Supuesto asesino de niña abría consumido drogas antes de matarla

Canadá Mar 27, 2012 at 11:20 pm

Para muchos el supuesto asesino de la niña debería enfrentar una pena de muerte por el cruel crimen que cometió. El caso sigue su proceso en la corte que lo podría sentencia a cadena perpetua.

LONDON.- Una mujer que trabajó con Michael Rafferty, acusado de violar y matar a una niña de 8 años,  testificó que le vendió drogas la noche en que desapareció la pequeña Tori Stafford, quien fue cruelmente asesinada a golpe de martillo.

Barbara Armstrong, de 44 años, dijo a un tribunal que dio a Rafferty – quien se ha declarado inocente de los cargos de asesinato en primer grado, secuestro y asalto sexual – una bolsa de plástico con pastillas de Percocet.

Armstrong dijo además que Rafferty, de 31 años, le compraba las pastillas varias veces por mes,  por más de un año. Los dos se conocieron como compañeros de trabajo en una planta empacadora de carne a finales de 2008.

Según la denunciante el día del secuestro de la niña, el acusado vino a su casa, conversó con ella durante 10 minutos antes y salió muy normal.  También le dijo a la corte que vio a una mujer de pelo castaño, ahora se cree que Terri Lynne-McClintic la novia del asesino, esperando a que Rafferty en el coche durante esa visita. McClintic, de 21 años, se declaró culpable hace dos años para asesinato en primer grado en la muerte de Stafford y está cumpliendo una sentencia de cadena perpetua.

Armstrong declaró que vendió también analgésicos Rafferty, unos días más tarde del asesinato y se reunió con él en una docena de ocasiones más, hasta su arresto el 19 de mayo de 2009.

“Estaba muy demacrado. A él le da herpes labial, cuando está súper estresados”, dijo y agregó que luego del crimen Stafford le confesó que él no había estado comiendo, ni durmiendo. Él estaba tan estresada por tantas cosas que pasaban en su vida y que ahora las entiendo.

También recordó que Rafferty le decía sobre la desaparición de la niña y que él pensaba que estaba relacionado con cosas de drogas, y hasta manifestó que quería salir a buscar a la pequeña.

Stafford fue visto por última vez el 8 de abril de 2009, frente a su escuela primaria en Woodstock, Ontario., Una pequeña ciudad al oeste de Toronto, donde fue recogida por sus asesinos.

McClintic  testificó que ella se ganó la confianza de la chica con la promesa de mostrar su cachorro, pero luego la empujo al interior del coche donde estaba Rafferty.

Según la novia del asesino, ellos se alejaron de la ciudad y buscaron un lugar donde Rafferty en repetidas ocasiones violó a la niña.

Ante el horrendo crimen y el vil asesinato de la niña de 8 años, del cual se están conociendo los detalles, en donde el criminal actuó con sevicia sobre el cuerpo de la menor, ya puso a muchos a pensar que Canadá requiere de nuevo implantar la pena de muerte.

Luego de oír los testimonios en el juicio contra Michael Rafferty, quien además se declaró inocente pese a las pruebas en su contra,  y de escuchar a la cómplice del crimen narrar todas las torturas a que fue sometida la pequeña Stafford, hay quienes creen que es hora de implantar la pena de muerte al menos en hechos contra personas vulnerables. ¿Cuál es la respuesta adecuada del Estado en un caso como éste?

El primer ministro, Stephen Harper, dijo: “Yo personalmente creo que hay veces que la pena de muerte es apropiada”, pero aclaró que por ahora no hay planes de llevar este asunto adelante”. Desde 1976 en Canadá se dejó de aplicar la pena de muerte, pero a raíz de este caso, el tema ha vuelto a ser un tema de debate en los medios de comunicación y en los pasillos del Parlamento.

Del proceso la cómplice y novia del supuesto criminal, quien ya se declaró culpable recibió una sentencia de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional durante 25 años, por su parte Rafferty quien se ha declarado no culpable, y está sometido a juicio por violación y asesinato podría también enfrentarse otra cadena de por vida en una prisión de máxima seguridad, pero hay quienes creen que esto no es suficiente y piden la pena de muerte.

Para los padres de la niña asesinada si se debe tener más mano dura contra esta clase de delincuentes, pero aun no se han atrevido a tocar el tema de la pena de muerte.