HABLEMOS DE CINE

Cine Columnistas Hablemos de Cine Mar 3, 2017 at 12:05 am
Una escena del film de animación MI LIFE AS A COURGETTE

Una escena del film de animación MI LIFE AS A COURGETTE

Por Jorge Gutman

 Al igual que la Tortue Rouge, cuyo comentario crítico se efectuó hace pocas semanas, he aquí otra joya de la animación brindada por Claude Barras en esta fina creación en stop motion intitulada My Life as a Courgette.

La película está basada en la novela Autobiografía de un Calabacín de Gilles Paris que es un hermoso cuento donde se narran las peripecias vividas por un niño de 9 años. La excelencia del guión de Céline Sciamma y del realizador capta en forma clara y concisa el espíritu de la fuente original.

El menor en cuestión se llama Icare, aunque apodado por su madre alcohólica con el sobrenombre de Courgette (calabacín). En las primeras escenas se comprueba cómo el niño accidentalmente causa la muerte de su progenitora, un factor que lo deja muy compungido. Tras este lamentable hecho, él es trasladado por un amable policía a un orfanato donde comenzará una nueva faceta de su existencia al tener que acomodarse en un medio diferente. Allí convive con otros niños que han atravesado por diferentes experiencias emocionales y en donde en mayor o menor grado se aprecia cómo la vida no les ha sonreído suficientemente al no haber podido gozar de una infancia feliz; entre los mismos se encuentra una pequeña con un tic, otra niña cuya madre fue deportada a África, Simón y Ahmed que son hijos de presidiarios y Camille cuyo padre mató a su madre y posteriormente se suicidó.

Aunque lo que precede podría originar un relato pesimista, el director evita hacerlo. Por el contrario, a pesar de los traumas sufridos por los huérfanos, el film opta por dotar a esta historia con un tono esperanzador al ver cómo ellos a través de los quebrantos experimentados lograrán formar una verdadera familia; en ese marco se encuentra Courgette quien llegará a ser atraído sentimentalmente por Camille.

Emotiva, sonriente, nostálgica y tierna, esta deliciosa película irradia humanidad a través de niños que se hacen querer; en gran parte eso es debido al logrado diseño de los personajes como así también a la muy buena labor del director que en su ópera prima demuestra sorprendente madurez en su compenetración con el mundo infantil.

Las gratas voces aportadas por Gaspard Schlatter, Sixtine Murat, Paulin Jaccoud, Michel Vuillermoz, Raul Ribera, Estelle Hennard, Elliot Sanchez, Lou Wick y ,Brigitte Rosset a los vívidos personajes de esta historia constituyen otro logro de este film que ha sido uno de los 5 nominados para el Oscar a la mejor película de animación de largometraje.

Adam Driver y Golshifteh Farahani en PATERSON

Adam Driver y Golshifteh Farahani en PATERSON

  1. Estados Unidos, 2016. Un film escrito y dirigido por Jim Jarmush

Una profunda y conmovedora historia sobre las pequeñas cosas del diario vivir es Paterson de Jim Jarmush que seguramente habrá de deleitar a todo tipo de público. Estructurado en capítulos que transcurren a lo largo de una semana, desde la primera imagen el espectador queda atrapado por la notable narración efectuada por Jarmush.

Adam Driver caracteriza a Paterson, un apocado chofer de autobús que habita en la ciudad homónima de New Jersey llevando una vida metódica y cronometrada al lado de su amada y dulce pareja Laura (Golshifteh Farahani). Todos los días amanece a las 6 y 15 de la mañana, abraza a Laura en tanto que ella le relata su último sueño. El hobby de Paterson es escribir poesías (escritas realmente por el poeta Ron Padgett) en su cuaderno de notas inspirándose en las conversaciones que oye de los pasajeros mientras está viajando, como así también de lo que va observando a su alrededor. Luego de la jornada habitual de trabajo, cena con Laura y después saca a pasear a su perro al propio tiempo que aprovecha para acercarse a un bar local a fin de tomar una cerveza, hablar con el barman (Barry Shabaka Henley) y encontrarse con los clientes habituales que concurren al lugar.

Aunque dicho en palabras, lo descripto podría resultar repetitivo con el peligro de llegar a aburrir, lo cierto es que Jarmush logra el milagro de que el relato adquiera un tono lírico que contagia gratamente a la audiencia. Entre varias de las razones que contribuyen al encanto de este film se encuentran la forma simple pero efectiva en que el director tributa un homenaje a la poesía, la descripción impecable de sus dos personajes principales y el modo tierno en que se manifiesta la relación de la pareja. Driver es todo un hallazgo asumiendo por completo la personalidad de un individuo introvertido, de no muchas palabras al hablar, pero no exento de sentimientos que se manifiestan interiormente; en cuanto a Farahani, la actriz es natural y espontánea como la mujer radiante, entusiasta y optimista apoyando en todo lo que Paterson realiza, así como igualmente se siente feliz haciendo pastelitos o tocando la guitarra.

Globalmente considerado, todo lo que ofrece esta melancólica comedia resulta convincente y lo más importante es cómo Jarmush, sin recurrir a violencia alguna, acción desmesurada o al empleo de efectos especiales, ha obtenido un excelente film impregnado de optimismo al exaltar el amor por la poesía y la maravilla de vivir. Decididamente, esta película es un canto a la vida y a todas luces recomendable.

Rosamund Pike y David Oyelowo en A UNITED KINGDOM

Rosamund Pike y David Oyelowo en A UNITED KINGDOM

 

A UNITED KINGDOM. Gran Bretaña, 2016. Un film de Amma Asante

Un importante episodio vinculado con la historia de la República de Botswana acontecido antes de su independencia se aprecia en A United Kingdom de Amma Asante; con un guión de Guy Hibbert la realizadora ofrece un film de factura clásica donde relata el amor de una pareja dentro de un clima de fanatismo racial que trata de impedirlo.

