EXCENTRICIDADES DEL “ALBA” II

Atalaya Canadá Columnistas Apr 10, 2012 at 12:06 am

Por: Jorge Tadeo Lozano

08-04-2012

 Venimos hablando de los orígenes de la iniciativa de integración político-económica denominada  “ALBA” o “Alternativa Bolivariana para las Américas” propuesta por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela bajo la egida ideológica del dirigente comunista Fidel Castro Ruz, líder político de la República de Cuba y guía virtual de la izquierda radical del continente americano, secundados expresamente por los primeros mandatarios de las sudamericanas repúblicas de Ecuador y Bolivia, del sandinista gobierno centroamericano de Nicaragua y de las caribeñas Islas-Repúblicas de Dominica, San Vicente y las Granadinas y Bermuda y Antigua.

Continuemos entonces analizando la declaración de la Habana del 14 de diciembre de 2004 suscrita por Fidel Castro Ruz y Hugo Chávez Frías, matriz –como lo dijimos- del “Alba”, en la cual se exponen los principios básicos de la propuesta de integración de las Américas –sin la participación de Estados Unidos y Canadá- que incurre en el mismo error estratégico en que había caído USA, de haber promovido unos años antes el “ALCA” o Tratado del Área de Libre Comercio de las Américas excluyendo a Cuba. Ninguno de los dos esfuerzos podía denominarse “de las Américas” dado que ambos eran y son excluyentes –ab initio- por razones políticas o ideológicas, de una nación de América (Alca  excluía a Cuba) y de dos países americanos (Alba excluye a Estados Unidos y Canadá).

El numeral 5° de la precitada declaración cubano-venezolana señala:

5. Creación del fondo de emergencia social, propuesto por el presidente Hugo Chávez en la Cumbre de los Países Sudamericanos, celebrada recientemente en Ayacucho.

Comentarios: Esta propuesta no era extraña en la agenda que se tenía prevista por los países que concurrían al proceso del ALCA e incluso se discutió y redactó una cláusula especial que contenía la iniciativa de Fondo de Asistencia y Desarrollo para países de menor crecimiento. E igual recomendación está prevista en el ordenamiento jurídico internacional

El numeral 6° de la declaración preveía:

6. Desarrollo integrador de las comunicaciones y el transporte entre los países Latinoamericanos y caribeños, que incluya planes conjuntos de carreteras, ferrocarriles, líneas marítimas y aéreas, telecomunicaciones y otras.

Comentarios: Objetivo central de todo tipo de integración –tanto en las economías socialistas como capitalistas-  son las vías terrestres, fluviales, marítimas y aéreas para el transporte de bienes y elementos para la prestación de servicios, así como las comunicaciones telefónicas y cibernéticas para la transmisión de palabras, mensajes e imágenes, lo que hace de estos temas componentes indispensables en tales procesos, como lo testimonian las coincidencias de los documentos preparatorios del Alca y del Alba.

El numeral 7° de la declaración que venimos analizando, dice:

7. Acciones para propiciar la sostenibilidad del desarrollo mediante normas que protejan el ambiente, estimulen un uso racional de los recursos e impidan la proliferación de los patrones de consumo derrochadores y ajenos a las realidades de nuestros pueblos.

Comentarios: La diferencia del proyecto ALCA con la iniciativa ALBA en esta materia consiste en que aquel habría incluido en forma precisa las acciones básicas de sostenibilidad a que se habrían comprometido las naciones signatarias  en el tema medio ambiental, mientras esta última solo  ha hecho hasta ahora referencias genéricas al asunto en todos sus documentos.

El numeral 8° del instrumento que comentamos dijo:

8. Integración energética entre los países de la región: que se asegure el suministro estable de productos energéticos en beneficio de las sociedades latinoamericanas y caribeñas, como promueve la República Bolivariana de Venezuela con la creación de Petroamérica.

