‘Circumstance’, ‘French Immersion’, Festival du Nuveau Cinema

Cine Hablemos de Cine Oct 14, 2011 at 6:04 am

Nikohl Booscheri y Sarah Kazemy en 'Circumstance'

Circumstance
Irán-Francia-Estados Unidos, 2011
Un film escrito y dirigido por Maryam Keshavarz

Dentro del clima opresivo que los cineastas iraníes enfrentan para ilustrar aspectos de la realidad cotidiana del país, resulta sorprendente encontrarnos con un film que aborde un delicado tema como el amor entre dos chicas adolescentes. Sin embargo, eso ha sido posible porque la debutante directora y guionista Maryam Keshavarz, hija de padres iraníes, nació en Estados Unidos y fue criada entre Nueva York e Irán conociendo por lo tanto su cultura; además, el rodaje se realizó en El Líbano aunque la acción transcurra en Teherán.

El guión presenta a Atafeh (Nikohl Booscheri) y Shireen (Sarah Kazemy), dos amigas y compañeras de estudio que se enamoran aunque teniendo en cuenta el medio social que las rodea deben manejarse con cuidado. Mientras que Shireen es huérfana -debido a que sus padres han desaparecido por su oposición crítica al régimen- y de humilde condición social, Atafeh pertenece a una familia de buena posición económica y vive en compañía de su padre intelectual (Soheil Parsai) educado en los Estados Unidos y de su querida madre (Nasin Pakkho) quien es médica de profesión.

Además de compartir secretamente sus momentos íntimos expresando el amor que las une, estas jóvenes utilizan su tiempo participando en fiestas y clubes nocturnos clandestinos donde no está ausente la droga ni tampoco la música hip hop persa; dentro de ese ambiente, las jóvenes acuden a su imaginación soñando con escapar a Dubai para gozar de la libertad que no tienen donde viven.

Todo cambia para peor cuando al hogar de Atafeh retorna su hermano Mehran (Reza Sixo Safai) por haber estado en prisión a causa de su drogadicción. Tratando de adaptarse socialmente, Mehran encuentra solaz en la religión involucrándose con el fundamentalismo islámico y al propio tiempo llega a convertirse en miembro de la policía de moralidad; con ese fin y sin que su familia lo sepa, instala en su hogar cámaras de seguridad en cada una de las habitaciones del recinto familiar.

Aunque de buenas intenciones, el film adolece de la suficiente tensión dramática que su tema requiere y su languidez narrativa le sustrae de la debida fuerza emocional que habría de aguardarse, situación que se acentúa en la última parte cuando el relato adquiere un considerable tono melodramático que no es muy convincente.

En sus aspectos favorables, la directora ha tratado de reproducir un vívido cuadro de la juventud iraniana, con especial referencia a ciertos ambientes “underground”. Asimismo, a través de la conducta de Mehran, la directora refleja el autoritarismo religioso imperante en el país como así también el control del rol de acatamiento y sumisión asignado a la mujer. Keshavarz, a pesar de la osada relación lésbica, ha sido cuidadosa en tratar de sugerir más que de exponer abiertamente las escenas amorosas. Cuidando de dosificar el relato con algunas notas de humor, está muy bien lograda una de ellas que tiene lugar durante el doblaje al idioma persa del film “Milk” de Gus Van Sant.

Con sus elementos positivos y sus limitaciones, el film despierta interés y fue recompensado con el Premio del Público en el último festival de Sundance.

Pascale Bussières en una escena de 'French Immersion'

French Immersion
Canadá, 2011
Un film de Kevin Tierney

Inspirado en el suceso de “Bon Cop, Bad Cop” (2006) donde Kevin Tierney fue el autor del guión de esa ingeniosa comedia bilingüe, aquí intenta repetir el éxito en su primer trabajo como realizador para abordar nuevamente a las “dos soledades” (anglófona y francófona) que alberga Canadá. Lamentablemente, FRENCH INMERSION deja que desear porque en lugar de una fina comedia, lo que se aprecia es una burda caricatura plagada de situaciones estereotipadas que ya han sido apreciadas en ocasiones anteriores con mejor suerte.

