A prisión por abusar sexualmente de dos de sus compañeras de universidad

Canadá Apr 5, 2013 at 10:18 pm

Samsuldeen Ajimotokan fue condenado a cinco años de prisión el pasado miércoles por haber abusado sexualmente de dos de sus compañeras de universidad. (Foto cortesía Toronto Star)

TORONTO.- Un estudiante de negocios del Centennial College, Samsuldeen Ajimotokan, quien abusó sexualmente de dos amigas, fue condenado a cinco años de prisión, tal y como asegura Toronto Star. Los hechos tuvieron lugar cuando el joven ofreció llevar en coche a las dos chicas. Tras aceptar la oferta, el hombre condujo hasta un lugar apartado y las obligó a realizar sexo oral.

“Considero al delincuente como un hombre peligroso”, dijo el juez del Tribunal Superior de Ontario, Robert Goldstein, el pasado miércoles. “Él parece considerar a las mujeres como bienes”, añadió.

Samsuldeen Ajimotokan dijo el pasado miércoles al juez que había aprendido mucho durante el tiempo que había pasado en la cárcel hasta ahora y expresó su esperanza de mejorar su vida. Pero Ajimotokan parecía cada vez más agitado a medida que el juez daba sus razones para la sentencia. Además, después de que el juez Goldsteis abandonara la sala del tribunal, el acusado soltó un discurso hacia sus dos víctimas, sentadas en el tribunal.

Ajimotokan ofreció un paseo a una estudiante compañera del Centennial College que conocía el 5 de octubre del año 2011. Cuando la chica estaba en su coche, se dirigió a un aparcamiento privado cerca de Kennedy Road. y Lawrence Avenue. E., donde la obligó a practicarle sexo oral.

Según publica Toronto Star, a la noche siguiente, ofreció llevar en coche a otra conocida a quien llevó a otro aparcamiento cercano cerca de Wilson Ave. y York Mills Road. y la obligó a practicarle sexo oral en el coche. Él también intentó una relación sexual, pero fracasó. Se dirigió a un segundo lugar y de nuevo fracasó en su intento de una relación sexual, por lo que de nuevo la obligó a realizar sexo oral.

Ajimotokan amenazó con hacerles daño a sus dos víctimas, que no pueden ser identificadas, si le contaban a alguien lo ocurrido. “Estos ataques fueron premeditados y estaban previstos”, dijo el juez, agregando que, en ambos casos, se pre-seleccionaron las localizaciones.

El 5 de febrero, Goldstein acusó a Ajimotokan de varios delitos como amenazas, causar daños corporales, amenazas de muerte, reclusión forzosa y asalto sexual. Mientras se encontraba en libertad bajo fianza por estos delitos, cometió otro asalto sexual, por lo que fue condenado, dijo Goldstein.

Ajimotokan era un estudiante de negocios de veintitrés años de edad,  de la administración de Centennial, cuando atacó a las dos mujeres. Él planeaba terminar sus estudios y trabajar en el negocio familiar. “Él es obviamente inteligente y articulado”, dijo el juez.

Sin embargo, él creó una pesadilla para sus dos víctimas, aseguró Goldstein.

Su primera víctima, dijo en una declaración escrita que, desde entonces, se ha deteriorado psicológicamente y físicamente y ahora evita los hombres. Ella cree que las amenazas de muerte de Ajimotokan son reales y que buscará venganza, dijo el juez Goldstein.

La otra mujer escribió que ella se siente aislada, deprimida y traumatizada. Además, ella tiene problemas para confiar en la gente y ha puesto sus estudios en espera.

Ajimotokan ha expresado remordimiento a un oficial de la libertad condicional. Sin embargo, el juez Goldstein ha asegurado que considera que él realizó tales declaraciones para que fueran trasladadas a la corte y que no era sincero cuando lo decía. Cuando testificó en su defensa, “se había inventado pruebas y había elaborado una detallada y convincente mentira”, dijo el juez.