HABLEMOS DE CINE

Cine Columnistas Hablemos de Cine Feb 10, 2017 at 12:05 am
Shahab Hosseini y Taraneh Alidoosti en THE SALESMAN

Shahab Hosseini y Taraneh Alidoosti en THE SALESMAN

Por Jorge Gutman

El prestigioso director iraní Asghar Farhadi, que logró con A Separation (2011) el Oscar a la mejor película extranjera e incursionó posteriormente en el cine francés con Le Passé (2013), retorna ahora con The Salesman. Se trata de un notable drama psicológico, donde Farhadi describe las características que asume un vínculo conyugal como consecuencia de un acontecimiento incontrolable. Con su acostumbrada meticulosidad el realizador sabe muy bien cómo crear un clima de tensión así como también introducir ciertos giros -siempre convincentes- que dan como resultado un film de indiscutible calidad.

Los personajes centrales son Emad (Shahab Hosseini) y su esposa Rana (Taraneh Alidoosti) quienes inesperadamente deben evacuar el departamento de un viejo edificio donde viven en Teherán, debido a la posibilidad de un inminente derrumbe. Por ese motivo aceptan residir temporalmente en un departamento facilitado por uno de sus amigos (Babak Karimi); al hacerlo, ignoran que la locataria anterior -que nunca se la ve en escena- era una persona de vida irregular que solía recibir visitas masculinas. Como datos complementarios se sabe que Emad es un profesor de literatura en una escuela de enseñanza media, bien apreciado por sus alumnos, y que con su señora encabezan un elenco vocacional interpretando los roles protagónicos de la obra de Arthur Miller The Death of a Salesman (La Muerte de un Viajante).

El elemento detonante de esta historia se produce cuando un día, encontrándose sola en el nuevo departamento, Rana deja la puerta entreabierta creyendo que su marido había tocado el timbre desde la planta baja; cuando se encuentra en el baño tomando una ducha, es atacada sorpresivamente por un intruso que aparentemente estaba vinculado con la arrendataria que previamente ocupaba la vivienda y creía que aún seguía allí. Habiendo sido hospitalizada con  heridas en la frente, al retornar al hogar su marido se muestra muy cariñoso con ella tratando de reconfortarla anímicamente. Al propio tiempo, sediento de venganza Emad comienza a investigar el caso tratando de localizar al desconocido agresor. Curiosamente Rana adopta una actitud diferente puesto que a pesar del trauma experimentado, quizás sumida por prejuicios de vergüenza prefiere pasar por alto el dramático incidente y no efectuar la pertinente denuncia policial.

A partir de allí el espectador asiste a un drama de suspenso por saber quién ha sido el responsable del ataque; así también se va creando una atmósfera de ansiedad en la medida que el director va a desmenuzando la relación conyugal que comienza a tambalear debido al desequilibrio emocional vivido por ambas partes.

Lo que otorga gran fuerza al film es la manera en que la realidad y la ficción se fusionan. Valiéndose de la representación teatral de la pieza de Arthur Miller, el cineasta inserta intermitentemente fragmentos de la misma; de este modo, metafóricamente Farhadi apela a un juego de espejos donde la vulnerabilidad de los personajes de Willy y Linda Loman reflejan en parte lo que está aconteciendo en la vida real de quienes los están personificando.

Como ocurre en sus anteriores trabajos, aquí nuevamente el director no permite que el público se anticipe a lo que habrá de acontecer. En todo caso, lo más importante es que la disección que realiza de la vida doméstica de un matrimonio es totalmente convincente al propio tiempo que al hacerlo demuestra la gran complejidad del ser humano que no admite generalizaciones; así la manera de reaccionar, sentir y expresar los sentimientos depende de la naturaleza de cada persona.

En un film donde la venganza, la culpa, la piedad y el perdón están expuestos brillantemente, el director ha logrado un film cuyo desenlace cobra intensa fuerza emocional. Sin duda esta gran película quedará grabada en la memoria del espectador, en parte por su fluida realización y el ingenioso guión que no tiene desperdicio alguno; no menos importante es la irreprochable interpretación de Hosseini y Alidoosti en los protagónicos y el excelente trabajo de los actores que los rodean, sobre todo en el caso de Farid Sajjadi Hosseini que por razones de discreción resulta preferible no revelar el papel que interpreta.

Leslie Mann y Robert De Niro en THE COMEDIAN

Leslie Mann y Robert De Niro en THE COMEDIAN

 

THE COMEDIAN. Estados Unidos, 2016. Un film deTaylor Hackford

Robert De Niro es indiscutiblemente uno de los grandes actores del cine americano aunque en los últimos años no siempre ha sido bien aprovechado. En The Comedian la situación mejora levemente y su actuación es una de las pocas razones que justifiquen su visión.

