Una pared de hielo arrasa con varias casas en Manitoba

Canadá May 13, 2013 at 1:48 pm

Algunas de las casas destrozadas por la pared de hielo en Ochre Beach. (Foto cortesía Toronto Star)

OCHRE BEACH (MANITOBA).- En un momento, los dueños de casa de campo en la orilla sur del Lago Dauphin de Manitoba se encontraban haciendo sus barbacoas del viernes noche admirando las vistas sobre el hielo aún congelado.  Al minuto siguiente, ese hielo fue arrastrándose hacia la orilla como una excavadora gigante, destrozando las cubiertas y luego deslizándose a través de algunas de las casas.

“Todo pasó en unos diez minutos”, dijo Clayton Watts, vicepresidente del municipio rural de Río ocre, que se ha declarado en estado de emergencia local. “Había gente haciendo barbacoas en sus cubiertas. Entraron dentro para coger algo, y cuando volvieron a salir, sus cubiertas estaban rasgadas “, dijo. “Era como un tren de carga que viene a través, dicen.”

Watts dijo que los fuertes vientos con rachas de hasta 90 kilómetros por hora empujaron la pared de hielo de hasta nueve metros de altura en la orilla en la playa de Ochre, una de un par de playas que conforman la comunidad durante el verano a unos 200 kilómetros al noroeste de Winnipeg.

El hielo dañó más de dos docenas de estructuras, destruyendo completamente una docena de ellas, dijo. No hubo reportes de heridos.

Watts dijo que la gente estaba tratando de salvar lo que pudieron el pasado sábado. “Ellos están intentándolo, ya sea con palas y rastrillos y carretillas. Están tratando de sacar el hielo fuera de las casas, y tenemos equipo pesado para tratar de eliminar todo el hielo de la parte delantera de la cabina para que no vuelva para adentro”, dijo Watts.

“Las cabañas y casas que quedan en pie, muchas de ellos tienen salas y cocinas y dormitorios llenos de hielo que se metió a través de la parte delantera”, añade.

Según Toronto Star, la Real Policía Montada de Canadá lanzó un comunicado de prensa municipal diciendo que los paramédicos y bomberos fueron de puerta en puerta a través de la zona asegurándose de contabilizar a todo el mundo.

Watts dijo que muchos dueños de propiedades sufrieron daños graves por inundaciones hace dos años y habían reconstruido sus casas recientemente. Nadie siquiera pensaba en el hielo en el lago: todavía tenía casi un metro de espesor y no había agua abierta.

“Nosotros pensamos que estábamos sobre la chepa en todo. No teníamos ni inundaciones. No teníamos nada. Y de repente, esto ha llegado sólo. Era totalmente inesperado. Acabamos de orar para que el hielo no se mueve hacia fuera y vuelva de nuevo con el viento”.

El gobierno de Manitoba dijo que una familia fue asistida por los servicios sociales de emergencia provinciales, mientras que otras personas desplazadas se han ido a vivir con familiares y amigos.

El municipio dice que el daño a una estructura dejó sin energía eléctrica al pueblo la noche del viernes, pero la electricidad se restableció antes de la medianoche.

La última vez que hubo daño de hielo como éste en la aldea era en la década de 1960, Watts dijo que no fue tan grave y que el daño fue limitado porque las habitaciones eran mucho más pequeños y más rústicas, algo propio de la época.  Y agregó: “No hay quien sea capaz de detener al hielo una vez que se mueve. Se lleva todo a su paso”.