WETLANDS (Marécages) de Guy Édoin, NUIT #1 de Anne Émond, ROMEO ELEVEN (Roméo Onze) de Ivan Grbovic.

Un film adicional, estrenado únicamente en Quebec, que será ofrecido en la sección Gala es STARBUCK de Ken Scott, donde la gracia y la ternura se combinan adecuadamente.

Patric Huard anima a David Wozniak, un individuo que en su juventud había donado su esperma a cambio de una considerable suma de dinero utilizando el seudónimo de “Starbuck”. Hoy día, con cuarenta y tantos años, es un hombre bastante inmaduro, no muy responsable, endeudado hasta la médula de sus huesos y trabajando sin mayor emprendimiento como empleado repartidor en la carnicería de su padre (Igor Ovadis).

Su vida cambia drásticamente el día que recibe la visita de un abogado de la clínica donde él había cedido su esperma, quien le comunica que su donación generó el nacimiento de 533 personas y que 142 de las mismas se han dirigido a la justicia demandando conocer la identidad del padre. Como si eso fuese poco, cuando su compañera Valérie (Julie Le Breton) le anuncia que esperan un hijo, la noticia le causa gran preocupación dada su naturaleza de querer evitar cualquier tipo de atadura que lo comprometa y menos aún asumir una imprevista paternidad.

Para solucionar el problema judicial, David acude a su abogado amigo (Antoine Bertrand) para que lo ayude a seguir manteniéndose en el anonimato. Al propio tiempo trata de relacionarse con algunos de sus hijos biológicos sin revelar quien es él y en ese contacto se producen situaciones anecdóticas bastante emotivas, aunque cabe reconocer que el director utiliza cierta manipulación para congraciarse con el público.

Sin otro propósito que el de apelar a genuinos sentimientos, el film va ilustrando cómo David va superando el momento crítico por el que atraviesa al ir cambiando de actitud y madurando lentamente en un proceso de concientización que le permite comprender lo que significa traer hijos al mundo, la responsabilidad de ser padre y la gratificación que resulta de todo ello. De ese modo, el camino está preparado para que pueda recibir con todo entusiasmo a su primer hijo concebido en forma tradicional con Valérie, la mujer que verdaderamente quiere.

A pesar de alguno que otro clisé, el balance de esta comedia es positivo. Aparte de tratar un tema universal como el de la paternidad, el film posee calidez, abunda en humor y además cuenta con la impecable actuación de Huard quien ofrece el mejor trabajo de su carrera caracterizando a un carismático antihéroe capaz de granjearse la inmediata simpatía del público.

2. El cine de habla hispana

Del cine de América Latina y el de España se habrán de ver cerca de 30 filmes y entre sus títulos el que más trasciende es LA PIEL QUE HABITO (Special Presentation). debido al indiscutible prestigio de Pedro Almodóvar. Aunque no se encuentra entre las grandes obras de su autor, resulta interesante observar cómo por primera vez Almodóvar incursiona en un género difícil de catalogar donde se mezcla, el horror con elementos de ciencia ficción así como con el melodrama que es un aspecto recurrente en la filmografía del realizador. El relato se centra en un médico que consumido por una sed de venganza por la muerte de su hija llega a un estado de obsesión demencial que lo conduce a realizar un acto incalificable. Haciendo alusión al título, el film es de piel riesgosa y perversa y aunque no llegue a penetrar lo suficientemente para satisfacer las expectativas aguardadas, posee la impronta almodovariana para que llegue a sorprender sin llegar a defraudar. Muy buenas interpretaciones de Antonio Banderas y Elena Anaya en los protagónicos acompañados por la siempre convincente Marisa Paredes, así como la música de Alberto Iglesias, la fotografía de José Luis Alcaine, el original vestuario de Paco Delgado trabajando con Jean Paul Gaultier y el diseño de producción de Antxon Gómez.

