Toronto está marcado por la violencia “sin sentido”

Canadá Noticias Top News Dec 22, 2018 at 1:10 am
Se le puede pedir a cualquier conductor que haya sido detenido legalmente en Canadá que proporcione una muestra de aliento en la carretera.

Se le puede pedir a cualquier conductor que haya sido detenido legalmente en Canadá que proporcione una muestra de aliento en la carretera.

TORONTO.- Quedan pocos días para terminar 2018, y el Insp. Hank Idsinga, jefe de la unidad de homicidios de la policía de Toronto, reflexionó sobre la brutalidad que, hasta este jueves, se cobró la vida de 95 personas en la ciudad más grande del país.

“Lo que estamos viendo este año son asesinatos muy, muy insensatos que están ocurriendo en todas partes de la ciudad”, dijo Idsinga.

Hasta la fecha han habido 95 homicidios en Toronto este año, una cifra que, según Idsinga, ha dejado a los investigadores perplejos.

“A veces, tratando de darle sentido a cualquiera de esos [asesinatos], incluso cuando uno identifica a los culpables, e incluso los enjuicia y los condena ante el tribunal, todavía no tiene ningún sentido”, dijo.

“Entonces, tratar de diseccionarlos y tratar de determinar patrones, es una tarea casi imposible”.

 Ciudad sacudida por asesinatos de alto perfil

Toronto atrajo la atención mundial en 2018 por una serie de asesinatos de alto perfil:La investigación en curso sobre el asesinato de la pareja multimillonaria Barry y Honey Sherman.El arresto del presunto asesino en serie Bruce McArthur que sacudió a la comunidad gay de la ciudad.Un ataque con una furgoneta que dejó 10 muertos y una docena de heridos en la bulliciosa calle Yonge.Un tiroteo en la avenida Danforth en el corazón de la área griega de Toronto.

Otros disparos en lugares públicos de Toronto, como el distrito de entretenimiento, un popular sector en el centro de la ciudad y, quizás lo más sorprendente, un área de juegos donde dos jóvenes hermanas resultaron heridas; pusieron el tema de la violencia con armas de fuego en el centro de atención. Los asesinatos relacionados con armas de fuego representan más de la mitad de todos los homicidios de este año.

Sin embargo, Idsinga dijo que la policía ha incautado más armas que nunca, cerca de 900 armas de fuego. Pero los tiroteos persisten.

“Lo vemos una y otra vez”. “Es frustrante y es muy agotador para muchos de los investigadores”.

El pasado 14 de noviembre, después de casi un mes sin un asesinato, Toronto llegó a los 89 homicidios.

Cuatro días después, se estableció un nuevo récord histórico a medida que la ciudad superó su historial mortal que permaneció intacto durante casi tres décadas. Esto obligó a la policía y los funcionarios gubernamentales a reevaluar su enfoque de la violencia con armas de fuego y provocó llamadas de los gobiernos municipales y federales para una prohibición de pistolas dentro de los límites de la ciudad.

La última vez que murieron 89 personas en un solo año fue en 1991. Idsinga, un joven agente de policía en ese entonces, atribuyó la erupción de violencia a las disputas de “pandillas asiáticas y de Chinatown”.

“No estamos viendo lo mismo este año”, dijo.

La criminóloga de Toronto, Maria Jung, señaló que 1991 sigue siendo el punto máximo tanto para los asesinatos como para el crimen en la ciudad porque la tasa de homicidios por cada 100,000 residentes es más baja ahora. Los eventos de víctimas en masa como el ataque de furgoneta, que no son la norma, también han contribuido a una mayor cifra de homicidios.

 ‘Cientos de razones’ para el aumento de la violencia

Aún así, eso es un consuelo frío para Idsinga, quien dijo que este año los inocentes espectadores están siendo asesinados de manera indiscriminada y alarmante.

“Es muy trágico”, dijo, señalando que está sorprendido por la manera descarada en que se usan las armas en la calle.

Agregando que la causa fundamental de la ola en la violencia horrible es difícil de identificar.

“Hay cientos de razones que se suman, que contribuyen a esta violencia”, dijo Idsinga. Dijo que la actividad de las pandillas, las guerras territoriales y las represalias, y las armas y las drogas juegan un papel importante.

Si bien un aumento en la cantidad de consejos que la policía ha recibido ha permitido a los investigadores expresar lo que Idsinga cree que es un número récord de órdenes de arresto pendientes en los casos de asesinato, dice que se necesita hacer más trabajo.

De los 712 homicidios de Toronto durante la década, 248 siguen sin resolverse, lo que representa alrededor del 35%, según estadísticas policiales.

Idsinga atribuye esto a la “gran carga” a la que se enfrentan los testigos cuando presentan información.

Señaló que los oficiales todavía están luchando contra una cultura de personas que no hablan con la policía por temor a represalias, pero quienes se han presentado están haciendo una diferencia.

“Necesitamos esa información para obtener esa dirección y continuar con esa investigación”, finalizó Idsinga.

Depende en parte de la ciudadanía el denunciar a los delincuentes para eliminar esta lacra que mancha la ciudad.