La premisa de este film es más interesante que su ejecución. El guión de Tierney y Jefferson Lewis concibe a cinco adultos anglófonos, cuatro de ellos canadienses y el quinto de Nueva York, llegando a una pequeña comunidad rural en el norte de la provincia de Quebec para asistir por dos semanas a un curso de inmersión francesa impartido por un centro lingüístico. El método utilizado implica que a partir del momento en que llegan a la clase todo el diálogo debe realizarse en la lengua de Molière y aquel participante que pronuncie alguna palabra en inglés es sancionado con una tarjeta amarilla de amonestación. ¿En qué consiste la pena para quienes repitan el error y acumulen nuevas tarjetas? Nada de eso importa y ese dato habrá que pasarlo por alto.

Entre los alumnos, se encuentran un miembro del parlamento gay (Gavin Crawford) que oculta su identidad de político y sus ambiciones de llegar a Primer Ministro, un aspirante chef de cocina (Jacob Tierney) de fe judía, una azafata aérea (Olunike Adeliyi), una empleada gubernamental (Martha Burns) y un empleado postal (Fred Ewanuick). La interacción de los participantes entre sí así como con la profesora (Karine Vanasse), la directora del establecimiento (Pascale Bussières), un senador de Quebec (Robert Charlebois) y otros habitantes locales, origina una serie de anécdotas donde la política, el deporte, la sexualidad y la religión entran en juego, pero sin proporcionar elementos satisfactorios para la comprensión o convivencia de ambas culturas.

Cuando uno esperaría que la colisión o bien la asimilación cultural del grupo visitante a las costumbres de un pueblo integrado por francófonos de pura cepa y profunda convicción nacionalista podría generar genuinas observaciones de interés complementado con situaciones humorísticas, el guión apela en cambio a recursos de dudoso gusto para provocar la risa; por ejemplo, eso se manifiesta cuando la curiosa anfitriona católica (Rita Lafontaine) que se encarga de hospedar al participante judío, se introduce en su habitación mientras está durmiendo para saber cómo luce su órgano genital circuncidado.

Con un desenlace insulso, el director introduce en los créditos finales un número musical estilo Bollywood que si bien resulta agradable a la vista nada tiene que ver con el film ni tampoco lo salva de su mediocridad general.

Alejandro Limón, en una escena de 'Los últimos cristeros', film mexicano que se presenta en el FNC

Festival du Nuveau Cinema (FNC)

El Festival del Nuevo Cine que este año celebra su cuadragésima edición tiene buenas razones para estar orgulloso de su presencia en Montreal. Además de ser el decano de los festivales de cine de Canadá, su gran popularidad es debida a que además de privilegiar nuevas obras de jóvenes realizadores, el espectador puede encontrar en su programación películas que han sido ya consagradas en prestigiosos festivales internacionales. De esta forma, su ecléctica programación, que este año cuenta con 292 filmes provenientes de 45 países donde 11 son primicias mundiales, permite satisfacer todos los gustos y preferencias de una variada audiencia.

El FNC se inaugura este miércoles 12 con LA GUERRE EST DÉCLARÉE (Francia), un emotivo film de Valérie Donzelli que causó impresión favorable en ocasión de su presentación en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes y cuya historia gira en torno del drama de un joven matrimonio que lucha desesperadamente por salvar la vida del hijito de dos años acosado de un tumor cerebral. La muestra concluye el 23 de este mes con la exhibición de MONSIEUR LAHZAR (Canadá) de Philippe Falardeau, uno de los mejores filmes de Quebec de este año que aborda la relación de un profesor argelino con sus alumnos de una escuela elemental de Quebec al tener que reemplazar a la maestra que se suicidó.

