Los blocos mantienen la animación en Río

Revista Feb 21, 2012 at 11:17 pm

Una integrante de la escuela de samba Grande Rio danza en el ultimo día de los desfiles de las Escuelas de Samba del grupo especial del carnaval de Río de Janeiro, el lunes 20 de febrero de 2012, en la Pasarela de Samba de Río. Foto: Antonio Lacerda / Efe

Efe. Río de Janeiro (Brasil).- Los blocos (comparsas) callejeros mantuvieron este martes la animación de cariocas y turistas, en el último día del carnaval de Río de Janeiro, tras el fin de los desfiles de las escuelas de samba, que ahora esperan la proclamación de la campeona de este año para comenzar a pensar en la fiesta de 2013.

Tan solo cinco horas después del final de los desfiles de las escuelas del llamado Grupo Especial en el sambódromo, el bloco de las Carmelitas se concentró en una plaza del bohemio barrio de Santa Teresa para iniciar un desfile abierto a todo el mundo, con el que comenzó la fiesta de este martes.

La batería (orquesta de percusión) del bloco, integrada por 120 músicos, arrastró a cerca de 10.000 cariocas y turistas por las empinadas calles de Santa Teresa, muchos de los cuales disfrazados de monja en alusión a la supuesta religiosa que escapó del convento de las Carmelitas de Santa Teresa para disfrutar de un carnavalhace muchos años y en cuyo homenaje fue bautizada esta comparsa.

Además del Carmelitas y del Vagalume, que también salió temprano por las calles del Jardín Botánico, otros treinta blocos tienen programados desfiles en el último día formal de carnaval, ya que, pese a que la fiesta concluye oficialmente en la madrugada del Miércoles de Ceniza, las comparsas piensan extenderla hasta el sábado.

Y los interesados en aprovechar el último día formal del carnaval para bailar en la calle a ritmo de samba y de marchas pueden engrosar los desfiles de los blocos Banda de Ipanema y Río Maracatú, dos de los más populares y cuyas orquestas comienzan a tocar a primera hora del martes por la noche.

Los blocos, que le han dado un nuevo impulso al carnaval de Río de Janeiro al permitir que millones de personas puedan divertirse gratuitamente en las calles, arrastraron multitudes este año.

El más popular de todos, el “Cordao de Bola Preta”, protagonizó el sábado un desfile por las calles del centro de Río de Janeiro que congregó a cerca de dos millones de personas, según la policía.

Para animar aún más el carnaval de este año, la alcaldía autorizó la presentación de 476 blocos y trasladó sus desfiles a avenidas más amplias y de acceso más fácil.

Pese a que los desfiles de las escuelas de samba son la mayor atracción del carnaval carioca y el considerado mayor espectáculo del mundo al aire libre, sus presentaciones están limitadas al sambódromo, que quedó en silencio hoy.

Siete de las trece escuelas de samba que componen el Grupo Especial, especie de primera división, desfilaron el domingo por la noche y seis el lunes, y ahora esperan la divulgación de las notas de los jurados oficiales el miércoles para conocer la campeona del carnaval de Río de este año.

Las favoritas para quedarse con el título son Vila Isabel y Portela, según críticos y concursos con jurados paralelos como el realizado por el diario O Globo.

Los especialistas contratados por el influyente diario como jurados paralelos le otorgaron a Vila Isabel los premios como mejor escuela del carnaval, mejor tema, mejor grupo de “bahianas” (las bailarinas más veteranas), mejor maestro de salón y mejor portabandera.

El mismo grupo le otorgó a Portela los premios de mejor samba, mejor intérprete, mejor orquesta de percusión, mejor bailarín masculino y mejor bailarina.

Las dos escuelas coincidieron con temas africanos. Vila Isabel dedicó su desfile a Angola y Portela a Bahía, especialmente a las divinidades adoradas por los seguidores de las religiones afrobrasileñas en ese estado del nordeste de Brasil.

Mientras que Portela desfiló confiada en la popularidad de su samba, considerada una de las mejores entre las compuestas para el carnaval de este año, Vila Isabel agradó al público con una exhibición de alegorías sobre animales salvajes y dioses africanos, y por desfilar en algunos momentos al ritmo angoleño del kuduro.

Cada una de las escuelas cuenta con 3.500 a 5.000 integrantes para presentar en el sambódromo, con la ayuda de música, gigantescas carrozas, disfraces, alegorías, coreografías y mucha samba, el tema escogido especialmente para la ocasión.