El derretimiento de un glaciar hace desaparecer un río de Canadá en cuatro días

Canadá Top News Apr 18, 2017 at 9:28 am
Restos de hielo en el cañón por el que bajaba el glaciar Kaskawulsh, en 2016.

Restos de hielo en el cañón por el que bajaba el glaciar Kaskawulsh, en 2016.

El derretimiento acelerado de uno de los mayores glaciares del río Yukón de Canadá, ubicado en el noroeste del país, ha hecho desaparecer un río en apenas cuatro días, según ha publicado este lunes la revista Nature Geoscience. El agua se ha desviado totalmente hacia otro cauce, en lo que los científicos consideran el primer caso observado de piratería fluvial repentina. Los especialistas que han documentado el fenómeno, ocurrido la primavera de 2016, lo consideran un ejemplo inquietante de cómo el calentamiento global está cambiando drásticamente la geografía del mundo.

 “Fuimos a la zona con la intención de continuar con nuestras mediciones en el río Slims, pero hallamos el lecho del río más o menos seco”, ha declarado James Best, geólogo de la Universidad de Illinois, citado por el diario The Guardian. “El delta superior que habíamos estado navegando en un pequeño bote es ahora una tormenta de polvo. El cambio en el paisaje fue increíblemente dramático”.

El equipo sobrevoló el glaciar en helicóptero y utilizó aviones no tripulados para investigar lo que sucedía. “Percibimos que el agua que normalmente salía del glaciar y se dividía en dos tramos, ahora iba en una sola vía”, añade Best.

Aunque durante el siglo XIX los científicos ya había identificado otros casospiratería fluvial, los habían asociado con cambios en las placas tectónicas y erosiones que ocurrieron hace miles o millones de años. El cambio en el cauce del Kaskawulsh se considera el primer caso observado en la era moderna. El análisis publicado en Nature Geoscience sugiere que esta drástica modificación se puede atribuir casi con seguridad al cambio climático antropogénico, es decir, causado por el ser humano.

La transformación ya provocó que el lago Kluane, que se alimentaba del río Slims, se encuentre un metro por debajo de su peor nivel. Eso está obligando a los animales del entorno a adaptarse a las nuevas condiciones del ecosistema. En cambio, el río por el que ahora baja el agua del glaciar, es 60 o 70 veces más grande y más caudaloso de lo que solía ser.