Los mayas celebran su Año Nuevo y niegan ‘el fin del mundo’

Mundo Feb 22, 2012 at 10:40 pm

Indígenas participan en la celebración del Año Nuevo 1528, Oxlajuj No'j, este miércoles 22 de febrero de 2012, en el centro arqueológico y ceremonial de Iximché, ubicado en Tecpan, a cien kilómetros al oeste de la capital guatemalteca. Los indígenas y el presidente Otto Pérez Molina, funcionarios, diplomáticos y representantes de la comunidad internacional, de Guatemala participaron en la celebración, antesala de la finalización del "quinto sol", el período de "cuenta larga" del calendario de la cultura maya que concluirá el 21 de diciembre cuando se prevé el inicio de una nueva era para la humanidad. Foto: Saúl Martinez / Efe

Efe. Guatemala.- Los indígenas de Guatemala celebraron este miércoles el Año Nuevo 1528, Oxlajuj No’j, antesala de la finalización del “quinto sol”, el período de “cuenta larga” del calendario de la cultura maya que concluirá el 21 de diciembre, cuando se prevé el inicio de una nueva era para la humanidad.

Sacerdotes, ancianos y guías espirituales de las diferentes etnias indígenas del país dieron la bienvenida al año de las “trece sabidurías” (Oxlajuj No’j), el cual marca el inicio de un nuevo período de cosechas agrícolas, con ceremonias espirituales en diferentes centros sagrados mayas del país.

La principal celebración, en la que participó el presidente Otto Pérez Molina, funcionarios, diplomáticos y representantes de la comunidad internacional, tuvo lugar en el centro arqueológico y ceremonial de Iximché, ubicado a cien kilómetros al oeste de la capital guatemalteca.

El inicio del año 1528 se establece por medio del “calendario Ab” el cual es considerado uno de los más exactos y sofisticados mecanismos de medición del tiempo que ha conocido la humanidad.

Al igual que el calendario gregoriano contempla un período de 365 días, pero con la diferencia de que se divide en 18 meses de 20 días cada uno, más un período de 5 días denominado “wayeb”.

El “wayeb”, que comenzó el pasado 17 de febrero y concluyó hoy, es un período de reflexión y ayuno, en el que los indígenas agradecen a la “madre naturaleza” por las cosechas agrícolas, analizan los hechos ocurridos durante al año que termina y piden prosperidad y paz para el futuro.

Durante el acto oficial Pérez destacó como la principal “riqueza” de los guatemaltecos la multiculturalidad de este país centroamericano, “cuna de la cultura maya” que dejó un legado “de ciencias y exactitud” a la humanidad, según sus palabras.

El gobernante anunció que los días 21 de cada mes, hasta llegar al 21 de diciembre, cuando concluirá el “quinto sol”, el período de “cuenta larga” del calendario maya, se realizarán actividades similares en los diferentes centros ceremoniales indígenas.

Para ello, dijo el gobernante, una comisión presidencial coordinada por la vicepresidenta Roxana Baldetti e integrada por diferentes instituciones del Estado, se encargará de los preparativos para la celebración del inicio de “la nueva era” anunciada por los mayas siglos atrás.

Esa nueva era ha sido interpretada por algunos como el fin del mundo, lo que ha generado una gran colección de libros, películas y otros productos, además de toda clase de teorías sin ningún sustento en la verdadera tradición maya.

Según la tradición astronómica maya, el 21 de diciembre de 2012, cuando concluye el período de “cuenta larga”, finaliza el “quinto sol” y da inicio una nueva era para la humanidad.

Las evidencias científicas encontradas en estelas, esfinges y códices mayas señalan que el “quinto sol” del calendario de “cuenta larga” comenzó el 13 de agosto del año 3114 antes de Cristo, y concluirá el 21 de diciembre de 2012, con la celebración del 13 B’aktun.

De acuerdo con el Consejo de Ancianos Guías Espirituales Mayas de Guatemala, cada B’aktun contiene 400 años que multiplicados por trece dan un total de 5.200 años, “un período de sol que ha ocurrido otras veces, desde que los antepasados mayas empezaron a controlar y contar el tiempo”.

El final del quinto período de sol, que se celebrará el 21 de diciembre de 2012, según el Consejo de Ancianos, será el inicio de “un nuevo amanecer”, una nueva era para la humanidad.

“Este tiempo sagrado del que estamos siendo testigos es propicio para pedir porque no falten nuestros alimentos. Pedimos que nuestras semillas ancestrales sean resguardadas y sembradas por las nuevas generaciones, pero también exigimos la libre determinación y respeto a los territorios de los pueblos indígenas, fundamentales para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria”, agregó el Consejo de Ancianos por medio de un comunicado.

Además del calendario de “cuenta larga” y del “calendario Ab”, de 365 días, los mayas también tenían el “calendario ritual” o sagrado, de 260 días.