Entre algunos de los filmes pertenecientes a la generación de realizadores de recientes años figuran BLACK BLOOD (China), OSLO, AUGUST 31st (Noruega) de Joachim Trier, TOLL BOOTH (Turquía), TOMBOY (Francia) de Céline Sciamma, SHAME (Gran Bretaña) de Steve McQueen TWILIGHT PORTRAIT (Rusia) de Angelina Nikonova, VOLCANO (Islandia-Dinamarca) de Runar Runarsson y WHITE WHITE WORLD (Serbia) de Oleg Novkovic

De consagrados directores se habrá de ver FAUST (Rusia) de Alexandre Sokourov, HORS SATAN (Francia) de Bruno Dumont LA PIEL QUE HABITO (España) de Almodóvar, MELANCOLIA (Dinamarca-Suecia-Francia-Alemania) del polémico y provocativo realizador Lars Von Trier, ONCE UPON A TIME IN ANATOLIA (Turquía) de Nuri Bilge Ceylan, el notable documental de Wim Wenders, PINA (Alemania-Francia) sobre la extraordinaria coreógrafa Pina Baush fallecida en 2009, TAKE THIS WALTZ (Canadá) de Sara Polley, THE TURIN HORSE (Hungría) de Béla Tarr y el excepcional film A SEPARATION (Irán) de Asghar Farhadi.

La lista de filmes de América Latina y España incluye -además del film de Almodóvar- ACORAZADO (México) de Alvaro Curiel de Icaza, ANOTHER SILENCE (Canadá-Francia-Argentina) de Santiago Amigorena, A ÚLTIMA ESTRADA DA PRAIA (Brasil) de Fabiano De Souza, CHICO Y RITA (España) de Javier Mariscal y Fernando Trueba, LA GENERACION DE PIO (España) de Juan y Pedro Rodrigo y LOS ULTIMOS CRISTEROS (México) de Matías Meyer.

Teniendo en cuenta su impacto popular, se efectuarán dos exhibiciones gratuitas de FROM THE SKY DOWN (Estados Unidos) del director Davis Guggenheim, un documental sobre la célebre banda musical de rock U2.

El FNC ofrecerá varios homenajes a distinguidos cineastas. Uno de ellos es al realizador israelí Amos Gitai quien vendrá a Montreal para ofrecer una clase maestra mañana sábado a las 17h en la Cinemateca de Quebec y además se presentará durante el transcurso del festival una retrospectiva de 10 de sus filmes. También será objeto de un tributo el director iraní Asghar Farhadi donde aparte de “A Separation” mencionado previamente se habrá de proyectar otros tres títulos que fueron elogiados por la crítica; los mismos son BEAUTIFUL CITY (2004), FIREWORKS WEDNESDAY (2006) y ABOUT ELLY (2009). El tercer homenaje es al director recientemente desaparecido Raúl Ruiz; siendo uno de los más importantes artistas comprometidos políticamente, debió dejar a Chile, su país de origen, para exilarse en Francia donde realizó numerosos filmes aplaudidos internacionalmente, entre ellos LE TEMPS RETROUVE (1999) sobre la obra de Marcel Proust que será aquí proyectado.

Es de lamentar la nota negativa que enturbia al FNC cuando días pasados se vio obligado a cancelar la exhibición del film iraní ABSOLUTELY TAME IS A HORSE de Abdolreza Kahani que estaba programado. Se trata de una comedia negra y absurda a la que las autoridades de Irán han prohibido su difusión por juzgar que denuncia la corrupción de la policía del país. Frente a esta situación, el FNC deplora y denuncia este hecho que desafortunadamente se agrega a la situación vivida por cinco cineastas de ese país que se encuentran en prisión por haber sido acusados de espías, así como a la nefasta experiencia del realizador Jafar Panahi quien desde diciembre del año pasado se encuentra bajo arresto domiciliario con la prohibición de escribir guiones y conceder entrevistas por espacio de 20 años.

Las películas se proyectarán en dos salas del complejo Excentris, cine Imperial, Cineplex Odeon Quartier Latin, la Cinemateca de Quebec y el auditorio de la ONF.