La acción comienza en Londres en 1947 donde Seretse Khama (David Oyelowo), el príncipe negro heredero de Bechuanaland (hoy Botswana), se encuentra estudiando leyes; cuando llega a conocer a Ruth Williams (Rosamund Pike) una encantadora joven perteneciente a una tradicional familia blanca británica, surge de inmediato un amor a primera vista. El sentimiento para ambos llega a ser tan profundo que ella acepta de inmediato la propuesta matrimonial de Seretse sabiendo muy bien que su destino será vivir en Bechuanaland donde él asumirá el trono que en ese momento está a cargo de su tío Tshekedi (Vusi Kumene) en calidad de regente. La oposición a ese matrimonio es total por parte de quienes rodean a la pareja; por un lado se encuentra el padre (Nicholas Lyndhurst) de Ruth, decididamente conservador, que rechaza por completo la idea de tener a un negro como yerno; no menos importante es la opinión de Tshekedi quien considera una grave ofensa para su país de que tenga a una mujer blanca como reina.

Siendo Bechuanaland un protectorado británico, la unión conyugal no es admitida por parte de las autoridades de Gran Bretaña donde el aspecto racial juega un papel importante; por un lado se encuentra el hecho de que un matrimonio mixto no comulga con las normas prevalecientes en Inglaterra, pero más importante es que la nación no desea ver entorpecidos los intereses económicos que mantiene con Sudáfrica; eso se debe a que este país caracterizado por su marcado apartheid, de ningún modo verá con buenos ojos que exista un matrimonio interracial a poca distancia de su frontera.

El film fundamentalmente se centra en los obstáculos que enfrenta la nueva pareja y la separación que por tiempo prolongado los cónyuges están obligados de mantener debido a los hechos mencionados. No es indiscreción adelantar que este drama romántico finalizará en términos políticos satisfactoriamente para Khama quien después de asumir el reinado se propone democratizar a su país; él será el primer presidente elegido por el pueblo cuando Botswana logra su independencia en 1966.  

Las actuaciones de Oyelowo y Pike son impecables. El actor tal como lo hiciera en Selma (2014) ofrece nuevamente una digna y elocuente interpretación de un hombre de coraje y determinación; con su brillante oratoria logrará vencer la barrera interpuesta en su camino reafirmando a su pueblo que de ningún modo su lealtad al mismo queda menoscabada por el amor que siente a su mujer blanca. Por su parte Pike irradia candor, pureza y valor enfrentando las adversidades que su personaje atraviesa. En roles de apoyo Tom Felton y Jack Davenport se desempeñan airosamente como los cínicos representantes del gobierno británico que a toda costa buscan destruir la unión conyugal de Seretse y Ruth.

A pesar de que el film no destina mucho tiempo para describir con más profundidad la cultura africana, de todos modos satisface al ilustrar un episodio no muy conocido sobre lo que aconteció en Botswana. Dentro del marco de una buena historia de amor, Asante expone los vericuetos racistas de Gran Bretaña y la poca consideración que en materia de derechos humanos mantuvo durante el ejercicio de su protectorado en África.

VIDEO

DESIERTO. México-Francia, 2015. Un film de Jonas Cuarón. Distribución: Metropole Films (2017)

Gael García Bernal en DESIERTO

Gael García Bernal en DESIERTO

Presentado por primera vez en el TIFF de 2015, este film de Jonas Cuarón fue estrenado en Estados Unidos el año pasado pero nunca vio la luz en Canadá; afortunadamente, ahora puede ser juzgado en la pantalla chica a través del video recientemente editado por Métropole Films.

En su segundo film como director y coguionista Jonás Cuarón ofrece un potente thriller que adquiere características de western. El punto de partida de Desierto (México) es el de varios mexicanos que intentan atravesar la frontera para llegar ilegalmente a los Estados Unidos. Si bien ese tema ya ha sido tratado por el cine con cierta frecuencia, aquí la historia adquiere matices diferentes. Moisés (Gael García Bernal) es uno de los que participan en esta arriesgada aventura actuando como líder protector del grupo. Al cruzar la frontera y llegar a un vasto desierto de Texas, sus integrantes deben cuidar de no exponerse a los funcionarios americanos bajo riesgo de ser detenidos e inmediatamente repatriados. El conflicto del drama se presenta cuando Sam (Jeffrey Dean Morgan), un individuo americano mentalmente desequilibrado, viajando en su coche con la compañía de su leal perro asesino, encuentra un raro placer matando a toda persona extraña de quien sospecha como indocumentada; para ello se vale del fusil que porta consigo y de la ayuda brindada por el animal para detectar y atacar a las víctimas. Lentamente y dentro de un clima de máxima tensión, Sam va logrando su objetivo eliminando progresivamente a casi todos los integrantes del contingente hasta que se produce el momento del decisivo enfrentamiento de Moisés con el criminal.

Con los dos personajes centrales muy bien caracterizados, Cuarón somete al espectador a un perturbador viaje emocional donde el grupo humano de referencia se siente atrapado en una inmensa región desértica afrontando el odio incubado por un despiadado y salvaje asesino racista para quien la vida de una persona carece de valor alguno. La fotografía de Damián García adquiere relevancia captando la soledad del panorama en que transcurre la acción.

A pesar de haber sido rodado en 2015, el tema del film cobra candente actualidad con la política inmigratoria sustentada por la actual administración americana con relación a México.