Corte Suprema niega la apelación del policía que mató a un adolescente en un tranvía

Canadá Noticias Dec 6, 2018 at 12:25 pm
Foto de archivo del agente James Forcillo a su llegada a un juzgado de Toronto

Foto de archivo del agente James Forcillo a su llegada a un juzgado de Toronto

TORONTO - En una decisión emitida este jueves, la Corte Suprema de Canadá negó al Const. James Forcillo el apelar su condena y sentencia.

En 2016, un jurado absolvió a Forcillo del asesinato en segundo grado de Sammy Yatim, de 18 años, quien sostenía un pequeño cuchillo, pero condenó al oficial de intento de asesinato. La condena se relacionó con una segunda descarga de balas que Forcillo disparó después de que Yatim cayera y muriera.

Los abogados de Forcillo argumentaron que la primera y la segunda descarga del oficial fueron divididas artificialmente en distintos eventos. También querían impugnar su sentencia inicial de seis años, que era un año más que el mínimo obligatorio.

Forcillo fue uno de los primeros oficiales en responder a una llamada sobre un adolescente con problemas en el tranvía mientras blandía un pequeño cuchillo. Cuando llegó la policía, Yatim era la única persona que quedaba en el tranvía en las primeras horas de la mañana de julio de 2013.

Forcillo realizó tres disparos iniciales, lo que causó que Yatim cayera al piso del tranvía, luego disparó una segunda descarga de seis disparos más. Fue el único oficial que disparó su arma. Las ráfagas duraron menos de 10 segundos. Para rematarlo otro oficial entonces tasó al adolescente.

Un video de los disparos que surgieron provocó una indignación pública generalizada por el asesinato a mansalba.

El tribunal superior de Ontario desestimó la apelación de Forcillo en abril, lo que lo llevó a presentarse ante el Tribunal Supremo.

Al confirmar la condena y la sentencia, el Tribunal de Apelaciones de Ontario determinó que la segunda descarga del oficial fue “claramente innecesaria y excesiva”. Al pedir al Tribunal Supremo que interviniera, los abogados de Forcillo querían argumentar que la primera y la segunda ronda de disparos no eran dos “transacciones” diferentes.

En su solicitud ante el tribunal superior, los abogados también argumentaron que las sentencias mínimas obligatorias tienen el propósito de disuadir a las personas de cometer delitos. Sin embargo, mantuvieron la disuasión no aplicada porque Forcillo legalmente usó su arma de buena fe.