Gobierno considera nuevas restricciones para frenar la violencia armada

Canadá Noticias Top News Aug 11, 2018 at 1:20 am
El ministro de Seguridad Fronteriza y Reducción del Crimen Organizado Bill Blair deja una reunión con el alcalde de Toronto John Tory, el premier Doug Ford y el jefe de policía de Toronto Mark Saunders en el Ayuntamiento de Toronto. Canadian Press / Nick Kozak

El ministro de Seguridad Fronteriza y Reducción del Crimen Organizado Bill Blair deja una reunión con el alcalde de Toronto John Tory, el premier Doug Ford y el jefe de policía de Toronto Mark Saunders en el Ayuntamiento de Toronto. Canadian Press / Nick Kozak

OTTAWA.- El Ministro Bill Blair reconoce que la última oleada de tiroteos, más recientemente en Toronto, ha despertado una sensación de urgencia entre el público para que el gobierno haga más para mantener las armas de fuego fuera de las manos equivocadas.

“Esta es una gran preocupación para los canadienses”, dijo Blair a The Canadian Press en una entrevista.

“La preocupación que existe actualmente en lugares como Toronto, Surrey, Columbia Británica y otras partes de Canadá requiere que examinemos el problema y lo abordemos de manera integral”.

El ex jefe de policía de Toronto, elegido miembro de la Cámara de los Comunes por primera vez en octubre de 2015, obtuvo su primer puesto en el gabinete el mes pasado después de ayudar a controlar el controvertido proyecto de ley de cannabis entre tres departamentos hasta su aprobación definitiva a principios de este año.

El primer ministro Justin Trudeau ahora le ha encomendado a Blair realizar un “análisis profundo” en todo el gobierno para examinar qué medidas adicionales podrían tomarse para enfrentar el flagelo de la violencia armada, un tema con el que el veterano de la policía de Toronto está íntimamente familiarizado.

“Debido a que tengo décadas de experiencia, el primer ministro me ha pedido que proporcione ese enfoque para nuestro gobierno, que examine todos los aspectos de cada ministerio para que podamos abordar todos los asuntos relacionados con la violencia armada y eso nos permitirá tomar medidas efectivas para abordarlo “, dijo.

Egregó que el trabajo del gobierno incluirá mirar “cualquier medida que sea efectiva”.

Luego de un mortal tiroteo en Toronto el mes pasado, el ayuntamiento de Toronto aprobó una moción para que el gobierno federal le permita a la ciudad prohibir la venta de pistolas y prohibir la venta de municiones dentro de los límites de la ciudad.

El líder del NDP, Jagmeet Singh, le escribió a Trudeau la semana pasada para pedirle que preste atención al llamado de Toronto a hacer más.

El gobierno federal ya ha dicho que consideraría una serie de formas diferentes de acabar con las armas de fuego, incluido el empoderamiento de las municipalidades para hacerlo, un compromiso que Blair reiteró esta semana.

También citó medidas ya incluidas en el proyecto de ley C-71, que propone ajustar ciertas regulaciones sobre las leyes de propiedad de armas, incluyendo verificaciones de antecedentes ampliadas de posibles propietarios de armas, mayor mantenimiento de registros por parte de los minoristas y exigir a los compradores presentar primero una licencia de armas de fuego.

“Estamos bastante preparados para ver cómo, quizás en ciertas partes del país, se podrían implementar mayores restricciones. Pero además de eso, hay que reconocer que en sí mismo no es la única solución”, dijo Blair.

“Hay que mirar varias cosas diferentes y queremos asegurarnos de que lo que hacemos es lo que funciona y funciona para los canadienses. Pero también respetamos las perspectivas que existen en todo el país, por lo que no es solo la consideración de un solo lugar, pero la consideración de todo el país “.

Blair dijo que cree que muchas de las reglas actuales están funcionando como deberían. También señaló que conoce a muchos propietarios responsables de armas de fuego que siguen todas las reglas.

“Si nos fijamos en la diferencia entre la violencia armada en este país en comparación con otros países que tienen un control de armas menos restrictivo, creo que demuestra que ciertos aspectos pueden funcionar”, acotó.

“Al mismo tiempo, creo que todos compartimos una preocupación cuando esas armas de fuego caen en manos de delincuentes que están dispuestos a cometer actos violentos en nuestras comunidades y tenemos que hacer todo lo posible para que no les lleguen esas armas”. “