Menores infractores, el cuento de nunca acabar

Columnistas Noticias May 17, 2018 at 10:39 am

web-menores-infractores-1Por Ernesto Salayandía García

 

De mi libro, rompe con tus viejos moldes.

Niños y jóvenes mueren como moscas ante las drogas y las consecuencias que generan, parece mentira, pero son pocas las familias que se escapan de tener un drogadicto en casa, propiamente es como una maldición, el joven drogadicto esfuma su presente y extermina su futuro, comienzan desde la infancia y cuando llegan al bachillerato entran con un nivel de ansiedad muy alto, atrapados sin salida en las adicciones, con serios y severos problemas emocionales, víctimas de hogares disfuncionales, de la desigualdad social, de las incongruencias gubernamentales y de la apatía de la sociedad, igual, víctimas de la ignorancia y de la miopía de sus familias que no saben cómo enfrentar y resolver un problema de esta gran magnitud que son las adicciones, la familia está enferma y el cáncer solo se maquilla en apariencia, pero no estamos preparados, ni en prevención, ni en rehabilitación, hay drogas tan fuertes como la marihuana, la heroína, el cristal, las anfetaminas, los inhalantes que son altamente placenteras, por demás adictivas, pero lo grave de ello, que no hay una ciencia cierta para la rehabilitación y los jóvenes pierden su tiempo, recayendo y reventándose una y otra vez, sin que puedan salir del hoyo, de un anexo a otro anexo, generando dolor, impotencia y frustración a sus familias, como manzanas podridas en las escuelas, echan a perder a jóvenes inocentes que por curiosidad, por el sentido de pertenecer, por sus antecedentes genéticos y por sus orígenes disfuncionales, caen igual en las trampas de las adicciones, hasta que mueren en accidentes de tránsito, de sobredosis, asesinados o llegan a cumplir sentencias en los CERESOS o son internados en un anexo, centro de rehabilitación o siquiátrico, no hay una educación emocional y las escuelas, muchas de ellas, muchos jóvenes, son propiamente un nido de adictos y de adictas. Hay un buen numero de mentores en apariencia, enfermos emocionales y adictos.- Cras vemos, emociones y mañas no vemos.-

Testimonio del abandono

Elmer tiene 22 años, inició su carrera en las drogas a las 16 años, con marihuana, la primera vez la probó en una casa de un amigo, sintió una sensación especial en su cuerpo, sentía que volaba, en 8 años, ha probado pastillas, medicamento controlado, anfetaminas, hongos alucinógenos, peyote, éxtasis que es una droga en pastilla y polvo, heroína, cristal, alcohol, cigarro, ácidos e inhalantes, ha tenido 4 procesos en centros de rehabilitación, a su corta edad, ha tocado el fondo de la soledad extrema, intentó suicidarse dos veces debido a sus depresiones y ha sufrido por el rechazo de la sociedad, su última loquera, se metió 500 pesos de cocaína fumada e inhalada, 50 pesos de marihuana y dos carreteras de alprazolam, las consecuencias que ha tenido, es un intenso y permanente dolor de huesos, es el abandono de su mujer, perdió su trabajo, lo corrieron por drogadicto y lo encerraron a la fuerza, desperdició 8 años de su vida en la vagancia, en la inactividad, abandonó la escuela, fue mediocre, sin ganas de hacer nada, hundido en su soledad, con la autoestima por los suelos y prendido de las sustancias, dañando a la sociedad con robos y otras acciones negativas, Elmer está en un proceso de desintoxicación, de encuentro con el mismo y de superación personal.

Testimonio de la injusticia

José Luis tiene 20 años de edad, estuvo a punto de ir al CERESO con una sentencia de tres años por robo, el primer atraco fue a un ciber café sorprendiendo al encargando al llevarse una computadora, el segundo intento de robo fue en un centro comercial conocido como El Pasito, donde robó una laptop, José Luis es adicto a la marihuana, inhalantes, cocaína, pastillas, físicamente el considera que las drogas le han afectado su mente debido a que se le olvidan las cosas y no se le queda nada, tiene dolor de huesos, anda desmotivado, desde que empezó a consumir, a la edad de 16 años, comenzaron los problemas en su casa, pleitos con su mamá principalmente por las ausencias, igual por desaparecerse todo el día, también por los robos y su comportamiento neurótico, siendo muy contestón, abandonó la escuela por reprobar a consecuencia del mismo abuso de la marihuana, sus amigos, entre comillas, están igual o peor, debido a que se emborrachan, fuman piedra y marihuana, José Luis está cansado de esta vida de adicto porque no le ha dejado nada bueno, ahora, en un internamiento de 3 meses, él se siente otra persona, consideraba que usaba droga por su fondo de soledad, las malas amistades y por ser mediocre.- Nacido para perder,. Las drogas escalonarías y peligrosas como la marihuana, provocan un incremento impresionante de ansiedad, cuando ya el cuerpo se vuelve inmune, el drogadicto busca otras sustancias, por ello, el que está prendido de la hierba verde, la mota, esta prendido también de las pilas, las pastillas que ahora también son muy comunes en los niños y jóvenes, todo esto es cuestión de vida o de muerte, tenemos una sociedad enferma, adicta y en riesgo de morir, no podemos seguir cruzados de brazos, urge una estructura de salud mental y emocional, legislar al respecto, debemos de atacar el origen, ir al inicio del mal que son los hogares disfuncionales, Gracias por escribirme y más por leerme, ernestosalayandia@gmail.com más información montrealquebeclatino.com 614 2 56 85 20.- Tratamiento ambulatorio para alcohólicos y drogadictos en línea sin internamiento.