De Niro anima a Jackie Burke, un actor casi septuagenario que hasta 20 años atrás logró gran notoriedad en Eddie’s Home, un programa televisivo destinado a la familia. Como muchos artistas que lograron la simpatía del público actuando en sitcoms (comedia de situaciones), él popularizó al personaje de Eddie y prácticamente no pudo desprenderse del mismo una vez que la serie finalizó. Ahora, en la etapa crepuscular de su existencia y sin mucho dinero en el bolsillo trata de ganarse la vida actuando en diferentes clubes nocturnos como stand-up, un comediante que se dirige al público tratando de generar un clima de diversión mediante un improvisado humor. Como los chistes de doble sentido empleados por Jackie son bastante rudos apelando a un vocabulario que puede molestar a cierto sector de la audiencia, eso lo lleva a mantener un altercado con una persona del público que abuchea su show a quien termina atacándolo físicamente. Después de un mes en la cárcel debe prestar trabajos comunitarios, donde ahí conoce a Harmony (Leslie Mann), una mujer mucho más joven que él, con quien simpatiza y llega a mantener una relación sentimental.

A través del relato, se van conociendo a otros personajes que rodean al protagonista. Así se encuentra su distanciado hermano menor (Danny DeVito) a quien acude cuando necesita ayuda financiera, su irascible cuñada (Patti LuPone) que no lo tolera, su agente (Edie Falco) que debe avenirse a su singular personalidad y el padre de Harmony (Harvey Keitel) quien no simpatiza con él.

La mayor parte del film exhibe a Jackie actuando para diferentes audiencias y apelando a un vulgar humor para lograr eco en las mismas, incluyendo en una de ellas a gente de la tercera edad que celebra sus escatológicos chistes. Como una variación de su trabajo, él acepta participar en la animación de un reality show cuya visión deja una sensación muy poco agradable.

Dentro de los pocos momentos de intimidad, resulta humano el vínculo de Jackie con Harmony aunque los obstáculos creados para mantenerlos apartados no resultan muy convincentes y eso se trasluce aún más con una vuelta de tuerca melodramática del relato que es enfatizado con un epílogo decididamente inconvincente.

Como comedia dramática de un popular artista que tuvo sus momentos de gloria y que en el ocaso de su vida trata de revivir su carrera, el film es muy endeble y de discutible gusto donde la buena dirección de Taylor Hackford no alcanza a disimular sus debilidades; con todo, la calidez, simpatía y patetismo que De Niro brinda a su personaje hacen que pueda resultar tolerable para un público no muy exigente.

Una escena del film animado PINOCCHIO

Una escena del film animado PINOCCHIO

PINOCCHIO. Estados Unidos, 1940. Producción: Walt Disney. Supervisión de Hamilton Luske y Ben Sharpsteen. Distribución: Walt Disney (2017).

Los estudios Disney han lanzado al mercado un combo integrado por los formatos Blu-Ray, DVD e incluyendo por primera vez la versión digital en alta definición del excelente film de animación Pinocchio (“Pinocho” en español).

Aunque el adelanto tecnológico y la inventiva volcada hoy día en los filmes animados haya hecho que este género adquiera la misma importancia que cualquier otro con personajes en vivo, es importante destacar que Walt Disney fue uno de los grandes pioneros de ese campo. Así, Blanca Nieves realizado en 1937 que fue su primer film animado de largometraje, logró un descomunal éxito de crítica y público convirtiéndolo en el padre de la animación a la vez que cimentó su fama internacionalmente. Tres años después produjo la segunda maravilla que fue Pinocchio y que para muchos historiadores es uno de los más grandes filmes animados hasta la fecha. Razón no les falta, porque contemplando una vez más esta joya, a los 77 años de su estreno (7 de febrero de 1940), conserva intacto sus valores originales; sin duda es una obra maestra del género que descuella en sus diferentes renglones técnicos.

La película basada en el clásico libro Las Aventuras de Pinocho de Carlo Collodi gira en torno de Gepetto, un anciano carpintero que fabrica una marioneta de madera a la que le da el nombre de Pinocho. La aparición del Hada Azul motiva a que el muñequito cobre vida aunque conservando su cuerpo de madera; con todo, ella le hace saber que si con sus acciones demuestra ser valiente y desinteresado podrá transformarlo en un chico verdadero. A partir de allí Pinocho se embarca en una serie de aventuras que ponen a prueba su coraje, lealtad y honestidad, elementos esenciales que trasuntando su naturaleza decididamente humana le permitirán cumplir exitosamente el cometido de su hada madrina para llegar a ser un niño de carne y hueso.

Su contenido convierte al film en un bello cuento moral; además de reflejar la visión inocente del muñequito enfrentado al mundo exterior también denota la responsabilidad de su padre en aleccionarlo, al propio tiempo que resalta el valor de la amistad a través del simpatiquísimo personaje de Pepe Grillo que actuando como leal amigo y la voz de su conciencia logra rescatarlo de las situaciones peligrosas que atraviesa.

Complementando los valores de esta fábula se encuentran cinco bellas canciones que se acoplan funcionalmente al relato, donde entre las mismas se encuentra la memorable   When you wish upon a star que el American Film Institute la ubica en el séptimo lugar de las 100 canciones más grandes de la historia del cine.

La banda sonora del formato Blu-ray así como del DVD es en inglés, francés y español y los subtítulos optativos incluyen los mismos tres idiomas.