Programa federal de madres encarceladas con sus hijos sin avances significativos

Canadá May 21, 2014 at 12:05 am
Una interna en el Centro Correccional para Mujeres de Washington pasea a su bebé en la unidad J en Gig Harbor. Foto Cortesía Postmedia News.

Una interna en el Centro Correccional para Mujeres de Washington pasea a su bebé en la unidad J en Gig Harbor. Foto Cortesía Postmedia News.

MONTREAL.- Canadá completará la expansión de las cárceles de mujeres de este mes con nuevas habitaciones diseñadas para dar cabida a las madres con sus respectivos bebés o niños pequeños.

Sin embargo, existen pocos indicios de que las unidades significarán más participantes en el programa federal de Madre en Prisión con su Hijo, el cual es muy poco empleado con las internas a pesar la política oficial.

El Defensor del Pueblo para Prisiones Federales, Howard Sapers, dijo “hemos estado en contacto frecuente con los centros correccionales en relación con este programa y existe confusión, además de que la tasa de participación muy baja”.

Desde 2008, sólo 14 niños han participado a nivel federal, de los cuales solo ocho en la modalidad de tiempo completo. Actualmente, hay dos participantes a tiempo parcial, informó Sapers.

Mediante esta iniciativa, los niños menores de cuatro años de edad se les permiten permanecer con las madres presas dentro de la prisión. Los niños menores de seis años están permitidos a tiempo parcial.

Los defensores del programa materno-infantil sostienen que puede conducir a resultados positivos para la mujer y el niño, incluyendo un menor número de reclusos que cometen nuevos delitos después de su liberación.

Algunos grupos han argumentado que otorga a las mujeres encarceladas un privilegio que no se merecen.

Po su parte, el personal penitenciario ha manifestado preocupación por la seguridad de los niños.

La Directora del Centro de Colaboración de Salud y Educación de Prisiones de la Universidad de British Columbia, Ruth Martin, dijo que los beneficios del programa son evidentes. “Una vez que se ha separado a un bebé de una madre, no se puede dar marcha atrás porque se ha perdido la oportunidad para establecer la lactancia materna”.

Otras jurisdicciones, incluyendo Nueva York, Nueva Zelanda y Finlandia, mantienen un programa materno-infantil en el lugar y los estudios sugieren resultados efectivos, de acuerdo con Martin.

El Servicio Correccional de Canadá, CSC, incorporó un total de 114 camas de seguridad en las instituciones en Nova Scotia, Ontario, Alberta y British Columbia, con 15 nuevas habitaciones contiguas en el lateral de la zona de la cárcel principal, un lado para las madres y sus hijos, de acuerdo con un vocero de CSC, Chantal Guerette.

Pero Guerette no confirmó si la expansión significaría si más mujeres participarían en el programa materno-infantil.

El gobierno de Harper ordenó estrictas normas de elegibilidad más en 2008, luego del polémico caso de Lisa Whitford, quien se le permitió quedarse con el bebé mientras estuvo tras las rejas.

Los cambios incluyeron la reducción de la edad de elegibilidad entre los niños de 6 a 12, con exclusión de los que cometieron delitos más graves y que requieren la aprobación de las autoridades provinciales o territoriales.

No obstante, transcurridos 6 años, el gobierno debe asumir una revisión de la política oficial.

Sapers esperó un fallo judicial de British Columbia en diciembre pasado ratificando los derechos de las mujeres internas para permanecer con sus hijos, lo que contribuyó con el programa.

El fallo se produjo después de una entrada de dos reclusas en el Centro Correccional de Alouette, que cerró su programa en 2008.

Mientras que la decisión de British Columbia no es vinculante para otras provincias a nivel federal, Sapers la llamó “instructivo”.

“La decisión de la corte también sugirió que no basta con tener un programa escrito en papel, sino un programa que realmente exista”.

Las mujeres encarceladas por el gobierno federal son el segmento de mayor crecimiento de la población carcelaria del país, 35 por ciento de ascendencia aborigen, según Sapers.

Actualmente, existen 619 mujeres en prisiones federales y cerca de dos tercios son mujeres. La mitad son familias monoparentales, por lo que “el establecimiento de una conexión entre la madre y el niño es aún más crucial”, dijo Sapers.

El Defensor del Pueblo para Prisiones Federales, Howard Sapers, dijo " existe confusión en torno al programa, además de que la tasa de participación es muy baja". Foto Cortesía The Canadian Press.

El Defensor del Pueblo para Prisiones Federales, Howard Sapers, dijo ” existe confusión en torno al programa, además de que la tasa de participación es muy baja”. Foto Cortesía The Canadian Press.