“Si tu gato tuviera el tamaño de un león, te comería”

Mundo Noticias Mar 5, 2017 at 4:45 pm
Una imagen del documental 'Conociendo a los felinos'.

Una imagen del documental ‘Conociendo a los felinos’.

“Cuando observas a tu gato juguetear con un pobre pajarillo en el jardín o en la terraza estás asistiendo prácticamente al mismo drama de la matanza de un ñu por un león en la sabana africana: solo cambia la escala. “La única diferencia significativa entre el gato doméstico y los grandes felinos es el tamaño”, afirmanBeverly y Dereck Joubert, reconocidos expertos mundiales en los segundos y abanderados de su conservación. No es sin embargo en este caso el tamaño una cuestión baladí, pues, añaden tras una pausa dramática: “Si tu gato tuviera el tamaño de un león, te comería”.

Los Joubert, célebre y mediático matrimonio sudafricano especialistas en estudiar y filmar de manera asombrosamente cercana a los grandes felinos salvajes y muy especialmente a los leones (son ambos exploradores en residencia de National Geographic), han dado un giro en su trabajo para comparar el comportamiento de esos animales con sus primos pequeños, los gatos domésticos. El resultado es un documental extraordinario Conociendo a los felinos (Nat Geo Wild, domingo a las 18 horas) tras cuyo visionado uno nunca volverá a ver de la misma manera al minino de casa.

“Si tu gato tuviera el tamaño de un león, te comería”

El documental sigue a un gato doméstico en sus andanzas y merodeos cotidianos con la gracia de que los que lo filman, echando mano de toda su pericia atesorada en 35 años de ir tras leones, leopardos y guepardos en el bushy la sabana de Botsuana y Kenia, son Beverly y Dereck. El gato protagonista del despliegue es Smokey. “No es nuestro, sino de nuestro vecino”, explican los Joubert. “Nosotros no hemos tenido nunca gato, no nos lo podíamos permitir estando todo el tiempo fuera en el campo”. Tampoco han tenido hijos, aunque una vez criaron un leopardo. Asegura la pareja que Smokey, un simpático taby de pelo largo, les ha sorprendido (y cautivado). “Lo hemos seguido y filmado como hacíamos con los leones y los otros grandes felinos, con una salvedad: siempre tenemos la norma de nunca tocar al animal, y esta vez hemos podido hacerlo, ha sido inusual tener relación táctil, y muy emocionante”, apunta Beverly.

El documental muestra a Smokey haciendo todo lo que hacen los gatos que, subrayan las imágenes, es extraordinariamente idéntico a lo que hacen sus primos de Zumosol felinos, como se puede observar en las escenas que se ofrecen en paralelo de estos: cazar, acicalarse, dormir, reñir con los congéneres, marcar territorio, adiestrarse jugando, cortejar. Los Joubert admiten que el gato presenta algunas diferencias con los leones. “Es cierto, los gatos no son sociales como ellos, probablemente el que les es más cercano en ese aspecto es el leopardo”. Y los gatos son los únicos felinos que ronronean de verdad, algo que no se sabe muy bien qué finalidad tiene.

Los Joubert sugieren de una manera muy poética que “en el alma del gato hay un gran felino”. ¿Se ve el gato a sí mismo como un tigre?, les pregunto. “No lo creo”, ríe Dereck, “y menos cuando lo persigue un perro”.

'Smokey', creyéndose el león de la Metro.
‘Smokey’, creyéndose el león de la Metro.

El documental se emite en el marco del Big Cat Month, la programación especial este mes de Nat Geo Wild que quiere advertir de que la mayoría de las especies de grandes felinos se encuentran entre los animales más amenazados del planeta. Los Joubert precisamente han protagonizado campañas para concienciar sobre el riesgo real de quedarnos pronto sin esos maravillosos animales, y crearon en 2009 la asociación Big Cat Iniciative que trabaja por la protección de los grandes felinos y su ecosistema. “El tiempo se ha vuelto precioso en lo que concierne a los grandes felinos”, asegura Dereck Joubert; “se encuentran en una espiral de desaparición tan dramática que si dudamos hoy sobre las acciones a llevar a cabo seremos responsables de su extinción en todo el mundo; hay que actuar ya”. ¿Siguen los leones su caída en picado? “Sí, quedan apenas 20.000 y el número continúa descendiendo, ¡y se los sigue cazando! Estamos perdiendo a los leones. Es muy probable que en 20 años ya no existan en libertad”.

No puedo despedirme de los Joubert sin volverle a agradecer a Dereck que prácticamente me salvara la vida aquel día en el Masai Mara cuando atolondradamente me bajé del todoterreno en el que íbamos para coger una pluma de marabú y un guepardo se arrancó hacia mí a la carrera, que en su caso es mucha. El grito de Dereck y el hecho de que el guepardo prefiriera a una tierna cría de ñu que estaba a unos metros del coche seguramente evitaron una desgracia para el periodismo aquel día. “¿Suelen atacar los guepardos a los seres humanos?, le pregunto. “No, excepto a los redactores españoles imprudentes”, ríe de buena gana.

MAULLANDO POR LOS TIGRES

A Dereck le entusiasma la idea de implicar a los propietarios de gatos en la defensa de los grandes felinos, algo a lo que confía que ayude el documental, que recalca la similitud. “Hay 600 millones de gatos domésticos en el mundo, si sus dueños ayudaran económicamente a salvar a los grandes felinos —leones, tigres, leopardos, jaguares—, de los que hay menos de un millón, sería un gesto decisivo. Así que ¡dejemos a los gatos maullar por los grandes felinos!”. Una iniciativa concreta sería destinar una pequeña parte de cada lata de comida para gatos y de otros productos a los proyectos de conservación de sus primos.

En la actualidad hay 38 especies de felinos en el mundo. Desde el pequeño gato doméstico al tigre de Siberia, que pesa 80 veces más. En el pasado la diversidad era muchísimo mayor: uno no sabe si lamentarlo dado que entre las especies que ya no están con nosotros se cuentan varias variedades de mortíferos tigres dientes de sable y el león de las cavernas, que depredaba con fruición a nuestros antepasados.