La Policía investiga amenazas contra el ministro de Seguridad

Canadá Feb 19, 2012 at 9:28 pm

El ministro de Seguridad Pública, Vic Toews

El Popular. Redacción.- La Policía Montada está investigando “serias amenazas” contra el ministro de Seguridad Pública, Vic Toews, y su familia, en el marco de las protestas generadas por la reciente introducción de un proyecto de ley que permite a las autoridades acceder a datos personales en Internet sin necedidad de una orden judicial.

El portavoz de Toews, Mike Patton, indicó que la investigación policial ha sido requerida ante una serie de “comunicaciones amenazantes” recibidas por el ministro, que calificó de “serias”.

En una carta dirigida a sus electores en Manitoba este fin de semana, Toews indicó que ha sido blanco de numerosas amenazas desde que fue presentado el polémico proyecto de ley sobre vigilancia en Internet, la llamada Ley C-30.

Si bien la mayor parte de las protestas contra la nueva ley expresadas en Internet y en las redes sociales han sido de carácter pacífico, otras han incluido ataques personales contra el ministro. Es el caso de una campaña lanzada desde una cuenta anónima de Twitter, en la que se publicaron detalles sobre su divorcio y su vida privada.

La nueva norma, conocida hasta ahora como Ley de Acceso Legal, y rebautizada por el Ejecutivo como Ley para la Proteger a la Infancia de los Abusadores Sexuales (Protecting Children from Internet Predators Act -Bill C-30-), ha sido fuertemente criticada por la oposición y por los internautas, que han llenado las redes sociales con mensajes de protesta.

La ley supondrá que los proveedores de servicios de Internet y las compañías de telefonía celular no podrán negarse a proporcionar a las autoridades información básica sobre cualquiera de sus clientes, incluyendo nombres, direcciones de correo electrónico, números de teléfono y direcciones IP.

Además, las empresas deberán ofrecer a la Policía una “puerta trasera” para que sus comunicaciones pueda ser accesibles, lo que permitirá a las autoridades elaborar un perfil completo de una persona siguiendo su “huella digital”.

Esta disposición, incluida ya en un proyecto de ley anterior que fue abandonado al disolverse el Parlamento antes de las elecciones federales del año pasado, dio lugar a una intensa campaña de rechazo por parte de los comisionados federales y provinciales en materia de privacidad, que han exigido desde entonces que se retire de la nueva norma la parte que permite el acceso a datos personales sin una orden judicial.

Apoyado en la mayoría obtenida en los pasados comicios, el Gobierno ha vuelto a introducir ahora el proyecto de ley en la Cámara de los Comunes, como ha hecho también con otras leyes (la nueva normativa contra el crimen, por ejemplo) que no pudo sacar adelante cuando estaba en minoría.

Más de 80.000 canadienses han firmado una petición en la que exigen al Ejecutivo federal que “deje de espiar en la Red”. La protesta fue impulsada por Open Media, un grupo con sede en Vancouver que aboga por una Internet libre y abierta.

El primer ministro, Stephen Harper, señaló al día siguiente de la introduccion del proyecto de ley en la Cámara de los Comunes que el Gobierno estaba dispuesto a modificarlo.