El misterio del “ataque acústico” en La Habana

Latinoamérica Mundo Noticias Aug 11, 2017 at 9:11 pm
Embajada de Estados Unidos en La Habana.

Embajada de Estados Unidos en La Habana.

Un misterio enturbia las relaciones diplomáticas de Cuba y EE UU. El Departamento de Estado reconoció el jueves que “está en curso una investigación” sobre un supuesto “ataque acústico” contra funcionarios de la Embajada estadounidense en La Habana que les habría causado graves pérdidas auditivas, un extraño suceso revelado por la agencia Associated Press con base en fuentes oficiales de EE UU. Los empleados y sus familiares se habrían visto afectados por instrumentos de tecnología punta situados en las inmediaciones de su residencias, o incluso en el interior. Los detalles todavía son difusos y EE UU se cuida de señalar a ningún posible responsable. “No tenemos respuesta definitiva sobre la causa de lo que consideramos incidentes”, dijo a la prensa una portavoz del Departamento de Estado. Este viernes por la parte el propio titular del Departamento de Estado, Rex Tillerson, repitió: “Todavía no hemos logrado determinar quién fue el culpable”.

 Tampoco se ha precisado el número de estadounidenses afectados. Sí ha trascendido que el fenómeno se dio a finales de 2016, cuando funcionarios de EE UU en La Habana “comenzaron a experimentar dolencias” y “varios síntomas físicos”. Los afectados recibieron tratamiento médico y finalmente fueron repatriados a su país.

Dadas las fechas indicadas, el incidente ocurrió en medio de la transición presidencial de la Administración de Barack Obama y la de Donald Trump, mucho antes de que el pasado mes de junio el nuevo jefe de la Casa Blanca anunciase que revertía en parte el acercamiento diplomático de su antecesor a La Habana y tocase de nuevo los viejos tambores de hostilidad de los tiempos de la Guerra Fría bilateral.

La Embajada de EE UU en Cuba fue reabierta por orden de Obama en el verano de 2015 en el mismo edificio donde estuvo antes de la Revolución de 1959 y que hasta el deshielo había permanecido operando desde 1977 como Oficina de Intereses de EE UU en la isla, siempre en tensión al ser considerada por Fidel Castro “un nido de espías”.

El Gobierno cubano aseguró el miércoles que nunca ha permitido que en la isla se realizasen acciones contra representantes diplomáticos del país vecino. La cancillería expresó en un comunicado que al tener noticia del peculiar incidente “Cuba tomó con suma seriedad el asunto y actuó con celeridad y profesionalismo (…) iniciando una investigación exhaustiva, prioritaria y urgente”, transmitiendo “a la embajada estadounidense la necesidad de compartir información” y cooperar. Washington ha corroborado que sus agencias de investigación están contando con “alguna orientación, alguna ayuda” de sus contrapartes cubanas.

Al caso de los estadounidenses se sumó el jueves una denuncia idéntica de Canadá, que informó de que uno de sus diplomáticos en Cuba también padeció una pérdida de audición sin causa aparente. “Somos conscientes de los extraños síntomas que afectan al personal canadiense y estadounidense y a sus familias en La Habana”, manifestó una portavoz del Ministerio de Exteriores canadiense.

Según la cadena CNN la inteligencia americana está investigando la posible participación de un tercer país en los ataques acústicos a su personal en La Habana, un elemento que retuerce aún más la trama de un episodio inédito que trae de vuelta el rumor de décadas de peleas soterradas entre la Cuba castrista y EE UU.