El aeropuerto de Vancouver, un mal lugar para trabajar según sus empleados

Canadá Apr 6, 2013 at 1:15 am

Según la encuesta de cuyos resultados se hace eco National Post, sólo el tres por ciento de los empleados del Aeropuerto Internacional de Vancouver tiene moral "positiva". (Foto cortesía The National Post)

VANCOUVER (BRITISH COLUMBIA), 5  abr.- Los guardias fronterizos en el segundo aeropuerto más ocupado de Canadá viven una mala situación, de acuerdo con una encuesta reciente obtenida por Postmedia News que sugiere que los gerentes no se comunican con los trabajadores, que “el nepotismo y el amiguismo” es frecuente en todos los procesos de contratación, que los funcionarios no se sienten adecuadamente capacitados y que la moral se encuentra en un mínimo histórico.

Según la encuesta de cuyos resultados se hace eco National Post, sólo el tres por ciento de los empleados del Aeropuerto Internacional de Vancouver tiene moral “positiva” e incluso la Agencia de Servicios de Fronteras admite en un informe interno que esto se ha convertido en una broma habitual.

“Miembros del Aeropuerto Internacional de Vancouver han realizado un ‘Movimiento VIA tres por ciento’ para burlarse de los resultados de la encuesta”, aseguró el presidente local de la Unión de Aduanas e Inmigración, Dan Robinson, quien describe el concurrido aeropuerto de la Columbia Británica como “uno de los más infelices lugares de la Tierra”.

Pero el descontento entre los oficiales de la frontera, él y otros están de acuerdo, no termina en British Columbia. Dicen que se extiende al otro lado del país, en gran parte debido a los recortes presupuestarios y a tener que apretarse el cinturón mientras el gobierno trata de matar al déficit. “Yo caracterizaría a casi todas las relaciones entre trabajadores y empleadores de la Agencia de Servicios de Fronteras de Canadá como pobres”, dijo Robinson.  “Muchos miembros apoyaron al Partido Conservador creyendo que su agenda de ‘ley y orden’ sería buena para los negocios, por así decirlo, sólo para encontrarse a sí mismos ya sus compañeros de trabajo objeto de recortes masivos. Esto ha acelerado la ya pobre moral “, añadió.

La presidenta de la Unión Saskatchewan, Brea Lewis, está de acuerdo con que la moral es un problema sistémico. Un tercio del personal en su provincia han buscado las transferencias a otras partes del país, porque no pueden obtener horas de tiempo completo, a pesar del hecho de que el aeropuerto internacional de Saskatoon ha visto un aumento del 30 por ciento en el tráfico. Mientras tanto, el aeropuerto registró un descenso del 30 por ciento en el personal, dijo, y agregó que muchos todavía están “sentados en el limbo” esperando ver caer el hacha.

Sobre 1.351 funcionarios de la Agencia de Servicios de Fronteras de Canadá ha aprendido que su trabajo se vería afectado en los presupuestos del siguiente año, aunque el gobierno ha dicho que daría lugar a sólo 250 despidos reales, en ninguno de los cuales se incluyen funcionarios de primera línea. El sindicato, sin embargo, está en desacuerdo señalando que incluye cerca de 150 oficiales de inteligencia y 19 equipos de perros detectores. Las cifras de gastos para 2013-14 en libertad tras el mes pasado muestran los recortes de 141 millones de dólares el presupuesto.

Si bien el nivel de descontento entre los funcionarios de fronteras – muchos de los cuales ahora portan armas de fuego – plantea preguntas sobre el servicio al cliente y la seguridad, Robinson insiste en que la baja moral no se ha traducido en un aumento en las quejas del público y que “los miembros son profesionales como para no sacar ningún problema que tienen con el empleador a los viajeros. ”

Realizada el año pasado, después de que el personal del aeropuerto le diera  la Agencia de Servicios de Fronteras de Canadá una mala calificación en una encuesta a los empleados a través de la función pública, el cuestionario muestra que el 58 por ciento de los empleados del Aeropuerto de Vancouver no tiene las herramientas e entrenamiento necesarios para hacer su trabajo con eficacia, mientras que casi las tres cuartas partes dijeron que el proceso de contratación era injusto.

Tras esto, se levantaron serias preocupaciones acerca de la rotación de personal y de la carga de trabajo, además de la comunicación con la administración. Y mientras que a la gente le gusta su trabajo y sentía que estaban haciendo una “contribución significativa”, sólo un tercio dijo que recomendaría el aeropuerto como una “gran lugar para trabajar” a la familia y los amigos.