Correa conoce de primera mano las dificultades de los ecuatorianos en España

Latinoamérica Mundo Mar 18, 2012 at 1:04 pm

A los más de 2.000 asistentes al acto celebrado en el Pabellón de Deportes de Murcia capital, Correa les dijo que Ecuador recibirá "con los brazos abiertos" a todos los inmigrantes que quieran regresar a su patria.

Juan Antonio Sanz

Madrid.- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, realizó una visita relámpago a España en la que pudo conocer de primera mano las dificultades que viven sus compatriotas inmigrantes por la crisis y los pasos del Gobierno español para intentar mitigar problemas como el desahucio y las ejecuciones hipotecarias.

Correa llegó a España de madrugada y ya a primera hora de este sábado se reunió con la numerosa colonia ecuatoriana que reside en Murcia, en el este de España, donde viven cerca de 45.000 ciudadanos de ese país sudamericano.

A los más de 2.000 asistentes al acto celebrado en el Pabellón de Deportes de Murcia capital, Correa les dijo que Ecuador recibirá “con los brazos abiertos” a todos los inmigrantes que quieran regresar a su patria tras verse afectados por la dura crisis que sufre España y que “juntos” podrán “superar cualquier obstáculo”.

Ya por la tarde, Rafael Correa viajó a Madrid, donde se reunió con el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, en su primer encuentro personal, que, como subrayaron los dos mandatarios en la rueda de prensa celebrada al termino de la reunión, ratificó las excelentes relaciones entre los dos países.

“España y Ecuador están dando un gran ejemplo al mundo por sus flujos migratorios legales y por la migración”, indicó Rajoy.

Éste subrayó el agradecimiento de su Gobierno y el pueblo español a los más de 400.000 ecuatorianos residentes en España (la primera comunidad iberoamericana que vive en este país), 600.000 si se incluyen los que tienen doble nacionalidad, “por lo mucho que aportan y que suman”.

También aprovechó para recordar a los dos nacionales del país andino caídos en el atentado cometido por la banda terrorista ETA contra el aeropuerto madrileño de Barajas el 30 de diciembre de 2006 y a los dos soldados de origen ecuatoriano muertos en el transcurso de la misión militar y de reconstrucción que España desarrolla en Afganistán.

Correa volvió a subrayar el compromiso de su Gobierno con los ecuatorianos que deseen volver a Ecuador, sobre todo, dijo, “en estos momentos de crisis”, y destacó la ayuda de asesoría que ha puesto en marcha su Administración a la comunidad residente en España sobre el desahucio de sus viviendas por impago de hipotecas a causa del desempleo y el empobrecimiento por la crisis.

También, dijo Correa, “hemos conversado con el presidente Rajoy para buscar otras soluciones”.

En este sentido, Rajoy señaló que había hablado con Correa sobre la forma de “aminorar” esos “duros golpes” que, por la crisis, “está recibiendo todo el pueblo español y, en particular, la comunidad ecuatoriana”.

“Tengo mucha fe de que España saldrá victoriosa de este obstáculo, de esta situación”, dijo Correa.

El presidente ecuatoriano expresó, no obstante, su “asombro” por el hecho de que el riesgo derivado de la crisis financiera “recaiga sobre las personas y no sobre el capital”.

“Son cosas difíciles de entender”, manifestó el jefe de Estado sudamericano.

Como ejemplo de las buenas relaciones entre los dos países, Correa manifestó su deseo de acudir a la Cumbre Iberoamericana que se celebrará en Cádiz, sur de España, los próximos 16 y 17 de noviembre, aunque demandó que en ese foro se aborden “temas realmente concretos, trascendentes y urgentes”, y “no las agendas triviales que muchas veces caracterizan a estas cumbres”.

Correa se refirió en ese sentido al contencioso de las islas Malvinas entre Argentina y el Reino Unido, y a la lucha contra el narcotráfico.

“La estrategia es un fracaso. Nuestros países están azotados, asolados, por el crimen organizado relacionado con el narcotráfico. Tenemos que buscar nuevas estrategias por el bien de nuestros pueblos, por el bien de la humanidad”, aseveró el dirigente.

Correa no quiso confirmar si se presentará o no a su reelección en los comicios que se celebran en su país el año próximo, pero criticó la intención de postular a la presidencia por parte de su hermano mayor, Fabricio, a quien acusó de “fanatismo” y de mostrar ya “graves indicios de desequilibrio”.

El presidente ecuatoriano aludió también al caso del diario “El Universo” y a la condena de prisión para varios de sus periodistas por injurias, que finalmente perdonó el propio Correa.

“Ecuador es un estado de derecho”, donde se vive una “absoluta” libertad de expresión y “no se persigue a los periodistas”, dijo Correa, quien subrayó que su “pecado” había sido “no someterse” al poder de los medios de información.

Antes de retornar a Ecuador, el presidente Correa tiene previsto concluir su breve visita con un multitudinario encuentro esta noche con la comunidad de su país que reside en Madrid.