El redescubrimiento del ‘Ruiseñor de América’

Espectáculo Latinoamérica Noticias May 26, 2017 at 9:23 am

El director Rodolfo Muñoz durante la proyección.

El director Rodolfo Muñoz durante la proyección.

Rodolfo Muñoz hace cuatro años decidió seguir la diáspora del cantante Julio Jaramillo por el continente americano entre los años 50 y 70. Sentía que los ecuatorianos “se estaban perdiendo una gran historia” y que habían conocido a Julio por mitos como que era un mujeriego y un borracho. “Esa parte burda ya había sido explotada, no creo que tengamos derecho a meternos en la vida muy íntima de la gente”, dice Muñoz.43e0999414142350f39f98e6d2c05c87_XL

 Uno de los hallazgos del documental fue conocer que Jaramillo había grabado con la orquesta Astor Piazzola. Los coleccionistas dejan oír en el documental algunas de esas canciones, pero el documentalista, excéptico, llegó al productor de ese disco, que se grabó en Venezuela, y despeja todas las dudas casi al final del filme.

Casi todo en el filme resulta nuevo para el público ecuatoriano, que si se le pide mencionar algunas de las canciones de Jaramillo no supera las 10. Aquí se quedó etiquetado como el cantante de los pasillos que alimentan el despecho, la música de las clases populares.

Los datos biográficos son mínimos, acaso la anécdota de que la madre del cantante le rompió un diente de un puñete cuando descubrió que cantaba a escondidas de ella o la de su hermano, que también era cantante, y que juntos se hicieron conocidos en las radios de la épocas.

El documental muestra en 107 minutos el camino que hizo el cantante por toda Latinoamérica. En México, fue un gran ídolo y eso lo confirman los radiodifusores de la época. En Colombia y Venezuela se quedaron grabadas sus canciones y eso lo confirma la gente de la calle que es entrevistada por el documentalista.

La película tuvo su premier en el festival de documentales de Quito (Encuentros del Otro Cine), y ahora pasará por un par de festivales pequeños, uno de ellos en Nueva York donde se espera que atraiga a los migrantes ecuatorianos. “Los ecuatorianos cuando estamos fuera acudimos a los mercados de la nostalgia donde se consiguen los productos locales, lo mismo ocurre con la música de Julio Jaramillo”, dice Muñoz. “Muchos se ven reflejados en la historia de Julio, también sienten que no han sido profetas en su tierra”.560dabc637019

La historia de Julio Jaramillo era un pendiente que tenía Ecuador porque ha sido el artista más internacional de todos los tiempos, aunque en su momento no recibió el justo homenaje. La película muestra esa devoción a destiempo que le dedican sus coterráneos, los guayaquileños, que de cierta manera lo expulsaron al exilio.

Rodolfo Muñoz, director del filme, viene del periodismo y ha tenido otros aciertos como la cinta Muchedumbre, que documenta la rebelión policial del 30 de septiembre de 2010, en la que Rafael Correa vio peligrar su permanencia en el poder.