Si usted sólo es residente permanente en Canadá, debe saber que puede ser deportado del país

Inmigración Inmigrando a Canadá Feb 15, 2012 at 2:20 am

En nuestra comunidad hay muchas personas que piensan que al tener la residencia permanente ya están libres de poder ser deportados, y eso los lleva cometer muchos errores. Estoy hablando de personas que tienen problemas con las autoridades, ya sea por haber cometido hurto en un negocio, por haber manejado en estado de ebriedad o por haber asaltado a un miembro de su familia.

Estos son realmente crímenes que son comunes y que lamentablemente a veces se cometen por cuestiones culturales, como por ejemplo personas que para educar a sus hijos usan la violencia, sin darse cuenta de que en Canadá el golpear a un hijo es considerado asalto, y que si se usa un cinturón o cualquier otro objeto en el acto, ésto es considerado como asalto con un arma.

Definitivamente es un grave error no estar al tanto de que lo que una persona podría considerar disciplina de acuerdo a su cultura, en Canadá se considera un crimen, y específicamente asalto a una persona, ya sea la esposa, los hijos o cualquier otro miembro de la familia.

Un segundo error es que una vez que la persona ya ha cometido el delito, va a la Corte y estando ahí se deja convencer muchas veces por el fiscal o su abogado defensor, y se declara culpable del hecho porque le dicen que de todas maneras la condena no va a ser muy fuerte y por lo tanto no va a tener ningún problema.

Pero de lo que esta persona no se da cuenta es que al ser residentes permanentes, es decir que aun no tiene la ciudadanía, y al ser encontrado culpable de criminalidad, la persona automáticamente pasa a ser inadmisible a Canadá por razones criminales.

Lo que sucede es que una vez que se termina con todo el proceso criminal en la Corte, la persona es llamada por el Departamento de Inmigración, y lo que estamos viendo muy a menudo es que la persona, como ya es Residente Permanente, piensa que no tiene de que preocuparse ante el Departamento de Inmigración dado que ya tiene estatus.

Entonces, se va bien confiado y se presenta solo, sin darse cuenta que la entrevista a la cual lo han llamado tiene relación directa con el haber sido encontrado culpable de un acto criminal que automáticamente lo hace inadmisible a Canadá. Ese oficial de Inmigración, por tanto, lo está entrevistando para ver si hay suficientes razones humanitaria para simplemente darle una advertencia a esta persona (en el sentido de que debe tener cuidado y obedecer las leyes porque de otro modo pueden perder la residencia permanente), o si llega al fallo de que esta persona podría llegar a cometer delitos en el futuro y que por lo tanto hay que enviarlo a un juicio de admisibilidad para darle una orden de deportación.

Esta es un entrevista muy seria, por lo tanto, cuando se va a esa entrevista con el Oficial de Inmigración se debe ir muy bien preparado, con documentación demostrando los motivos por los cuales a la persona se le debería permitir permanece en el país a pesar de que ha tenido un problema con las autoridades.

En dicha entrevista también se debe demostrar que si bien la persona ha tenido problemas con las autoridades, ha hecho enmiendas para asegurase de que en un futuro no va a volver a cometer ningún tipo de criminalidad, y algo que es muy importante en este sentido es demostrarle a ese oficial de Inmigración que la persona asume responsabilidad por sus actividades delictivas y que ha tomado medidas para asegurase de que en un futuro no volverá a cometer el mismo tipo de errores.

Por ejemplo si la persona actuó en un momento de ebriedad, debe demostrar primeramente que está arrepentido y que se da cuenta del error que se cometió, y después, que ha ido por ejemplo a sesiones de Alcohólicos Anónimos y que sigue yendo para no volver a tomar.

Una persona que golpeó a su esposa o a sus hijos, por ejemplo, debe demostrar al oficial de Inmigración que asumió la responsabilidad de haber cometido un error y que del mismo modo está tomando medidas para solucionar su problema, como por ejemplo yendo a cursos sobre cómo manejar el enojo. Así, dependiendo del tipo de delito que se cometió, se debe demostrar que se está enmendando el error y asegurándose de que en el futuro no se va a volver a cometer el mismo error.

El problema es que en muchos casos las personas van a estas entrevistas y tratan de convencer al oficial de Inmigración de que en realidad ellos no son responsables de ningún crimen, porque por ejemplo ellos estaban nada más tratando de corregir el comportamiento de un niño, niña, esposa, etc. Pero con ello lo que le están diciendo al oficial de Inmigración es que en realidad ellos no aceptan responsabilidad del error que cometieron, y por lo tanto el oficial va a tener que enviarlo a juicio para que se le quite la residencia permanente.

En algunos casos y dependiendo de la sentencia recibida el residente permanente va a tener el derecho de hacer una apelación ante la División de Apelaciones del Departamento de Inmigración, pero es mejor no llegar a ese punto si se puede tratar de manejar el tema de una manera correcta en la entrevista con el oficial de Inmigración.

Lo que yo he observado en los últimos mese es que hay muchísimas personas que están cometiendo estos errores precisamente por ignorar la importancia que tiene este tipo de entrevistas, por lo que lamentablemente después terminan teniendo que ir a un juicio de admisibilidad donde le dan una orden de deportación, y después tiene que ir a otro juicio en la División de Apelaciones del Departamento de Inmigración, lo cual cuesta muchísimo dinero. Hay que tener en cuenta que se esta hablando de dos juicios y pueden llegar a pasar dos o tres años mientras se soluciona el problema, tiempo durante el cual se vive mucha ansiedad, estrés, y que es algo que realmente se pudiera haber arreglado en la primera instancia al hablar con ese oficial de Inmigración.

Para ello, es fundamental asesorarse muy bien y entender que a ese tipo de entrevistas a lo que se va es a demostrar que la persona se ha rehabilitado y que por lo tanto puede continuar viviendo en esta sociedad sin el temor de que pueda volver a delinquir. Pero eso no se logra solamente con un bonito discurso.

vilma@filici.com