LAS ACACIAS (Discovery) es la ópera prima de Pablo Giorgelli quien con un módico presupuesto logró una notable película de gran sensibilidad. A través de una ruta de 1500 kilómetros, desde Asunción (Paraguay) a Buenos Aires (Argentina), un camionero (Germán de Silva) transporta a una mujer (Hebe Duarte) que no conoce y a su bebita (Nayra Calle Mamani). A primera vista nada pasa, pero a medida que transcurre el metraje y el camión se va aproximando al lugar de destino, se aprecia en las expresiones faciales de sus dos personajes adultos una transformación con respecto a lo que fueron antes de iniciar el recorrido. Así él descubrirá en ella la belleza de su alma, la importancia de una vida familiar y la responsabilidad que implica la paternidad, en tanto que la chica podrá atisbar la posibilidad de convivir con una persona que la comprenda para sentirse protegida y ahuyentar su soledad. Éste es un muy buen exponente de un cine sencillo, donde Giorgelli, recurriendo a expresivas miradas y significativos silencios, demuestra cómo adormecidos sentimientos humanos pueden aflorar frente a situaciones impredecibles como las vividas por los protagonistas de esta poética historia.

Stephanie Zigman, protagonista del film mexicano 'Miss Bala'

MISS BALA (Contemporary World Cinema) es un buen film de Gerardo Naranjo donde se denuncia la corrupción y la violencia imperante en ciertos sectores de la sociedad mexicana. La trama narra las vicisitudes atravesadas por una bella joven (Stephanie Sigman) que queriendo participar en un concurso de belleza para la elección de Miss Baja California se ve involuntariamente involucrada en la guerra del narcotráfico y del mundo de la mafia. Aunque el tema ya fue tratado en otras oportunidades, lo que distingue a este film es que su relato está muy bien estructurado gracias a un sólido guión escrito por el realizador y Mauricio Katz, a la notable dirección escénica de Naranjo y la fotografía de Mátyás Erdély que capta y transmite intensamente el cuadro social expuesto. Los factores apuntados configuran un producto de calidad artística de importante valor testimonial a la vez que por su ritmo fluido configura un muy buen entretenimiento de acción.

MUNDO GRUA (City to City) ya se había estrenado en el TIFF en 1999 y este año retorna como uno de los filmes dedicados a la ciudad de Buenos Aires; ésta es la película en la que Pablo Trapero debutó como realizador y doce años después sigue siendo un buen documento exponiendo la realidad económico-social de las vicisitudes atravesadas por los argentinos de ese entonces, tomando como referencia a un hombre desempleado quien con sus 50 años de edad a cuesta debe luchar con las inequidades del sistema imperante en el medio que le toca vivir. Dentro del contexto de una historia simple pero bien delineada y con personajes que rebosan autenticidad, el film sorprende por su madurez y cuenta con buenas actuaciones de su elenco encabezado por Luis Margani, un actor no profesional que se compenetra totalmente de la opresión, desventuras y soledad atravesadas por el personaje central.

Chiara Mastroianni y Catherine Deneuve en 'Beloved'

3. Cine Internacional

BELOVED (Gala) de Christophe Honoré es otra incursión en el género de la comedia dramática musical que tan maravillosamente lograra el cine francés con la obra cumbre de Jacques Demy “Los Paraguas de Cherburgo (1964). Honoré que ya había abordado el género musical en “Les chansons d’amour” (2007), enfoca la historia de una mujer y sus vinculaciones amorosas con varios hombres y con su hija, a través de un período que va desde 1963 a 2008 y que se desarrolla en París, Londres, Praga y Montreal. Aspectos como el amor, el frenesí sexual de la década del 60, la cautela de la generación que experimentó el SIDA, así como las caprichosas desavenencias que vulneran los afectos, predominan a lo largo de un relato teñido de melancolía y atenuado en parte por las canciones de Alex Beaupain. La película de dos horas y cuarto de duración se alarga innecesariamente y los números musicales son aceptables sin llegar a sorprender; en todo caso, lo más placentero es ver a Ludivine Sagnier, Catherine Deneuve y Chiara Mastroianni cantando y bailando en forma espontánea por las calles; además de las actrices mencionadas, el reparto incluye a Louis Garrrel, Paul Schneider y al realizador checo Milos Forman. En resumen, un film romántico y ligero de envergadura menor que sin reinventar al género tampoco lo desmerece.

El film de Irán GOOD BYE (Contemporary World Cinema) de Mohammad Rasoulof es otra muestra de la falta de libertad de expresión imperante en Irán, que ya quedó ratificado por “This is not a Film” del celebrado director Jafa Panahi quien fuera condenado a prisión, con la prohibición de filmar en su país. Suerte más o menos parecida es la experimentada por Rasoulof quien narra una historia que sutilmente transmite una atmósfera angustiante. Su trama enfoca los problemas de una mujer abogada que por razones desconocidas le está prohibido el ejercicio de su profesión; encontrándose en estado de embarazo, mientras que su marido periodista está en la cárcel, está realizando dificultosos trámites para obtener la visa y pasaporte para viajar al exterior, al propio tiempo, debe decidirse sobre si se someterá o no a un aborto dado que el bebé que espera padecerá del síndrome de Down. Rodado en condiciones semiclandestinas, es un documento ilustrativo reflejando la opresión de los intelectuales en Irán y que apropiadamente encuentra en festivales el mejor foro para transmitir su mensaje.

