El COI prohíbe a Rusia participar en los Juegos de Pyeongchang, pero admite a sus deportistas

Deportes Mundo Noticias Dec 5, 2017 at 5:55 pm
El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo del COI, Thomas Bach, en marzo de 2014.

El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo del COI, Thomas Bach, en marzo de 2014.

Rusia es el primer país que no podrá participar en unos Juegos Olímpicos por dopaje. Así lo han decidido esta tarde en Lausana (Suiza) los 15 miembros del comité ejecutivo del Comité Olímpico Internacional (COI), presidido por el alemán Thomas Bach, que ha decidido que los deportistas rusos solo podrán participar en los próximos Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang (Corea del Sur), en febrero de 2018, si lo hacen bajo bandera neutral, sin himno ni elementos distintivos que hagan pensar que compiten por Rusia. Una de las grandes potencias del movimiento olímpico, el nombre de Rusia, cuyo comité olímpico ha sido suspendido, no figurará en el medallero de Pyeongchang.

El presidente ruso, Vladimir Putin, que dijo previamente que consideraría una humillación cualquier castigo, no reaccionó inmediatamente a la decisión del COI. Fuentes cercanas al Kremlin señalaron que creían poco probable que Putin llamara a un boicot de los Juegos de Pyeongchang. El COI ha excluido a Vitaly Mutko, viceprimer ministro de su Gobierno, y presidente del Comité Organizador del Mundial de fútbol de Rusia 2018, de su participación en todos los Juegos Olímpicos del futuro. Según la investigación, Mutko, exministro de Deportes ruso, fue el elemento clave en la instauración del método del positivo que desaparece, como McLaren llamó a su técnica para encubrir los análisis de dopaje de sus deportistas dopados.

 El COI ha creado una comisión, presidida por Valerie Fourneyron, exministra francesa de Deportes y directora de la Autoridad de Control antidopaje Internacional (ITA), que examinará uno por uno los casos de los deportistas rusos que deseen competir en Pyeongchang. Solo podrán hacerlo aquellos deportistas que se hayan clasificado para los Juegos y que puedan demostrar su limpieza en asuntos de dopaje a satisfacción de la comisión.

Los deportistas rusos competirán bajo la bandera olímpica en un equipo denominado Deportistas Olímpicos de Rusia (OAR, por Olympic Athletes from Russia, será su acrónimo) y si consiguen una medalla de oro sonará el himno olímpico cuando la reciban en el podio o en cualquier ceremonia que se les dedique.

“Se ha probado la sistemática manipulación del sistema antidopaje en el deporte ruso”, señaló Bach como causa de una decisión insólita que no se atrevió a tomar antes de los Juegos de Río 16, cuando el COI contaba con los mismos elementos de prueba. Bach precisó que solo los informes encargados por el COI a su miembro Dennis Oswald y al político suizo Samuel Schmid, que dirigieron sendas comisiones de investigación, les permitieron validar los hallazgos relatados por los informes de la Agencia Mundial Antidopaje redactados por sus investigadores Richard Pound y Richard McLaren. “Antes de Río no tuvimos tiempo para llevar a cabo un proceso justo, oyendo a las partes y analizando todos los detalles antes de tomar una decisión. Ahora tenemos confirmación de cómo los rusos manipularon una instalación olímpica, el laboratorio antidopaje de Sochi, y corrompieron la idea olímpica. Fue un ataque sin precedentes contra la integridad olímpica”. El COI ha fijado en 15 millones de dólares la indemnización que deberá abonar Rusia para pagar los gastos de las investigaciones y para contribuir a la lucha contra el dopaje.

Antes de tomar su decisión, en una cargadísima jornada junto al lago Leman, los miembros del COI leyeron el informe Schmid y escucharon los argumentos de una delegación rusa compuesta por su principal estrella para los Juegos de Invierno, la patinadora artística Evgenia Medvedeva, doble campeona mundial de patinaje, de 18 años; Vitaly Smirnov, director de la agencia rusa antidopaje (RUSADA) después de la crisis, y Alexandr Zhukov. Presidente del Comité Olímpico Ruso. Bach contó que durante la reunión, Zhukov se diculpó en nombre del Comité Olímpico Ruso. Bach no explicó de qué se disculpó exactamente. “Fue una reunión confidencial”, dijo. “Si quiere contarlo Zhukov, que lo haga. Yo no diré más”.

Por ahora, 25 deportistas rusos participantes en los Juegos de Invierno de Sochi 2014 han sido sancionados en las últimas semanas. Ninguno de ellos podrá competir en Pyeongchang. La AMA cuenta con elementos que le permiten calcular que a menos 1.000 deportistas rusos se aprovecharon del montaje de sus autoridades para encubrir el dopaje.

El Gobierno ruso siempre ha negado los hechos y ha acusado a Estados Unidos de organizar un compló para hundirles. El principal elemento de las sucesivas investigaciones ha sido la confesión de Grigory Rodchenkov, el director de los laboratorio antidopaje de Moscú y Sochi, que participó en la trama y posteriormente, hace dos años, se instaló en Estados Unidos, desde donde detalló su actuación y cómo durante los Juegos de Sochi daban el cambiazo todas las noches de la orina de los deportistas rusos que sabían que se habían dopado por un líquido limpio, sin restos de sustancias prohibidas, que se había almacenado congelado a lo largo de todo el año anterior, 2013.