La policía chilena halla a la niña desaparecida en un bosque y al sospechoso de su secuestro

Latinoamérica Noticias Feb 11, 2018 at 3:42 pm
Dos detectives custodian al sospechoso. PDI CHILE

Dos detectives custodian al sospechoso. PDI CHILE

Tras una búsqueda de ocho días y un despliegue de 400 personas, la niña chilena de 11 años Emmelyn Canales fue hallada en una cabaña en la misma localidad donde se había reportado su desaparición, 277 kilómetros al sur de Santiago. El caso ha causado conmoción más allá de las fronteras del país sudamericano y pese al hallazgo de la niña, las circunstancias de su extravío y su vida antes de este permanecen en el misterio.

 Una de las hermanas de propio Navarro, quien se autodefine como brujo, alertó a la Policía de Investigaciones (PDI) cuando el hombre y la niña arribaron a su cabaña. El presunto captor se entregó de manera pacífica a las autoridades y por la tarde del sábado será sometido a procedimientos judiciales. De acuerdo a los informes preliminares divulgados durante las primeras horas desde el hallazgo, el estado de salud de Emmelyn es bueno y no presenta indicios de abuso sexual.

El sospechoso aseguró en una conversación con su hermana que la niña huyó con él voluntariamente. “Me dijo que la quería proteger, que a ellos los querían matar”, dijo la mujer a una estación de radio local. De acuerdo a su declaración, fue el abuelo de Emmelyn quien amenazó a Navarro con una pala y él lo golpeó para defenderse.

Tras su detención, Navarro negó su culpabilidad por secuestro e hizo declaraciones incoherentes a los reporteros que lo abordaron. “Háganse la pregunta entonces, para qué la dejé viva entonces, háganse esa pregunta antes de responder el gran misterio”, dijo. Según informes policiales conocidos con anterioridad, a Navarro se le califica como una persona narcisista y con “patologías en el ámbito emocional”.

Otro familiar de Navarro reveló durante la búsqueda la niña que Navarro había sido víctima de abuso sexual durante su infancia. La policía local investiga si Emmelyn fue abusada por algún miembro de su familia antes del suceso. La niña se encuentra internada en un hospital de Curicó, a menos de dos horas en auto de Licantén.