¿Por qué el Estado Islámico reivindicó el tiroteo en Las Vegas?

Mundo Noticias Oct 3, 2017 at 4:53 pm
La masacre durante un concierto en Las Vegas, ya deja 59 muertos y más de 500 heridos.

La masacre durante un concierto en Las Vegas, ya deja 59 muertos y más de 500 heridos.

El EI afirmó que el asesino de Las Vegas, Stephen Paddock, un contador jubilado asiduo apostador, era en realidad “Abu Abdelberr el americano“, “soldado del califato” recientemente reconvertido al islam, quien llevó a cabo una misión de venganza.

Pero los investigadores y los servicios especiales se muestran escépticos al respecto.

La Oficina Federal de Investigación (FBI) estadounidense publicó un comunicado en el que descartó, de momento, lazos con una organización “terrorista”.

Actualmente “Dáesh (acrónimo en árabe del Estado Islámico) tiene tendencia a reivindicar todos los atentados, porque se redujeron militarmente y al mismo tiempo tienen que seguir afirmándose en el espacio mediático”, declaró este martes el ministro del Interior francés, Gérard Collomb.

El procedimiento de autentificación de un ataque o un intento, incluso desbaratado u abortado, se mantuvo durante mucho tiempo inalterable: antes de pasar al acto, incluso durante el atentado si era posible, el yihadista debía jurar fidelidad al jefe del grupo, el “califa” autoproclamado, Abu Bakr al Bagdadi, y reivindicar su acción en nombre de la yihad.

En su defecto, debía dejar en evidencia, en su domicilio o su coche, una bandera negra del EI. Podían asimismo grabar un video o un audio para subirlo a internet.

Luego del atentado de Niza (sur de Francia) en 2016, en el que murieron 86 personas cuando un tunecino al mando de un camión atropelló a una multitud el 14 de julio (fiesta nacional), comenzaron a surgir dudas.

El Estado Islámico se apresuró a reivindicar el ataque, pero nada ha permitido hasta ahora vincular al autor con el grupo yihadista o algún otro movimiento.

Reivindicar ‘todo lo que se ve’

“Esta masacre no puede acreditarse al yihadismo, el autor tenía enormes problemas mentales“, afirmó a la AFP Farhad Khosrokhavar, de la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales francesa (EHESS). “Pero nadie escucha. Hay momentos en que la sociedad es ciega. Y sirven por lo tanto la causa de Dáesh”, añadió.

Con el EI que cede terreno frente al embate militar en Siria e Irak, las reivindicaciones dudosas se multiplican.

El 17 de septiembre se le niega el acceso a una pasajera de unos 50 años a un vuelo París-Londres que partía de uno de los aeropuertos de la capital francesa. La mujer dice entonces que el avión va a estallar, lo que provoca su arresto y la evacuación del aparato, que partió luego de un registro minucioso.

Al día siguiente el diario en internet Al Naba, publicado por el EI, afirmó que uno de sus “destacamentos de seguridad” había logrado colocar explosivos en el aeropuerto, pero que fueron “descubiertos por las fuerzas cruzadas”.

Para Paul Cruickshank, del Combating Terrorism Center de West Point, “el EI reivindicó falsamente los últimos meses ataques e incidentes que no tenían relación con el yihadismo (…) con la intención desesperada de llamar la atención, van a reivindicar cualquier cosa, sabiendo que sus simpatizantes no creen ni al gobierno ni a la prensa”.

Shiraz Maher, experto de radicalización islamista del King’s College de Londres, estimó, evocando al asesino de Las Vegas, que “si es un convertido y estuvo en contacto con el EI, alguien lo sabría. Sus amigos, sus familiares, las fuerzas de seguridad tendrán que aclarar el tema”.

Para el especialista de los movimientos islamistas, Mathieu Guidère, la desbandada del EI en el terreno, y la pérdida de sus bastiones de Mosul y Raqa, explica cierta improvisación en las reivindicaciones.

“El El, que publica los comunicados de la agencia Amaq (órgano de propaganda de EI) está detrás de un televisor, mirando CNN o Al Jazeera, y reivindica”, dijo a la AFP.

“Ya no estamos delante de gente que pide pruebas. Tiene tendencia a reivindicar más o menos todo lo que ve”, añade.