Liberales de Ontario buscan apoyo del NDP para aprobación del presupuesto

Canadá May 2, 2014 at 12:08 am
El Ministro de Hacienda, Charles Sousa, presentó el presupuesto de la provincia donde se evidenció sectores privilegiados y menos favorecidos.

El Ministro de Hacienda, Charles Sousa, presentó el presupuesto de la provincia donde se evidenció sectores privilegiados y menos favorecidos.

TORONTO.- Se trata del segundo presupuesto desde que Kathleen Wynne asumió la gestión de Premier de Ontario. Su ministro de Hacienda, Charles Sousa, presentó los alcances este jueves debiendo obtener el voto a favor de uno de los partidos de la oposición para su aprobación o, de lo contrario, habrá una pronta elección provincial.

Sousa amplió los diversos detalles del plan de finanzas de la provincia.

En negocios se contempla un fondo nuevo de 10 años y $ 2.5 mil millones que ofrecerá subvenciones a la inversión empresarial en Ontario y la creación de puestos de trabajo.

Para empresas y viajeros de construcción se estipula un gasto de $ 29 millones en 10 años en transporte público, carreteras, puentes e infraestructura. Se reservan $ 15 mil millones para el Gran Toronto y Hamilton Area y alrededor de $ 14 mil millones para el resto de la provincia.

Unos $ 11,4 mil millones dólares en 10 años se destinarán a la ampliación del hospital y la reurbanización de proyectos, adicionalres a $ 700 millones en gastos para los próximos 10 años en apoyo a los hospitales, así como pago de reparaciones.

Los estudiantes fueron considerados con $ 11 millones en 10 años para construir nuevas escuelas primarias y secundarias en las zonas densamente pobladas, como Brampton, Milton y Ancaster. Los liberales también podrían gastar $ 32 millones para ampliar los programas de almuerzo y desayuno escolar.

El salario de los trabajadores de bajos ingresos se incrementaría a $ 11 la hora y los liberales introducirían una legislación para indexarlo a la inflación. El gobierno también elevaría el umbral de elegibilidad de ingresos para los servicios de asistencia jurídica para permitir un período adicional de un millón de habitantes de Ontario de bajos ingresos para acceso a abogados. También aumentaría el Ontario Child Benefit a un máximo anual por cada hijo de $ 1.310.

Sin embargo, algunos sectores de Ontario no resultaron totalmente favorecidos con el presupuesto.

Para quienes perciben ingresos anuales imponibles entre $ 150.000 y $ 220.000 pagarían $ 450 más en impuestos sobre la renta provincial, como una tasa que aumentará un punto porcentual a 12,16 por ciento. Los que ganan por encima de $ 220.000 dólares podría pagar $ 5.500 más.

El impuesto sobre el combustible de aviación subiría por cuatro centavos de dólar por litro en cuatro años, con el consiguiente de un centavo por litro por incremento en cada uno de los próximos tres años.

Para los fumadores, el tipo de gravamen del tabaco subiría a 13,97 por ciento de la actual tasa de 12,35 por ciento, o $ 3.25 por una caja de cartón de 200. Pero la tasa de impuesto sobre los cigarros se mantendrían sin cambios en 56.6 por ciento.

El gobierno introduciría medidas de austeridad dirigida a los trabajadores del sector público para frenar servicios públicos y pensiones de los jubilados, obteniendo beneficios de ahorro de cientos de millones de dólares, mientras se armonizan con las del sector privado.

Las empresas más pequeñas que no ofrecen planes de pensiones a sus empleados deberán avancar hacia la contribución contemplada en el nuevo Plan de Pensiones de Jubilación de Ontario.

Los nuevos demócratas no hicieron demandas presupuestarias específicas como lo hicieron en los últimos dos años, pero advierten que no apoyarán nuevos impuestos, peajes o tasas en la clase media.

La líder del NDP, Andrea Horwath, declaró antes de la presentación del presupuesto que va a consultar con el público antes de anunciar si su partido apoyaría a los liberales con el voto de confianza en las próximas semanas.

Horwath tendrá que decidir si es mejor mantener la alianza con un gobierno liberal, de izquierda, o forzar una elección en la que su partido podría terminar con un gobierno conservador, de derecha, que no va a hacer concesiones con el NDP.

Los conservadores progresivos planean votar en contra del presupuesto calificándolo de “bienestar corporativo” y condenado el plan de pensiones como un ” impuesto asesinato a la nómina de empleo”.

Se contempla un nuevo fondo de negocios por $ 2.5 mil millones durante 10 años para subvenciones a la inversión empresarial en Ontario y la creación de puestos de trabajo.

Se contempla un nuevo fondo de negocios por $ 2.5 mil millones durante 10 años para subvenciones a la inversión empresarial en Ontario y la creación de puestos de trabajo.