El español, de “lengua del gueto” a arma electoral, para los republicanos

Mundo Uncategorized Jan 26, 2012 at 10:36 pm

JACKSONVILLE (EE.UU.).- El candidato presidencial republicano Newt Gingrich (c) participa en un acto de campaña ante miembros del "Veterans for a Strong America" en Jacksonville (Florida, Estados Unidos) este jueves. La llegada a Florida de los precandidatos republicanos de EE.UU. ha llenado la radio de mensajes en español, que dejan en evidencia la vieja y polémica afirmación de Gingrich de que el español es "la lengua del gueto". Las primarias republicanas de Florida se celebrarán el próximo 31 de enero.

Washington.- La llegada a Florida de los aspirantes a al candidatura republicana a la Presidencia de Estados Unidos ha llenado la radio de mensajes en español, que contradicen la vieja y polémica afirmación de Newt Gingrich de que el español es “la lengua del gueto”.

El empate técnico entre Mitt Romney y Newt Gingrich en los sondeos de Florida, que celebrará la primarias republicanas el 31 de enero, ha acentuado su necesidad que tienen de acercarse al importante electorado hispano del estado, una tarea en la que el español es una herramienta clave, pero para muchos, también un recurso oportunista.

Aunque los anuncios de ambos recorren las ondas de Florida, los dos favoritos se han opuesto al uso de papeletas en español en las primarias y han defendido el fin de la educación bilingüe.

Propugnan, asimismo, que Estados Unidos adopte el inglés, la lengua mayoritaria, como “lengua oficial”, algo ajeno a la tradición y a la Constitución de este país, lo que ha desatado las críticas entre los casi 4 millones de hispanos del estado.

Gingrich acentuó esta semana sus ataques en español a Romney con un anuncio que le define como el candidato “antiinmigrante”, a lo que el exgobernador de Massachusetts respondió rescatando un vídeo de 2007 en el que su rival se refería en términos despectivos, e incluso ofensivos, a la lengua de Cervantes.

“Debemos reemplazar la educación bilingüe con una inmersión en el inglés, para que la gente aprenda el lenguaje común del país, para que aprendan el lenguaje de la prosperidad, no el lenguaje del gueto”, señalaba Gingrich en aquel vídeo.

Abrumado por las quejas entre la comunidad hispana, el expresidente de la Cámara de Representantes se vio obligado entonces a disculparse tres días después en su cuenta oficial de Youtube.

“Hice algunos comentarios que reconozco provocaron un mal sentimiento entre la comunidad latina. Las palabras que elegí para expresarme no fueron las mejores, y lo que quise decir es esto: En Estados Unidos es importante hablar bien inglés para progresar y tener éxito”, dijo en un rudimentario español.

La disculpa no evitó que los medios de comunicación desenterrasen viejas declaraciones, como una de 1995 en la que señaló que “permitir crecer el bilingüismo es muy peligroso” para EEUU.

Y, en una contienda electoral cada vez más igualada, Romney no ha dudado en explotar ese filón para recortar algunos votos a Gingrich, cuyas propuestas sobre inmigración parecen ser más populares entre los hispanos de Florida, que representan el 13 por ciento de los votantes inscritos.

Preguntado el miércoles por su comentario sobre la “lengua del gueto”, Gingrich señaló: “Yo lo que digo es que estoy por el inglés como el idioma común y unificador. Si fuera a vivir en México, diría que para mí sería muy importante aprender español”.

Por su parte, Romney defendió el lunes acabar con la educación bilingüe e instaurar la inmersión en inglés para los inmigrantes, con el fin de evitar “que tengamos a gente limitada en su capacidad de lograr el sueño estadounidense”.

“Cuando los niños (inmigrantes) lleguen, tendremos un periodo de transición, y después les enseñaremos en inglés”, aseguró el exgobernador en un debate entre los candidatos.

Aunque ha subrayado su origen mexicano en varios anuncios en español, Romney se ha mostrado reticente a defender el idioma más allá de las ondas, en las que se limita a criticar los puntos débiles de su principal rival.

Gingrich trató sin éxito de devolver los ataques en español esta semana con un anuncio en el que comparaba a Romney con Fidel Castro al asegurar que ambos pronunciaron la misma frase -”Patria o muerte: Venceremos”- y que se vio obligado a retirar a las pocas horas.

Si los aspirantes ven en la defensa férrea del inglés un valor seguro para derrotar a sus contrincantes, el exgobernador republicano de Florida, Jeb Bush, hermano del presidente George W. Bush, les aconsejó hoy cambiar radicalmente de táctica y abrazar el bilingüismo, si quieren conquistar el voto hispano en un estado que él conoce muy bien.

“Cuando escuchamos lenguas extranjeras en las calles de Estados Unidos, eso valida la visión republicana de crear un lugar al que la gente quiere venir. Los hispanos que viven aquí hablan o están aprendiendo inglés -no francés, ni chino, ni hindi. Hay una lección que aprender de eso”, dijo Bush en un artículo en el diario The Washington Post.