Comentarios: la integración energética no solo debería tener como propósito el asegurar el suministro estable de productos energéticos para las naciones “latinoamericanas” sino para todas las naciones de América, incluidas Cuba, USA y Canadá, dado que mientras a la primera y a otras tantas naciones no productoras habría que subsidiarles el suministro, por ejemplo, de petróleo, a otras como Estados Unidos y Canadá habría que cargarles los costos de tales subsidios. Prototipo que se aplicaría por igual en la integración de energía eléctrica y de gas: graduación de precios y de subsidios que dependería de PIB de los diferentes países. De ninguna manera se aplicaría el modelo venezolano de hoy de hacer concesiones de precios, donaciones y compensaciones a determinados países por afinidades políticas.

El 9° numeral de la declaración de La Habana dice.

 9. Fomento de las inversiones de capitales latinoamericanos en la propia América Latina y el Caribe, con el objetivo de reducir la dependencia de los países de la región de los inversionistas foráneos. Para ello se crearían, un fondo latinoamericano de inversiones, un banco de desarrollo del sur, y la sociedad de garantías recíprocas latinoamericanas.

Comentarios: Circunscribir las “inversiones” en América Latina exclusivamente de capitales provenientes de estos mismos países es limitar drásticamente libertades económicas consagradas en disposiciones internacionales, es ir en abierta contravía del libre comercio universal pactado entre naciones, es pretender romper reglas de la globalización de la economía que regulan hoy en día las relaciones entre todos los pueblos y, finalmente, es sacrificar los avances que han tenido los pueblos en sus relaciones internacionales a través de los Tratados de Libre Comercio. Respecto de la creación de un Fondo Latinoamericano de Inversiones se tienen experiencias como la de la Corporación Andina de Fomento que podría fortalecerse y ampliarse a toda América; crear un Banco de Desarrollo del Sur sería innecesario dada la existencia del Banco Interamericano de Desarrollo al cual podría re-estructurársele para que cumpla objetivos más amplios bajo una dirección más democrática; y respeto de la “sociedad de garantías recíprocas” poco o nada habría que agregar dadas las variadas formas de “garantías” existentes en el mercado mundial a través de las empresas aseguradoras.

El 10° numeral de la declaración en comento, expresa:

10. Defensa de la cultura latinoamericana y caribeña y de la identidad de los pueblos de la región, con particular respeto y fomento de las culturas autóctonas e indígenas. Creación de la Televisora del Sur (Telesur) como instrumento alternativo al servicio de la difusión de nuestras realidades.

Comentarios: La defensa de la cultura e identidad latinoamericana y caribeña así como el respeto y fomento de los pueblos ancestrales de la región están previstos en más de una docena de instrumentos internacionales de Naciones Unidas, de obligatorio cumplimiento para todas las naciones de América, cuya inclusión en el Alba y en el Alca sobra, no obstante lo cual, obran en ambos documentos de intención. Telesur fue creada y financiada  por el gobierno venezolano para defender principalmente al actual mandatario de este país y a los gobiernos afines políticamente en la región; así como para atacar a los Estados Unidos de América y a sus aliados.

El numeral 11° señala:

11. Medidas para que las normas de propiedad intelectual, al tiempo que protejan el patrimonio de los países latinoamericanos y caribeños frente a la voracidad de las empresas transnacionales, no se conviertan en un freno de la necesaria cooperación en todos los terrenos en entre nuestros países.

Comentarios: Esta ha sido otra lucha que se ha librado por todos los países latinoamericanos en sus TLC con las potencias desarrolladas, con éxito relativo. No es una novedad.

El numeral 12° prescribe:

12. Concertación de posiciones en la esfera multilateral y en los procesos de negociación de todo tipo con países y bloques de otras regiones, incluida la lucha por la democratización y la transparencia de las instancias internacionales, particularmente de las Naciones Unidas y sus órganos.”

Comentarios: La concertación entre naciones y bloques de naciones así como el afán de democratización y transparencia de las instancias internacionales, constituyen mecanismos de negociación válidos y útiles que ha sido usuales en todos los esfuerzos de integración económica que se han propuesto y desarrollado, dada precisamente la tendencia globalizadora de la economía mundial.

Así están las cosas: un ALBA proponiendo soluciones concebidas ya por otros instrumentos internacionales o sugiriendo extravagancias que se salen de la órbita normal y corriente de una rigurosa y seria integración económica.

Comentarios: jotalos@diarioelpopular.com

jotalos@gmail.com