Sexo, trata de mujeres y corrupción en Miss Venezuela

Espectáculo Latinoamérica Noticias Apr 2, 2018 at 9:47 am
Osmel Sousa, con las semifinalistas de Miss Venezuela.

Osmel Sousa, con las semifinalistas de Miss Venezuela.

Patricia Velásquez, candidata a Miss Venezuela 1989, desvela en su libro autobiográfico Sin tacones, sin reservas(2015) que se prostituyó antes de alcanzar la fama. Fue una revelación que en su momento pasó casi desapercibida,pero que ha cobrado sentido tras la trama de escorts y corrupción en el famoso certamen de belleza de su país.

 Sousa, que ha renunciado sorprendentemente en febrero a la jefatura de Miss Venezuela, niega haber mediado entre concursantes y patrocinadores que exigen sexo como pago. “Que se investigue, y que se investigue de verdad, que se presenten pruebas, no chismes. Luego de casi 40 años, ¿tú crees que si Miss Venezuela mantuviera una red de prostitución, Venevisión no se hubiera dado cuenta? Ahora bien, si hay alguna niña que después de salir del concurso hace una vida irregular, eso no es responsabilidad mía ni de Miss Venezuela ni de Venevisión”, dijo en una entrevista concedida al portal Runrunes.

Un grupo de aspirantes a Miss Venezuela.
Un grupo de aspirantes a Miss Venezuela. JUAN BARRETO AFP

Son pocas las declaraciones que ha ofrecido después de que se separara del concurso que dirigió durante más de 40 años. Pero su silencio se rompió hace unos días, casi un mes después de que estallara el escándalo que relaciona a exreinas con corrupción y prostitución que provocó la semana pasada el cierre del certamen por decisión de sus propios organizadores, la empresa televisiva Cisneros Media.

Sousa, famoso por ser implacable con las aspirantes, dice que no ha amasado una fortuna por negocios irregulares y que su divorcio con Cisneros Media ha obedecido a diferencias con varios directivos que desautorizaron algunas de sus decisiones en los últimos años. Pero su intento por aclarar el tema ha quedado sepultado por la ola de denuncias de una posible red de prostitución en el certamen y otros negocios ilícitos que involucran a sus participantes. El más ruidoso, y el que ha provocado el hervidero, es la relación de Claudia Suárez, primera finalista de Miss Venezuela en 2006, con el magnate Diego Salazar, arrestado por la trama de la Banca Privada de Andorra que ha servido para el desfalco de 2.000 millones de dólares de Petróleos de Venezuela.

Osmel Sousa, el ya exgerente de la Organización Miss Venezuela, en 2016 en Miami.ampliar foto
Osmel Sousa, el ya exgerente de la Organización Miss Venezuela, en 2016 en Miami. GETTY IMAGES

Suárez fue el señuelo para depositar más de un millón de dólares en las arcas del paraíso fiscal, según una investigación publicada el 20 de enero en EL PAÍS. Zoraya Villarreal es una veterana reina y animadora de televisión a la que también se ha asociado con Salazar, primo de Rafael Ramírez (exministro de Energía y Petróleo y expresidente de PDVSA), por dirigir su fundación benéfica en el país sudamericano. La revelación de estos casos dio pie a que otras antiguas reinas denunciaran las conexiones de participantes con empresarios o altos jerarcas del chavismo.

La legión de “enchufadas”

Enchufado es un término peyorativo en Venezuela. Significa una persona que se vale de sus conexiones con figuras de poder para acceder a altos cargos, negocios o riquezas procedentes del erario público. Con esta palabra se han insultado muchas exmisses desde que reventó el escándalo. Anarella Bono, exesposa del actual director del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela, y Debora Menicucci, esposa del presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno, han admitido en un vídeo ser “enchufadas” y han amenazado con revelar a otras compañeras vinculadas con altos funcionarios. “Ya nosotras somos parte de la regleta”, asevera la pareja de Moreno.

Otras, sin embargo, han rechazado propuestas de patrocinios procedentes de poderosos. Vivian Sleiman, candidata del concurso en 2001, ha relatado que se había reunido con un “patrocinador” por petición de los organizadores de Miss Venezuela. Su recuerdo sobre ese encuentro es bochornoso, el hombre que le habían solicitado conocer estaba casi desnudo al momento de presentarse. “He escuchado de trata de mujeres y de una red de prostitución”, afirma a Telemundo.

Muchas han experimentado estos episodios, mientras que otras han escuchado testimonios. Andreína Castro, exrepresentante del Estado de Aragua en 2009, ha admitido que una propuesta común es ser damas de compañías a cambio una jugosa cantidad en dólares.

LA CAÍDA DEL REY DE LA BELLEZA

M.C.

Nacido en Cuba, de padres españoles, Sousa vive en Venezuela desde los 13 años, y en este país ha realizado lo medular de su carrera profesional. Al frente del certamen Miss Venezuela desde 1981, bajo su batuta el país adquirió la fama que le han proporcionado sus reinas de belleza, que se han traducido en laureles difíciles de igualar en este tipo de concursos, y que lo han hecho un personaje muy popular: siete coronas de Miss Universo, seis de Miss Mundo, y otras siete en el Miss Internacional.