Tratando de humanizar la figura del Sumo Pontífice, el director italiano Nani Moretti relata en HABEMUS PAPAM (Special Presentation) el trauma psicológico de un cardenal (Michel Piccoli) que al ser designado Papa entra en un estado de completa angustia al creer que no podrá cargar sobre sus hombros la gran responsabilidad que le aguarda. Para destrabar la situación creada, el electo Papa es tratado por un psicoanalista (Nanni Moretti) quien tampoco encuentra el modo de solucionar el problema. De allí en más el guión escrito por el realizador junto a Francesco Piccolo y Federica Pontremoli hace que el problematizado pontífice se escabulla del Vaticano y deliberadamente deje atrás a sus escoltas para deambular de incógnito por la ciudad de Roma. Los contactos circunstanciales mantenidos con los pasajeros de un bus, un sacerdote y un grupo de actores representando una obra de Chejov que le hace recordar su pasión por el teatro, le ayudará a aclarar qué es lo que más desea en su vida y qué decisión deberá adoptar de acuerdo a sus principios morales. Aunque algunas escenas de tono caricaturesco atenúan el tono dramático del relato, Moretti ha logrado un film de calidad con importantes reflexiones personales sobre la fe y la religión. La interpretación de Piccoli es estupenda así como los excelentes diseños de producción reproduciendo entre otros escenarios los aposentos internos del Vaticano incluyendo la Capilla Sixtina.

Después de su exitoso film “Milk” (2008), el realizador estadounidense Gus Van Sant retorna con RESTLESS (Masters) un sensible y emotivo melodrama que vincula a una dulce joven (Mia Wasikowska) que padece un cáncer terminal con un sensible muchacho (Henry Hooper) que perdió a sus padres en un accidente automovilístico La ternura que emana del relato y la forma en que Van Sant lo narra es ciertamente atípica para los filmes generalmente minimalistas de este realizador; lo concreto es que sin ser un film excepcional es lo suficientemente grato en la descripción de cómo nace la amistad entre dos seres marginados y se convierte en una humana historia de amor predestinada a no perdurar.

En el film finlandés THE GOOD SON (Discovery) la realizadora Zaida Bergroth aborda la responsabilidad asumida por un hijo quien actúa como guardaespaldas de su madre para protegerla del mundo que la rodea. Leila (Elina Knihtiä) es una veterana y popular actriz que trata de escapar del asedio de los reporteros y con ese propósito decide pasar un fin de semana con sus dos hijos en una casa veraniega. El mayor de ellos es Ilmari (Samuli Niittymäki), un adolescente de temperamento hosco e irritable quien ante la ausencia de un padre, asume esa condición cuidando de su madre y de su hermano menor Unto (Eetu Julin), un niño solitario. La paz se altera cuando llega de visita un grupo de amigos y Aimo (Eero Aho), uno de los invitados, se enamora de Leila. Cuando los visitantes se retiran y Aimo se queda, los celos que Ilmari siente por el intruso lo precipita a actuar de manera violenta sin que su madre sepa cómo reaccionar. En rigor de verdad, nunca queda claro si la conducta del “buen hijo” es proteger a Leila de potenciales cortejantes o si se debe a algún tipo de relación edípica que lo une a su madre.

Aunque el relato se centra más en la descripción de caracteres que en una historia propiamente dicha, el comportamiento errático y excéntrico de esta familia disfuncional no cobra la fuerza necesaria para que haya un desarrollo dramático que llegue a interesar y es por eso que el film no llega a trascender.

Los filmes serán proyectados en el AMC Yonge-Dundas 24, Isabel Bader, Jackman Hall, Princess of Wales Theatre, Roy Thomson Hall, Ryerson Theatre, Scotia Bank, TIFF Bell Lightbox, Visa Screening Room y Winter Garden. Para información sobre la venta de entradas, programación horaria y salas de proyección, el sitio de Internet es www.tiff.net. Alternativamente se puede recurrir al teléfono 416-599-3456.