LOS MEJORES FILMES DE 2017

Cine Columnistas Jan 11, 2018 at 10:48 am
CALL ME BY YOUR NAME (Italia-Francia).

CALL ME BY YOUR NAME (Italia-Francia).

Solamente consideramos los filmes estrenados comercialmente durante el año que acaba de finalizar; por lo tanto he excluido aquéllos títulos que aunque apreciados en festivales, serán dados a conocer en el transcurso de este año.

He aquí las películas listadas alfabéticamente.

120 BATTEMENTS PAR MINUTE (Francia).

A través de un lúcido relato el director y guionista Robin Campillo considera la lucha emprendida por un grupo de militantes del Act Up-Paris en los inicios de la década del 90 contra las autoridades de Francia y los laboratorios farmacéuticos frente a la pasividad e indiferencia adoptada en momentos en que el SIDA azota en forma despiadada. Si bien el film mantiene en su mayor parte una estructura coral, en los tramos finales adquiere considerable fuerza ilustrando la relación sentimental de un joven del grupo no afectado por el virus con otro miembro seropositivo que se encuentra en estado de agonía.

CALL ME BY YOUR NAME (Italia-Francia).

Esta sublime película de Luca Guadagnino aborda la relación amorosa de un precoz y erudito adolescente con un joven mayor que él durante las vacaciones estivales en el marco de un majestuoso paraje italiano. Desde el principio al fin el relato seduce, entre otras razones, por la sutileza empleada por el realizador en la descripción de ese vínculo homosexual y por la ternura que emana del mismo en la profundización de los sentimientos humanos.

DUNKIRK (Estados Unidos-Gran Bretaña).DUNKIRK

Una estupenda proeza es la lograda por Christopher Nolan en este épico drama histórico reconstruyendo la evacuación de más de 300 mil soldados de las fuerzas aliadas atrapados en las playas francesas de Dunkerque durante la Segunda Guerra Mundial. El director concibió un film de resonancia universal que conmueve profundamente por la humanidad que esboza dejando al espectador la sensación de haber visto una obra maestra del cine.

FRANTZ (Francia-Alemania).

Este impecable melodrama es uno de los más bellos y románticos que haya realizado el versátil director y escritor François Ozon. Ambientado poco después de haber concluido la Primera Guerra Mundial, su tema gira en torno a un joven francés que fue gran amigo de un muchacho alemán muerto en combate y la relación que mantiene con sus padres y en especial con la joven novia del desaparecido. Con una minuciosa observación de los detalles de época dentro del marco de una intachable narración, Ozon ofrece un film inteligente que gratifica al espectador.

GLORY (Bulgaria-Grecia).

Las injusticias socio económicas existentes en la Bulgaria post comunista así como la corrupción e inmoralidad prevalecientes en ciertos sectores de la esfera política es lo que se aprecia en esta muy buen película de los directores Kristina Grozeva y Petar Valchanov. La historia que está basada en un episodio acontecido en Bulgaria hace cierto tiempo se centra en un humilde trabajador ferroviario que en un acto de extraordinaria honradez entrega a la policía el contenido de una millonaria suma de dinero encontrada en las vías férreas; sin embargo, después de vivir su momento de gloria al ser catapultado como un héroe, cae en desgracia cuando inocentemente en un reportaje televisivo pone en evidencia algunos trapos sucios de los funcionarios del ministerio de transporte. En esta tragicomedia muy bien narrada queda en claro que en un medio social donde los valores morales dejan que desear es preferible ocultar la verdad para no ser castigado.

I, DANIEL BLAKE (Gran Bretaña-Francia).

Como es habitual en su filmografía, Ken Loach siempre comprometido con un cine social, nuevamente manifiesta su preocupación por los sectores más indefensos de la sociedad en la que vive. Con el excelente guión de su habitual libretista Paul Laverty, el realizador brinda una película que conmueve por su honestidad y absoluta sinceridad demostrando cómo el engranaje burocrático de los organismos estatales puede humillar y desintegrar moralmente a inocentes individuos.

I AM NOT YOUR NEGRO (Estados Unidos-Francia-Bélgica-Suiza).

El remarcable director Raoul Peck logra un excelente documental abordando el candente problema del racismo en Estados Unidos a través de James Baldwin (1924-1967), un eminente escritor e intelectual afroamericano que dedicó importantes años de su vida analizando este urticante tema.

LA TORTUE ROUGE (Francia-Bélgica-Japón).

El encanto del cine se hace presente con esta joya de la animación realizada por Michael Dudok de Wit. Si acaso el séptimo arte ha sido concebido para que con solo imágenes desprovistas de dialogo se pueda transmitir una historia de considerable significación humana, este hermoso cuento para adultos lo confirma plenamente. Por su alta creatividad el público asiste a una obra maestra del género que resalta el poder de la naturaleza y las importantes etapas de la vida..

MUDBOUND. (Estados Unidos). Un film de Dee ReesMUDBOUND

Después de haberse exhibido exitosamente en los festivales de Sundance y Toronto, este vigoroso drama de la directora Dee Rees, adaptado de la novela de Hillary Jordan, es altamente conmovedor enfocando una vez más el espinoso tópico del racismo en la zona rural del delta del Mississippi -estado de Luisiana- durante la década del 40. El guión de la realizadora y de Virgil Williams narra la historia de dos núcleos familiares interrelacionados por tener que compartir un terreno para la explotación del algodón. En una de ellas está la familia McAllan cuyos integrantes son blancos y dueños de la tierra; a cercana distancia reside la familia afroamericana Jackson que alquila de los McAllan una parte de la tierra que ha sido cultivada por sus ancestros a lo largo de varias generaciones. Cuando Jamie -el hijo menor de los McAllan-, regresa al hogar después de haber participado en la Segunda Guerra, e igualmente se produce el retorno de Ronsel – primogénito de los Jackson- quien actuó en Europa sirviendo a su patria, se forja entre ambos un vínculo amistoso a pesar de la diferencia en el color de la piel. Esa fraternidad interracial repercutirá dramáticamente en ambas familias debido a la marcada discriminación existente en la región.

