Los santeros cubanos prevén un año de grandes cambios

Latinoamérica Jan 2, 2012 at 9:10 pm

Sacerdotes de la santería cubana hablan con la prensa este lunes 2 de enero del 2012, en La Habana. Foto: Efe

Efe. La Habana.- Los sacerdotes de la santería cubana, los “babalawos”, afirmaron este lunes que 2012 será un año de trastornos, confrontaciones y grandes cambios sociales, políticos y económicos, que deben llevar a que “muera” el mundo actual y nazca otro mejor.

Según las predicciones de “Ifá” divulgadas por la Comisión Organizadora de la Letra del Año, 2012 estará regido por el signo de “Baba Ireti Meyi” (“La sombra del niño de corta vida), que habla de guerras, transición y cambios, pérdidas por ancianidad, movimientos sísmicos, aumentos de temperatura y serios trastornos matrimoniales.

La deidad regente durante el año será “Oya” -relacionada en el culto yoruba con las tormentas, los suaves vientos y los antepasados muertos-, y estará acompañada de “Oggun”, conocido como el patrón de los militares y los herreros.

Los vaticinios recomiendan cuidarse de enfermedades locomotoras, digestivas y hernias discales, y para las mujeres advierten sobre trastornos menstruales y abortos espontáneos.

En particular, el signo se refiere a problemas de infertilidad, aumento de la mortalidad infantil y una disminución de la natalidad, que los sacerdotes de “Ifá” han vinculado con el envejecimiento poblacional.

Entre las recomendaciones, se llama a incrementar la higiene en los hospitales, realizar campañas de limpieza para prevenir epidemias y contaminación ambiental, evitar la promiscuidad y las difamaciones, así como ofrecer especial atención a los hijos.

El enfoque de otras recomendaciones propuestas por la “letra” recuerda asuntos muy actuales para la sociedad cubana, como la construcción de viviendas, el aprendizaje de oficios, la atención a la agricultura y la revisión de las leyes penales.

En ese sentido, el sacerdote Lázaro Cuesta, uno de los miembros de la Comisión, aseveró hoy que las predicciones de “Ifá” no se basan en la isla, pero el texto de la “letra” se refiere a “los problemas por los que atraviesa el mundo y Cuba es parte de él”.

Cuesta resaltó el caso de los problemas económicos a nivel individual y global, y se refirió a la importancia de “administrar bien” y organizar los recursos.

En cuanto a las predicciones catastróficas sobre el fin del mundo que rondaron la llegada de 2012, Cuesta dijo estar “de acuerdo” con que tiene que acabar “la forma en que se ha vivido hasta hoy”.

“Para nosotros los yorubas se acabó la forma en que vivía el mundo hasta ayer, para nacer a partir del 1 de enero uno nuevo y lleno de esperanza”, subrayó, tras mencionar lastres como la discriminación, el hambre, el irrespeto y las guerras.

Preguntado sobre la cantidad de creyentes y practicantes del culto yoruba en la Cuba actual, Cuesta advirtió que nadie registra esas cifras, pero tiene la “convicción” de que los sacerdotes yorubas atienden a un 80 por ciento de la población cubana.

Asimismo, destacó el “antes y después” experimentado en Cuba con los creyentes a inicios de la década de los noventa, cuando la Constitución cambió su formulación de un Estado ateo por uno laico y proscribió la discriminación religiosa.

“De ahí para acá se destapó de manera pública una fe que estaba oculta”, advirtió.

La Comisión Organizadora de la Letra del Año se reúne en La Habana cada 31 de diciembre desde 1986, en una ceremonia en la que los sacerdotes de “Ifá” buscan definir las directrices que regirán el ciclo entrante para guiar y aconsejar a la población.

Desde hace una década, la Sociedad Cultural Yoruba de Cuba también divulga una “Letra” con sus predicciones.