Nuevo virus en el salmón de cría

Canadá Apr 17, 2012 at 12:09 am

El salmón del río Fraser podría verse afectado por la nueva enfermedad.

SOINTULA.- Los resultados de las pruebas realizadas en varios supermercados de la cadena Superstore Vancouver y T&T informan que 44 de los 45 salmones de cría comprados el 4 y el 28 de febrero dieron positivo por un virus recientemente identificado en Noruega.

Las secciones de pescadería de estos mercados aseguran que las muestras se hicieron a peces criados en piscifactorías de British Columbia, según informó el viernes la web medioambiental Huff Strategy. El virus, llamado HSMI (Heart and Skeletal Muscle Inflammation), debilita el corazón el corazón del pez, causando la inflamación del músculo esquelético.

El HSMI se detectó en el salmón atlántico, infectando a más de 400 granjas en Noruega. Sus síntomas aparecieron por primera vez en 1999 y el virus también se ha extendido al Reino Unido. El laboratorio que analizó las especies canadienses informa que el virus parece ser el mismo que el detectado en Noruega.

Dado que los científicos sólo identificaron el virus recientemente, no pudieron analizar los cerca de 30 millones de huevos de salmón de piscifactoría importados desde el Atlántico a British Columbia antes de 2011. Cuando se detectó por primera vez en Chile el año pasado, Sernapesca, el regulador de la pesca, respondió con la “intensificación de medidas preventivas”. Informes del HSMI en Chile llevaron a una caída en los valores de la industria pesquera del país.

Según informes científicos, el virus se propaga fácilmente a través de los corrales. Se sabe que infecta al 100% de los peces en una granja, matando al 20% y causando síntomas de debilidad y falta de hambre. Si bien el salmón de cría se puede recuperar, el efecto en el salmón salvaje es letal.

Los registros de salud provinciales efectuados por la Comisión Cohen no informaron del HSMI en el salmón de acuicultura. El informe técnico sobre enfermedades y parásitos no consideró el impacto del HSMI sobre el salmón rojo de Fraser. El Dr. Michael Kent declaró, el pasado 23 de agosto de 2011, que si el HSMI apareciese en la Columbia Británica, vendría a través de los peces salvajes. El Dr. Miller, de la DFO (Department of Fisheries and Oceans) Genomic Lab, declaró el 15 de diciembre que esperaba la aparición del virus en el salmón rojo de Fraser. Debido a que los peces analizados fueron adquiridos en un supermercado, se desconoce su origen exacto

“Si estos peces no son de BC, nos enfrentamos a una brecha en el protocolo de seguridad alimenticia, dado que, mientras la gente prepare el salmón para cocinar, el virus se extenderá por las alcantarillas hasta alcanzar el mar”, dice la bióloga Alexandra Morton. “Si el pescado se crió en la Columbia Británica, ¿por qué nadie en el gobierno o la industria reconoce la presencia de HSMI en el informe Cohen? No veo cómo Cohen puede ignorar el impacto de HSMI sobre el salmón rojo de Fraser. Debilitar el corazón de un pez que tiene que viajar cientos de kilómetros a contracorriente en el río Fraser parece una mala idea”.

“Esto duele”, dijo Anissa Reed, co-fundadora de SalmonAreSacred.org. “A pesar de lo sucedido con el informe Cohen, todavía tenía la esperanza de que la industria, Christy Clark y Stephen Harper fuesen un poco más cuidadosos con el salmón salvaje. Quiero saber cuál es la respuesta del DFO en este asunto”.

Morton and Reed espera que la provincia de British Columnbia informe de la procedencia de los peces infectados con el virus. BC otorga licencias de ocupación para las granjas de salmones y, por lo tanto, es responsable de concederlas el mejor emplazamiento posible. “Tenemos que saber dónde están para poder ver cómo evoluciona el salmón salvaje con esta enfermedad. Alguien tiene que hacer las pruebas pertinentes”, concluyó Morton.

En 1991, Pat Chamut, Director General de la Región del Pacífico de la DFO, ya avisó de posibles problemas derivados de la mezcla de salmones de diferentes regiones. “La continua importación a gran escala desde regiones como el estado de Washington, Escocia, Noruega e incluso el este de Canadá podría dar lugar a la introducción de agentes patógenos exóticos de los cuales el impacto potencial en salmónidos cultivados y silvestres en la Columbia Británica podría ser tanto biológicamente perjudicial y económicamente devastador para sus grupos de usuarios” dijo el entonces administrador del Departamento de Pescaderías y Océanos de canadá (DFO).

Actualmente, se están realizando nuevos ensayos para determinar dónde fueron criados los peces y dónde están los orígenes del virus. El laboratorio analizó diversas muestras del virus, que coincide en el 99% con el detectado en Noruega.