La visión de esta remarcable historia produce un sentimiento entremezclado de tristeza e ira al comprobar cómo el fanatismo del racismo, presentado en variadas formas a través de sus personajes, produce una profunda humillación de la población negra; sus integrantes sometidos a las órdenes de los blancos prácticamente parecen ser sus esclavos, a pesar de que teóricamente la esclavitud fue abolida en la segunda mitad del siglo XIX. La excelente interpretación de su elenco y los magníficos diseños de producción reviviendo el período y los lugares en que la trama se desarrolla, otorgan completa autenticidad a este relato que lamentablemente mantiene vigencia en la actualidad con solo recordar las nefastas marchas de los supremacistas blancos que tuvieron lugar en Charlottesville en agosto del año pasado.

Por lo que antecede, el cinéfilo asiste a un vigoroso drama que describe de manera visceral al infame racismo.

 

PATERSON (Estados Unidos).

Una profunda y conmovedora historia sobre las pequeñas cosas del diario vivir es lo que se contempla en esta melancólica comedia escrita y dirigida por Jim Jarmush. La vida de un apocado chofer de autobús que lleva una existencia metódica y cronometrada al lado de su amada y dulce compañera está relatada con un tono lírico sorprendente. Sin recurrir a violencia alguna, acción desmesurada o al empleo de efectos especiales, Jarmush ha obtenido un excelente film impregnado de optimismo al exaltar el amor por la poesía y la maravilla de vivir.

POESÍA SIN FIN(Chile).

Como su título lo indica este film escrito y dirigido por Alejandro Jodorowsky es poesía pura. Lejos de convertirse en una tradicional autobiografía, el veterano realizador apela a diferentes recursos no convencionales para transmitir sus memorias e impresiones experimentadas durante la década del 40, con especial referencia a su padre machista y castrador que quiso cercenarle sus ambiciones intelectuales y su inclinación a la literatura poética. En esencia, ésta es una vibrante y conmovedora película chilena que enaltece al cine de América Latina.

SIERANEVADA(Rumania-Francia-Bosnia Herzegovina-Macedonia-Croacia).

El director y guionista Cristi Puiu concibió una absorbente comedia dramática de una familia disfuncional rumana donde quedan expuestos los variados sentimientos de frustración, angustia desengaño y animosidad de sus miembros integrantes. Lo que acontece en el seno de ese núcleo familiar es una metáfora empleada por el realizador sobre la situación que se vive en la Rumania actual; en tal sentido, esta propuesta es muy válida dando como resultado un remarcable film.

THE FLORIDA PROJECT (Estados Unidos).

Sean Baker ofrece un perturbador drama sobre la infancia descontrolada, la pobreza y la degradación que sufren ciertos sectores desfavorecidos de Estados Unidos, en este caso ambientado en Orlando, en una zona periférica de Disneyworld. Por su contenido social, su sólida narración y la excepcional actuación que el director obtuvo de los niños participantes, este valiente documento se destaca como uno de los admirables filmes del año.

THE OTHER SIDE OF HOPE (Finlandia-Alemania).

El candente tema de los refugiados es abordado por Aki Kaurismaki a través de una sensible historia. El realizador presenta la odisea de un joven sirio que habiendo escapado de la bombardeada ciudad de Alepo arriba ilegalmente a Helsinki en procura de asilo político; simultáneamente se asiste a la crisis existencial de un ciudadano finlandés que decide comenzar una nueva vida instalando un restaurante. El circunstancial encuentro entre ambos individuos demuestra cómo a pesar de la frialdad de las autoridades oficiales del país que niegan el asilo a quienes realmente lo necesitan, existe un sentimiento de nobleza y solidaridad por parte de sus ciudadanos como lo prueba la ayuda que el finlandés ofrece al refugiado. Apelando en ciertas instancias a un humor cáustico y absurdo, Kaurismaki brinda un noble y humano relato muy bien construido e interpretado por un calificado elenco.

THE SALESMAN (Irán-Francia).

El prestigioso director iraní Asghar Farhadi depara un notable drama psicológico describiendo las características que asume un vínculo conyugal como consecuencia de un acontecimiento incontrolable. Con su acostumbrada meticulosidad el realizador sabe muy bien cómo crear un clima de tensión como así también introducir ciertos giros -siempre convincentes- que dan como resultado un film donde la venganza, la culpa, la piedad y el perdón están expuestos brillantemente.

TONI ERDMAN (Alemania-Austria).

Abordando la relación existente entre un excéntrico padre y su hija adulta, la directora Maren Ade con un guión que le pertenece realizó una adorable y absurda comedia; la misma refleja la importancia de la comunicación social como medio de revitalizar los valores humanos que en última instancia otorgan sentido a la vida.

VISAGES VILLAGES (Francia).

La emblemática realizadora Agnes Varda cautiva con este emotivo y hermoso retrato de la vida real. En un viaje que ella realiza a través del corazón de la Francia acompañada de su amigo, el excelente fotógrafo y gran muralista JR, el público va contemplando el paisaje del camino, los rostros de las personas que ambos encuentran azarosamente así como sus vivencias y experiencias personales. Al salir de la proyección, uno queda contagiado de la calidez emanada de la amistad de Varda -89 años- y JR -34 años- no obstante la diferencia de edad, como así también por la humanidad que destila la gente que ellos llegan a conocer en este maravilloso documental.