Sara Montiel será enterrada en el madrileño cementerio de San Isidro

Cine Mundo Apr 8, 2013 at 11:52 am

La artista, de 85 años, falleció sobre las diez de esta mañana cuando estaba en su casa en compañía de su hija, Thais, y de su gobernanta, Ana, según las mismas fuentes.

Madrid.- La actriz y cantante Sara Montiel, fallecida este lunes inesperadamente en su domicilio de Madrid, será enterrada en el cementerio de San Isidro, en cuyo tanatorio acaba de ser instalada su capilla ardiente, han informado a Efe fuentes familiares.

La artista, de 85 años, falleció sobre las diez de esta mañana cuando estaba en su casa en compañía de su hija, Thais, y de su gobernanta, Ana, según las mismas fuentes.

Thais y Zeus, los hijos que Sara Montiel, nacida como María Antonia Abad Fernández en Campo de Criptana (Ciudad Real) hace 85 años, adoptó con su tercer marido, Pepe Tous, están ya en el tanatorio junto a otros familiares.

El periodista José Manuel Parada ha asegurado a la salida del domicilio de la artista, en el madrileño barrio de Salamanca, que ha sido “una muerte que no se esperaba nadie”, porque “estaba preparando su maletita para ir a visitar a unos médicos para una revisión de rutina y en ese momento se ha encontrado mal y ha fallecido”.

Se refería Parada a que este lunes 8 tenía previsto viajar a Oviedo para acudir a la consulta del doctor Fernández Vega, en la que fue tratada el pasado mes de enero de la lesión en un ojo que se produjo en un accidente doméstico.

La representante, “y por encima de todo, amiga,”, Carmen Grey, ha explicado que “anoche estaba perfectamente” y que, aunque tenía “los achaques propios de su mujer de su edad, gozaba de buena salud”.

“Me contó lo del viaje y me preguntó qué película estaba viendo yo por televisión. Y las dos estábamos viendo la misma, ‘Siete almas’”, protagonizada por Will Smith, que programó La Primera de TVE.

Sara Montiel “estaba bien, normal -ha insistido Grey-. Me dijo que me fuera a acostar, que ella iba a hacer lo mismo”, ha añadido.

Sara Montiel, la actriz “glocal”

Lourdes A.Esmorís.

Madrid, 8 abr.- “Una tabarquina”. Así de “local” se consideraba la universal Sara Montiel, una de las actrices españolas más famosas de todos los tiempos que, gracias a su brutal belleza, entró en Hollywood en 1954 como una nueva Gilda, donde se convirtió en la eterna diva. Ni los años pudieron con su coquetería.

Fue de las actrices nacionales pioneras en cruzar el Atlántico y conquistar cinematográficamente las Américas tras protagonizar películas como “El último cuplé” o “La Violetera”, lo que la convirtió en la actriz mejor pagada del mundo, pero su viajado corazón siempre estuvo en España, su apego a la tierra, al origen, la llevaba todos los veranos, a la isla de Tabarca (Alicante).

Llegó incluso a actuar en obras de teatro sobre la historia de la isla alicantina y era sorprendente encontrarla, sentada en una simple silla de playa, a pie de casa, contemplando el horizonte, a las cinco de la tarde, ataviada con una de sus túnicas, enjoyada con precisión mientras compartía té y palique con una corte de mujeres.

Y allí, en una isla del Mediterráneo le salía el alma de manchega, sin rodeos, y ante un cortés “buenas tardes” contestaba con una invitación directa: “¿Les apetece un pastelito?”. Era marzo de 2009.

La estrella de la pantalla y la canción, “Saritísima”, no aparcó el “glamour” ni en la playa, conservó el enigma de leyenda y se alió con el exceso.

Operada de estética hasta la obsesión, era su mayor fan. “Siempre ha parecido que tengo menos edad, por mi cutis y por unas piernas que valen un potosí”, decía ya en 1991 Maria Antonia Abad o Sara Montiel, quien logró índices de popularidad que jamás había tenido una artista española.

Cuando hace ocho años el Ateneo de Madrid le rindió un homenaje como actriz, comentaba sus películas con ese humor cáustico: “Todavía no necesitaba ponerme pómulos” o “entonces los labios no se llevaban como morcillas”.

Su estilo, inconmensurable, creó icono y trascendió modas hasta el final de sus días. Su cabello, versionado en rizos o recogido en un moño iba acompañado, casi siempre, por unos aros por pendientes mientras arropaba sus antaño envidiadas curvas con grandes túnicas.

Precursora de la manicura, Montiel jamás descuidaba sus manos, engalanadas con joyas importantes, una de sus múltiples pasiones, que le robaron en alguna ocasión aunque ella siempre aclaraba: “Los brillantes los tengo en el banco”.

Desde que tuvo uso de razón se hizo un juramento: “No tener ningún amo, ser pájaro libre” y según ella, lo había cumplido.

Segura de sí misma, por dentro y por fuera, Sara, Sarita Montiel, terminó eclipsándose a sí misma.