Canadá abrirá una embajada en Birmania

Canadá Jul 13, 2012 at 5:39 pm

El ministro de asuntos exteriores canadiense, John Baird, en su encuentro con el presidente de Birmania, Thein Shein /REUTERS

Ottawa.- El ministro de Asuntos Exteriores, John Baird, ha anunciado este viernes que Canadá abrirá una embajada en Birmania.
Esta decisión viene motivada, sobre todo, por las reformas democráticas que el país del sudeste asiático ha impulsado durante los últimos 18 meses.
“Estoy entusiasmado con las medidas positivas que el gobierno birmano está tomando para mejorar los derechos humanos y la democracia en su país”, dijo Baird a los periodistas en una conferencia telefónica desde Bangkok, una de las ciudades incluidas en la gira oficial que el ministro está llevando acabo por Asia.
Baird señaló que Birmanía ha ido derribando obstáculos a medida que avanza hacia una democracia más abierta.
En junio, un comité de Miembros del Parlamento, denunció el tratamiento que las minorías étnicas estaban sufriendo en el norte de Birmania. Los parlamentarios habían pasado un mes escuchando testimonios sobre la situación actual de los derechos humanos en el país.
Los diputados reconocieron que las violaciones de los derechos humanos que se estaban llevando a cabo contra las minorías étnicas y religiosas de Birmanía incluían violación,  tortura, trabajo forzoso y la destrucción de aldeas y hogares.
Baird afirmó que puso todos estos asuntos sobre la mesa, además de otras cuestiones,  en la reunión que el pasado jueves mantuvo con su homólogo birmano, Wunna Maung Lwin.
“He manifestado nuestra gran preocupación respecto a este tema y les he invitado a actuar con moderación para resolver el problema de la forma más pacífica posible. Además”, continuó el ministro, “les he ofrecido cualquier tipo ayuda que Canadá les pueda procurar”, puntualizó.
Los países occidentales, entre ellos Canadá, han suspendido las sanciones tras los cambios políticos y económicos de gran calado . El más importante de ellos la liberación de la líder opositora, activista y premio Nóbel de la Paz Aung San Suu Kyi, tras 15 años de arresto domiciliario.
El país, rico en recursos, se prepara ahora una avalancha de inversión extranjera.