Problema de obesidad infantil libera a padres de responsabilidad

Canadá Toronto Mar 6, 2013 at 1:40 am

El reporte recomienda medir la cantidad de consumo de calorías en restaurantes, así como la prohibición de la publicidad de comida chatarra dirigida a niños, dejando una carga relativamente ligera a los padres en sus roles de promover actividad física y tomar decisiones saludables.

OTTAWA.- El informe de investigación Healthy Kids, emanado en Ontario, sobre la lucha contra la obesidad infantil responsabiliza a los fabricantes de alimentos y restaurantes como causantes del problema y exime a las escuelas y las familias.

El reporte recomienda medir la cantidad de calorías en comidas en restaurantes, así como la prohibición de la publicidad de comida chatarra dirigida a los niños, dejando una carga relativamente ligera a los padres en sus roles de promover actividad física y tomar decisiones saludables e inteligentes.

Este informe del grupo Healthy Kids plantea la necesidad de un mayor equilibrio ante el evidente desbalance en el resumen de las dos páginas de recomendaciones de este informe, que fue elaborado por un panel de 18 miembros creado por el gobierno de Ontario el año pasado.

La mayoría de las 35 recomendaciones puede ser descrita como vagas, tales como: “fomentar en los padres, los cuidadores y los jóvenes”. También hay llamados a mantener el financiamiento actual destinado a la prevención de la obesidad, con el fin de apoyar la investigación sobre las causas de la obesidad infantil.

Sin embargo, el informe es absolutamente específico cuando se refiere a lo que denomina “el ambiente comida”. Exige una prohibición total de la comercialización de comida chatarra y comida rápida a los niños menores de 12 años, refiriéndose a la venta de barras de dulces y refrescos azucarados en las colas de las cajas en tiendas y supermercados.

También solicita al gobierno acciones para que todos los restaurantes publiquen la lista de las calorías del menú, lo que representaría una obligación potencialmente costosa.

Asimismo, la investigación menciona que el gobierno debe proporcionar subsidios a los agricultores locales para apoyar lo que es el movimiento local, así como promover la apertura de tiendas de comestibles en los vecindarios más pobres que cuentan con restaurantes de comida rápida, pero carecen de vendedores de frutas y verduras.

No hay duda de que actualmente el aumento de puntos de venta de comida rápida y la prevalencia de los alimentos procesados ​​en nuestras vidas han contribuido a un aumento dramático en la obesidad infantil y adulta en los últimos 30 años.

Pero estas recomendaciones concretas, que la Ministro de Salud de Ontario, Deb Matthews, ha sugerido que pondrá en marcha, no hacen alusión en lo que respecta a las responsabilidades de los adultos.

El informe tímidamente apunta la falta de tiempo y de conocimiento, así como la comodidad y tendencia de los padres de ordenar comida rápida para llevar para la cena. Sumado a que se trata de una comida que se hace delante de la televisión, un dispositivo que también tiene su influencia en la obesidad, de acuerdo con el informe.

El informe también hace la sorprendente revelación de que los niños en las escuelas de Ontario sólo requieren 20 minutos de “actividad física diaria”, y que incluso esa pequeña cantidad no se obtiene en los centros de educación por diversas razones.