Declaran inocente a niño de 13 años que atacó a otro niño que se suicidó

Canadá Mar 6, 2012 at 12:03 am

La abuela del pequeño aun llora a su nieto quien prefirió morir a seguir siendo atacado por sus compañeros.

OTTAWA.- El niño de 13 años acusado de robar y agredir a Mitchell Wilson, quien luego se suicidó por la burla que le realizó su compañero y para no regresar al colegio, fue declarado inocente por un tribunal en Oshawa.

Como se recordará Mitchell un niño de tan sólo 11 decidió quitarse la vida y para ello metió su cabeza en una bolsa de plástico, luego de que fuera citado a declarar contra uno de sus compañeros que lo había agredido. Mitchell fue a dar un paseo que realizaba todos  los días como parte de la terapia prescrita a él para frenar el avance de la distrofia muscular que sufría, cuando fue atacado por uno de sus compañeros, el 1 de noviembre de 2010.

El acusado de 13 años, conocido por sus iniciales como JS, no puede ser nombrado en virtud de la Ley de Justicia Penal Juvenil, que establece que por protección al menor no se deben divulgar los nombres en hechos penales, fue declarado inocente de cualquier culpa por este hecho que enluto a una familia en Canadá.

El menor acusado de maltratar su compañero y que en parte fue responsable del suicidio posterior del joven de 11 años, había sido inculpado luego de las declaraciones de Mitchell hizo a la policía antes de morir y al que se sumó su madrastra que fue introducido oficialmente como prueba en el juicio contra JS.

Para la Juez María Teresa Devlin, las pruebas presentadas y las denuncias no eran suficientes para una condena de JS.

Ante el tribunal la madrasta de Mitchell, Usher Tiffany, declaró que cuando ella se dirigía a la tienda de abarrotes vio a dos jóvenes, ambos vistiendo sudaderas con capucha que golpeaban a otro niño. Sólo en la medida que se acercaba se dio cuenta de que era Mitchell, quien le gritó a ella que los muchachos habían robado su iPhone.

Ella persiguió a los dos jóvenes. Uno huyó mientras que el otro lanzó el iPhone en un coche que pasaba por el lugar. Cuando regresó se encontró con Mitchell con dos fracturas en los dientes, sangrando por la boca, luego fue a la policía y colocó el denuncio.

Dos días después del incidente, Mitchell había identificado a un niño y le dijo a su madrastra que JS era el atacante. Él también llevó una foto de los acusados al director de la escuela.

El padre de Mitchell sintió que el suicidio de su hijo estuvo relacionado con el ataque, la citación al juicio y el acoso en la escuela. Para ellos el niño perdió su voluntad de vivir, como también lo afirmo su abuela.  “Él me dijo, ‘Mimi, mi mayor problema es que no me puedo proteger, y si un hombre no puede protegerse a sí mismo, entonces no es un hombre’”, recordó la Sra. Wilson.

El niño abria dicho que si tenía que regresar a la escuela se mataría.

Hace tres años, Mitch había perdido a su madre, que murió de cáncer de piel. El año pasado fue diagnosticado con distrofia muscular. Los médicos le dijeron al muchacho que podría alargar su vida si caminaba de forma continua, para perder peso y mantenerse fuertes.

Para la abuela algo bueno puede venir de la muerte de su nieto, especialmente el de mantener una mirada más firme contra los agresores en las escuelas y colegios. “Se necesita una catástrofe como estas para llevar las cosas a la luz pública”, dice ella.