Colombia espera la liberación de los rehenes de las FARC

Feb 27, 2012 at 11:24 pm

Combo de fotografías sin fechar, cedidas por eldiario El Tiempo, que muestra, de izquierda a derecha, y de arriba a abajo, a los policías Jorge Trujillo Solarte, Jorge Humberto Romero, José Libardo Forero, Wilson Rojas Medina y Carlos José Duarte; el policía César Augusto Lasso Monsalve y los militares Luis Alfonso Beltrán Franco, Robinson Salcedo Guarín y Luis Alfredo Moreno Chagüeza; y una fotografía cedida por el Ejército de Colombia de Luis Arturo Arcía. Colombia aguardaba este lunes ,27 de febrero de 2012, concreciones sobre el anuncio de las FARC, que se ha mostrado dispuesta a renunciar al secuestro y poner en libertad a los últimos diez uniformados que mantiene en condición de rehenes. Fotos: Casa Editorial El Tiempo / Ejército de Colombia / Efe

Ana Gómez. Bogotá.- Un día después del anuncio por el que las FARC se comprometieron a abandonar el secuestro extorsivo y liberar a los últimos diez rehenes uniformados en su poder, los integrantes de la misión humanitaria aceleraron este lunes los preparativos que buscan devolverle la libertad a esas personas en un mes.

El grupo de mujeres mediadoras por la paz que lidera la exsenadora Piedad Córdoba y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) sostuvieron este lunes la primera reunión tras el compromiso público de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Al término del encuentro, Córdoba calculó: “Nosotros creemos que (las liberaciones se celebrarán) en un mes”.

Además, comentó que -según la agenda de reuniones acordadas con el CICR y el Gobierno de Colombia para los próximos días- les permitirá, siempre según sus cuentas, haber definido el protocolo de seguridad de los operativos en la semana entrante.

Córdoba precisó que por el momento, ella y el grupo de mujeres, entre las que se encuentran Xiomara Castro, esposa del expresidente de Honduras Manuel Zelaya, y la nieta del revolucionario mexicano Emiliano Zapata, Margarita Zapata, revisarán el borrador del documento del protocolo que les facilitó el CICR.

Mientras unos y otros ultiman los detalles, el Gobierno de Brasil organizará la logística de los helicópteros con la que una vez más ayudará a Colombia a llevar a cabo la liberación con garantías de los secuestrados, lo que según dijo Córdoba, podría tomar unos veinte días.

La exsenadora aseguró desconocer cuántos helicópteros participarán y en cuántas fases se organizará la entrega de los últimos secuestrados uniformados que quedan en poder de las FARC.

Los cautivos son los militares Luis Alfonso Beltrán Franco, Luis Arturo Arcia, Robinson Salcedo Guarín y Luis Alfredo Moreno Chagüeza; así como los policías Carlos José Duarte, César Augusto Lasso Monsalve, Jorge Trujillo Solarte, Jorge Humberto Romero, José Libardo Forero y Wilson Rojas Medina.

Los mediadores avanzaron en la agenda de la liberación al tiempo que en Colombia reinaba hoy la incredulidad hacia la voluntad real de las FARC, pues desde la pasada madrugada hostigaron los puestos de la Policía y el Ejército en el municipio de Caldono (Cauca, suroeste) y entraron en combate con las autoridades en el Putumayo (sur).

Así lo recogió en un trino de su cuenta de Twitter el expresidente Álvaro Uribe: “Engañoso Anuncio de Farc: mientras pretenden engañar con anuncios de dejación de secuestro extorsivo asesinan en Caldono y Putumayo”.

Sin embargo, el representante de la Oficina en Colombia de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), Todd Howland, dijo hoy que “cuando hay conflicto armado hay contradicciones”, por eso la guerrilla muestra “mensajes positivos” y al tiempo “da pasos para tomar la fuerza”.

Para Howland, el anuncio de las FARC es una “señal” que puede ir encaminada “a la paz o a una mesa de negociación”.

Y la directora de la organización no gubernamental Fundación País Libre, Olga Lucía Gómez, admitió en diálogo con Efe que los colombianos “nunca” han creído los anuncios de las FARC, aunque en este caso hay que valorar que se pone sobre el tapete la situación de los secuestrados civiles.

Este grupo de cautivos, que según cifra esta ONG ascienden a 405, es “el más numeroso y más desconocido”, en lo que coincidió el representante en Colombia de la CICR, el español Jordi Raich.

En declaraciones a periodistas, Raich reclamó conocer “el paradero y la situación de estas personas” para informar a las familias.

También preocupada por los desaparecidos, la líder de la Asociación Colombiana de Familiares y Miembros de la Fuerza Pública Retenidos y Liberados por Grupos Guerrilleros (Asfamipaz), Marleny Orjuela, afirmó tras la reunión con Córdoba y el CICR que escribirá una carta a la guerrilla para que aclaren la situación de esas personas.

Además, invitó a sus familiares a “unirse aunque sea en el dolor” para lograr hitos como el que Asfamipaz está a punto de alcanzar después de casi 14 años de lucha.