ALGO MÁS QUE PALABRAS

Algo más que palabras Columnistas Aug 21, 2013 at 12:12 am

============================

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

corcoba@telefonica.net

============================

 

Cada día van más crecidos los ríos de lágrimas por el mundo. Confieso que estos desconsuelos me amargan y que no me dejan ver consuelo alguno. Sus desbordantes caudales de amargura, aparte de ponerme triste, me transmiten dolor y pena. Algo no funciona. Llevamos sobre la espalda una preocupante crisis de derechos humanos. Nada se soluciona con el uso excesivo de la fuerza. Ya lo sabíamos, pero seguimos tropezando en la misma piedra una y otra vez. Se precisa más contención y más diálogo, más respeto y menos poderes arbitrarios.  También lo habremos escrito mil veces. A mi juicio, es significativa la falta de autoridad de la comunidad internacional ante tantos chantajes y matanzas. No puede permitirse que la sangre de los débiles, que la opresión y la tortura, se practique impunemente. Hay que frenar estos desórdenes como sea. La cultura del sufrimiento (tan en boga hoy para desgracia de la humanidad), de sobrevivir en la clandestinidad, de permanecer ocultos en las adversidades, ejercida sistemáticamente por la autoridad como instrumento de dominio y atropello político, debe cesar cuanto antes. Esta imagen cruel que nos acorrala resulta verdaderamente inquietante.

 

Tal inquietud es global, nos afecta a todos y todos deberíamos reaccionar ante una cultura sin conciencia, alejada del sentido de justicia, que se deja manipular fácilmente y pulveriza la confianza. Los tiempos actuales, tan propicios a la violencia o represalias, deben avanzar hacia otros cultivos más reconciliadores y menos dictatoriales. Desde luego, es preciso crear pueblos con garantías de gobierno democrático, con más democracia y mejor democracia, para que la ciudadanía se sienta representada y acogida en su colectividad. Por desgracia, hemos destruido tantas esperanzas que, únicamente nos queda la regeneración ante este denigrante malestar que lo invade todo, hacia la desunión y hacia el caos. El odio, la incapacidad de entenderse, el desentendimiento a los problemas ajenos, la enemistad entre naciones, no tiene sentido en estos tiempos en el que los horizontes deben estar abiertos a toda la ciudadanía.  Es hora de traspasar las oscuras murallas y ver otros lenguajes más acordes con la libertad humana.

 

El ser humano ama la liberación, es libre y tiene que sentirse libre hasta en su respirar. No podemos seguir activando ataduras. Lo decía el inolvidable pensador español, Miguel de Unamuno: “sólo el que sabe es libre y más libre el que más sabe; no proclaméis la libertad de volar, sino dad alas”. Qué gran verdad. Sin duda, es la autonomía de la persona a través de su mente la que nos hace ser más responsables y, así, poder dominar las pasiones. Ningún acto de violencia ciega e indiscriminadamente, que afecta a vidas inocentes produce otro efecto que no sea el de atentar contra el propio proceso de convivencia. Es el lenguaje el gran instrumento que nos une. Y la libertad, un derecho de todos. No el privilegio de algunos. Por eso, es el aporte de toda la ciudadanía, la que nos pone en el camino del uso de esa libertad, unas veces con ilusorias apariencias, otras tomando el camino contrario. De ahí, la importancia de practicar la cultura de la ética tan olvidada en el momento presente. Es con la moral como podemos corregir los muchos desmanes de nuestros instintos y advertir otros caminos más pacíficos.

 

Quizás, como decía Voltaire, el ser humano se precipita en el error con más rapidez que los ríos corren hacia el mar. Tenemos que salir de este obsceno juego, empezando por desarmar grupos armados, y desarrollar una filosofía realista con Naciones Unidas. No es bueno para nadie que los ríos de lágrimas continúen, empapen el planeta de llanto, y todos acabemos desorientados bajo este clima de maldades.  Pongamos paz, antes de que sea demasiado tarde, por los caminos de la vida. Dejemos a un lado los radicalismos, las luchas innecesarias, y tomemos la cultura armónica como horizonte de nuestras vidas. Como esto no es así, continuamente nos movemos en los terrenos de las violencias y violaciones masivas de los derechos humanos, por lo que pienso que debería actuar con mayor diligencia la Corte Penal Internacional, sobre todo para que nadie quedase impune ante los abusos cometidos.

 

Detesto, pues, estos ríos de lágrimas que campean por el mundo. Hace falta reactivar procesos políticos y hacer realidad los muchos compromisos de paz que se firman a diario. ¿Qué está pasando entonces? Está visto que no es suficiente con restablecer el orden, se requiere además combinar justicia con perdón, rectitud con clemencia, equidad con firmeza, restableciendo un nuevo marco de relaciones humanas más indulgentes y condescendientes con el ser humano. En definitiva, entiendo que se trata de imprimir otra cultura más comprensiva, con una pedagogía más constructiva, de búsqueda del encuentro entre unos y otros. Hasta ahora, pienso, que se ha educado en la competitividad y poco en el respeto mutuo, y apenas nada en ayudar a las personas a forjar sociedades más humanas y justas.

 

Necesitamos, por consiguiente, hacer un alto en nuestras vidas y ponernos a reflexionar, sobre todo para romper este círculo vicioso de intereses y violencias, que lo único que generan son conflictos y más conflictos. No podemos continuar indiferentes ante la multitud de almas que no descansan. Debemos emplearnos a fondo en derrumbar los muros que nos aterrorizan. La discordia parece haber tomado carta de naturaleza. Y bajo esta atmósfera discordante, la violencia está potencialmente presente en todo lugar y a todas horas. Esto es lo tremendo. Que la violencia llegue a verse como algo normal, cuando es algo que nos destruye, más pronto que tarde. El referente de Gandhi, que permaneció comprometido a su creencia en la no violencia incluso bajo condiciones opresivas y frente a retos aparentemente infranqueables,  puede ayudarnos en rechazar la pasividad y la sumisión ante actitudes violentas.

 

En cualquier caso, hay una realidad palpable: lo que con violencia se gana, sólo se mantiene con violencia. Sembrar  crueldad, como cualquier otro vicio, lo que hace es inhumanizarnos. Por ello, estoy convencido de que un sano juicio no necesita de llantos. Insisto, tenemos la palabra para conversar, para establecer diálogos, para soñar en  que otro mundo es posible. Al fin y al cabo, ningún río bravo rescata versos a su paso; más bien son los ríos, con abecedarios en calma, los que injertan poemas de paz en su cauce.

 

 

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

corcoba@telefonica.net

21 de agosto de 2013.-