Un mexicano, acusado por error de traficar con su hija en un vuelo de United

Latinoamérica Mundo Noticias Apr 18, 2017 at 3:55 pm
Aviones de United Airlines.

Aviones de United Airlines.

Tiene su apellido, sus genes, incluso, el mismo color de pelo, pero no de piel. Eso fue suficiente para que la mujer que estaba sentada a su lado lo denunciara y las autoridades migratorias de Estados Unidos lo detuvieran e interrogaran. Eso le sucedió a un mexicano que viajaba de Cancún a Nueva York con su hija de tres años, ha expuesto su esposa Maura Furfey. “Siempre habrá personas que hagan comentarios racistas, pero nunca pensamos que los sobrecargos tomarían una de estas observaciones en serio”, ha lamentado su cónyuge estadounidense en un artículo publicado el lunes en The Huffington Post.

Cuando el avión aterrizó, un grupo de oficiales de la Autoridad Aeroportuaria y de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos se acercó al hombre y lo escoltó afuera de la aeronave. Los agentes empezaron a lanzar preguntas. Dónde había nacido, en dónde había sido registrada, quién era la madre. Él no sabía lo que pasaba. Su hija no paraba de llorar, según lo cuenta Furfey. Ella corroboró las respuestas de su esposo y las autoridades se convencieron de que no mentían, pero afirmaron que “no valía la pena” investigar el estado mental de la denunciante.

Todos los documentos migratorios de su esposo estaban en regla: su permiso de residencia, su pasaporte y una autorización de Furfey para que la menor abandonara Estados Unidos para visitar durante una semana a la familia de su marido. Días después de tramitar una queja ante la aerolínea obtuvo una disculpa y un cupón de 100 dólares para su siguiente vuelo con United. “Es inútil porque nunca volaremos con esta empresa en particular”, ha escrito. La compañía se había visto envuelta en otro escándalo, tras expulsar de forma violenta a un pasajero de un vuelo que había sido sobrevendido.

“Fue una experiencia aterradora para nosotros, una simple revisión de los pasaportes o de los registros de los viajes de mi esposo hubieran demostrado que no había ningún problema y nos hubiera ahorrado el drama y el estrés que esto creó”, reclama la mujer, que enseña español en una escuela del Bronx. “En este clima político lleno de odio, estábamos preparados o eso pensábamos, pero nunca pudimos haber estado preparados para esto”, sentencia Furfey.