El novio de una de las hijas de los Shafia lamenta no haberse enfrentado a la familia

El caso de los Shafia Feb 10, 2012 at 11:24 pm

Ammar Wahid y Zainab Shafia, en una de las fotos presentadas durante el juicio

El Popular. Redacción.- Ammar Wahid, el antiguo novio de Zainab Shafia, una de las tres hermanas que, junto con otra mujer, fueron asesinadas por sus padres y su hermano, según estableció la sentencia judicial, lamentó no haberse enfrentado a la “abusiva y controladora familia” de la joven cuando pudo hacerlo, en una entrevista concedida este viernes al programa The Fifth Estate, de la CBC.

Mohammad Shafia; su esposa, Tooba Yahya, y el hijo mayor de ambos, Hamed, fueron declarados culpables el pasado 29 de enero de matar a sus hijas Zainab (de 19 años de edad), Sahar (de 17), y Geeti (de 13), y a la primera mujer de Mohammad -en un matrimonio polígamo-, Rona Amir Mohammad, de 52 años.

Los tres, que fueron condenados a cadena perpetua, han comenzado el proceso para apelar la sentencia.

Los cuerpos fueron encontrados el 30 de junio 2009, en un auto sumergido en un canal en Kingston, Ontario. El juez describió los asesinatos como motivados por “un concepto retorcido de honor”.

“Siento ahora que tal vez pude haber un dado un paso para sacarla de la casa, que debería haber ido más lejos. Debería haberme enfrentado más a ellos. Siento que debería haberme enfrentado directamente a su padre y a su hermano, algo que no hice”, dijo Wahid.

El joven añadió que no sabe cómo habrían reaccionado, pero que tal vez le habrían escuchado o habrían reaccionado de forma diferente a como lo hicieron. Según se puso de manifiesto durante el juicio, los padres de Zainab se oponían a su relación con Wahid.

“Según nos íbamos conociendo más, ella me decía que le iban a golpear, que le iban a dar una paliza… En ciertos momentos decía incluso que su padre la iba a matar”, afirmó Wahid. “Era de esa clase de hombres, aunque yo no creía que pudiera ser capaz de cometer un asesinato”, dijo.

“Yo le decía: ‘Esas cosas están solo en tu cabeza, no se puede pensar así, no te va a matar’, y ella repetía: ‘Tú no conoces a mi padre’”, contó el joven en la entrevista concedida a la CBC.

Los dos jóvenes llevaron su relación en secreto, pero un día, aprovechando que Mohammad Shafia estaba en un viaje de negocios en Dubai, Wahid fue a visitar a Zainab a su casa, en Montreal. El hermano, Hamed, les descubrió y, como castigo, Zainab fue sacada de su escuela durante un año.

Finalmente, Zainab huyó a un refugio para mujeres, con la ayuda de su novio. Los padres de la joven acudieron a la Policía para que la hiciesen regresar, pero Zainab era ya mayor de edad y no estaba obligada.

La madre la convenció entonces para que volviese, con la promesa de que podría casarse con Wahid. Menos de 24 horas después de la boda, el matrimonio fue anulado.

Semanas después, Zainab contactó con Wahid y le dijo que su padre había “cambiado por completo”, y que la familia estaba planeando un viaje a las Cataratas del Niágara.

A la vuelta de ese viaje, la familia se detuvo en Kingston, y esa noche murieron Zainab, sus dos hermanas y la primera mujer de Mohammad Shafia. La Fiscalía sostuvo que, una vez asesinadas, sus cuerpos fueron introducidos en un automóvil que arrojaron al canal. Los condenados mantienen que se trato de un accidente.

» ESPECIAL: EL CASO DE LOS SHAFIA