No es un vicio, es una enfermedad perversa del alma

Columnistas Noticias Mar 14, 2019 at 6:43 pm

web-NO-ES-UN-VICIO-1Ernesto Salayandía García

Una noche, como muchas otras, sufría de desesperación por no poder respirar bien, tenía dificultad al inhalar oxigeno debido a que mis fosas nasales estaban completamente taponadas,  secas, con costras de cocaína, mi quijada, entumida, enclochada como mis manos y brazos, desesperado, me eche gotas para la nariz, drogado me fui a la estufa y puse una hoya con agua y vicvporru, lo jale, una y otra vez, sin lograr mayores resultados, me unte vaselina, me puse gotas para los ojos y nada, no podía respirar debido a los enormes tapones de mucosidad  en mis orificios nasales, secos y por la porquería, generándome dolor en el tabique y una enorme frustración por no poder respirar. Puedes visualizar mi recamara, la de un borracho cocainómano, perdido en el espacio, sin poder respirar.

Muerto en vida

Esa noche, mi cuerpo cayo boca  abajo en mi cama King sisé, cansado de mis excesos, rendido y ya dormido,  vi una cara  en mi mente, luego, entre a un largo túnel negro y vi, sentí, como dos caras mías se movían con gran fuerza, tratando de choca una con la otra, fue una sensación extraña. Demasiado rara, luego caí en un abismo, como diría el poeta, profundo y negro, toque fondo y la oscuridad era inmensa por todos lados, después, vino el silencio absoluta, cero ruido y ahí se perfectamente que estoy muerto y no respiro, en ese instante, le grito  a Dios.- Dios, Dios, no quiero morir, por favor, Dios, no quiero morir, levanto sudando, temblando, lleno de miedos, me voy al baño y me miro al espejo, soy la tristeza arrolladora, mis hombros caídos, mi mirada apagada, mi piel amarilla, seca, aspira, lo blando de mis ojos, que se llama esclerótica, ofrece un café cenizo, ojeroso, apagado sin luz, me miro y lloro frente a mi rostro deprimido.- Estúpido, estúpido, mira lo que has hecho con tu vida, eres un vil mediocre, drogadicto, estas en la ruina.- Sigo llorando y me sigo viendo, muy decepcionado de mí mismo, sé que tuve un paro respiratorio, que estuve muerto y que Dios me dio una oportunidad, porque cuando comencé a despertar, vi, sentí una fuerte luz, esplendorosa dentro de mi.-

Libre, solo por hoy

Hoy, recupere a Ernesto, disfruto verme al espejo, contemplar mi armonía, la sinceridad de mi mirada, palpar mi paz interior, me gusta sonreírme y desearme lo mejor de lo mejor, decretar, que este va a ser el mejor de mis días, comprender que mi  enfermedad es emocional, progresiva ,incurable, mortal, por demás contagiosa, no se me debe de olvida los fondos que viví, el dolor qué me cause y le genere a mis seres queridos, perdí mi libertad, la droga me robo mi dignidad, lleno de ansiedad a las cuatro de la mañana iba a comprar cocaína, andaba todas las mañanas, de farmacia en farmacia, buscando la morfina sintética, mi ansiadas me hacía consumir una botella diaria de vodka, no se me debe de olvidar mis delirios auditivos, mis depresiones,  lo que la droga ocasiono, como el que me corrieran de mi trabajo, los pleitos constantes con mi mujer, el haber tratado de matarla, de ahorrarla invadido por l ira, por el odio desbordado, no se me debe de olvidar mi soberbia, que es la madre de mi enfermedad, tampoco mis egos, mi falso orgullo, ni el cumulo e defectos de carácter que distinguió en mí una vida completamente ingobernable, hoy me miro al espejo y me digo.-  Solo por hoy no soy el mismo que antes, erradique mi celotipia obsesiva, disminuí mi corto impulso neurótico, rebaje mi egocentrismo, le eché humildad, recupere mi seguridad y autoestima, perdí mis miedos y le dije adiós a mi ansiedad,  deje de ser el mediocre del año, el borracho del barrió, abandone mi compulsión, le di la espalda a mi necesidad de intoxícame, recupere la vida, soy un milagro, solo por la gracia de Dios, sé que no tengo  todo lo que quiero, pero hoy quiero todo lo que tengo. Comporto contigo, gentil lector, algunos temas que manejo constantemente en mis escritos, compartimentos y ayudando a otros, el estilo, es repetitivo y reiterativo, la sugerencia es que se lean  artículo por artículo, cada tema, tiene una finalidad.

No hay peor ciego….

Juan, de 17 años, tiene mala copa, borracho le da por llorar o por echar bronca, es un tipo violento, por lo mismo, sin amigos, toma, dice el, los fines de semana, jueves, viernes, sábado y domingo, toma con general.- No uso drogas,- me  dice muy orgulloso y le pregunto.- Sabes que la cerveza es unas droga, que anestesia tu sano juicio?-  te  trasforma y no eres tu.- Juan, escucho testimonios de otros jóvenes y  como lo dije yo, muchas veces.- Juan dijo.- Yo no estoy tan mal.-  a han pasado seis meses y este joven, está sufriendo los amargos estragos de la enfermedad del alcoholismo, ya golpeo a su novia en dos ocasiones, su nivel de neurosis lo hace intocable e insoportable, muy agresivo contra su mama y por supuesto, que sus días de consumo, aumentaron, ahora se emborracha todos los días, cuando advertimos a este joven de tomar conciencia, nos tiro a Lucas, es más, se sintió ofendido, las negación le aflora y su sentido de irresponsabilidad los expresa a flor de piel, Juan, tendrá que vivir su propia experiencia.