De Putin al mal gusto de Maradona

Deportes Noticias Dec 1, 2017 at 12:05 pm
Maradona, en la ceremonia de la FIFA

Maradona, en la ceremonia de la FIFA

El presidente ruso fue la gran estrella del sorteo, como lo fue 7 años atrás cuando la candidatura rusa ganó a la candidatura ibérica en la carrera por organizar el Mundial de 2018. “Sabemos recibir a los amigos del fútbol. En este país siempre recibimos bien a todos”, sentenció un serio Putin para dar el pistoletazo de salida a la Copa del Mundo junto a Gianni Infantino.

Tras los discursos de uno de los dos hombres más poderosos del mundo y el que manda en el mundo… del fútbol, llegó una actuación en play black, prescindible a todas luces, acompañada de una serie de bailes con tintes futbolísticos que dieron paso a la Copa del Mundo que mostró Miroslav Klose, el máximo goleador de la historia de los mundiales.

Media hora después del inicio de la ceremonia Gary Lineker tomó las riendas con Maradona a su espalda y su pajarita amarilla desafiando la gravedad y a la suerte. El que fuera delantero del Barcelona y actual enemigo de Benzema se movió con seguridad y dominando el escenario del primer al último minuto del sorteo. Incluso se atrevió a bromear con Cannavaro al celebrar la presencia de un italiano en el Mundial, gesto que no causó mucha gracia al exmadridista.

Carles Puyol, su gol en la semifinal en Durban ante Alemania y su melena representaron a la España campeona, junto a Blanc, Cafú, Maradona, Gordon Banks y Nikita Simonyan, autores de la distribución de los diferentes grupos, quepara Lineker el más fuerte de todos es el de España con Portugal, Marruecos e Irán.

Todos los invitados respondieron de manera cortés a las preguntas del Lineker presentador a excepción de Diego Maradona, que no se cortó un pelo a la hora de valorar a su selección. “No puede jugar de lo que lo ha hecho, pero el grupo es bueno”, palabras que fueron seguidas por risas, gesto no compartido por un Sampaoli al que no le gustó esa feroz crítica del que fuera astro del fútbol.

Casi todos contentos, en especial Putin y el grupo que le tocó en suerte a Rusia, con Uruguay, Arabia Saudí, y Egipto como rivales. Alfombra más roja que nunca para el presidente ruso y su equipo.