El aborto terapéutico en adolescentes desata la controversia en Perú

Latinoamérica Noticias Mar 28, 2019 at 10:34 am
Ecografía practicada a una mujer, en una foto de archivo.

Ecografía practicada a una mujer, en una foto de archivo.

Tres casos de gestantes menores de edad han puesto en la mira la capacidad del Estado peruano de informar y atender el aborto terapéutico, el que se realiza para salvar la vida de la mujer o evitarle un mal grave y permanente. Aunque en el país sudamericano el aborto terapéutico es legal desde 1924, su reglamentación es muy reciente —de 2014— por lo que el personal médico evitaba su aplicación. Hasta el propio Ministerio de Salud reconoce problemas en la capacitación del personal que debe involucrarse en el procedimiento.

A mediados de mes, la Defensoría dijo en un comunicado que el Hospital Rebagliati —de titularidad estatal— vulneró los derechos fundamentales de la menor. “No se le brindó a ella ni a su familia”, subrayó en un comunicado, “información oportuna sobre la posibilidad de que acceda a un aborto voluntario por indicaciones terapéuticas de un embarazo de hasta 22 semanas”.

Desde 2014, Perú cuenta con un protocolo que hace viable el aborto terapéutico antes de las 22 semanas de gestación, ante diez condiciones de salud específicas y una adicional: “Cualquier otra patología materna que ponga en riesgo la vida de la gestante o genere en su salud un mal grave y permanente”. No existe la posibilidad del aborto en casos de violación.

La adolescente por quien se pronunció la Defensoría quedó embarazada tras sufrir tres violaciones en octubre. El agresor amenazó a la menor y a los padres para que no lo denunciaran: “Para la Defensoría, los riesgos para una madre niña o adolescente aumentan conforme avanza la gestación debido a que ni físicamente ni psicológicamente están preparadas para enfrentar este estado, más aún si es consecuencia de una violación sexual”, indicó. La misma entidad solicitó al Ministerio de Salud que el protocolo de aborto terapéutico “incluya un procedimiento diferenciado para las menores de 14 años”.

En reacción, la congresista fujimorista Tamar Arimborgo y el parlamentario Julio Pastor exigieron a la Defensoría que se rectifique, pues estaría cometiendo un “presunto delito de apología de tentativa de homicidio en agravio de un concebido”. Pastor promueve la “cura” de la homosexualidad y, como Arimborgo, combate la igualdad de género. Finalmente, la adolescente dio a luz este jueves: el bebé falleció solo una hora después de nacer.

En un tercer caso, en la región Piura, una adolescente de 13 años huyó de su casa con su bebé, concebido tras haber sufrido violaciones por parte de tres familiares. Cuando en 2009 la madre puso la primera denuncia en una comisaría por la agresión a su hija, los policías llevaron a la niña de vuelta al mismo domicilio en el que estaban los violadores.

La guía de aborto terapéutico no requiere precisiones para menores de edad gestantes, según dijo a este diario la directora ejecutiva de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio peruano de Salud, Lucy del Carpio. “La guía se refiere a las mujeres en general. Las complicaciones que puede presentar (una adolescente) son las mismas que las de una adulta”, afirmó. “El aborto terapéutico lo tiene que pedir la menor o un familiar, el personal de salud no informa sobre la posibilidad del mismo. Si lo pide, una junta médica, con un gineco-obstetra evalúa si tiene cualquier condición que hace peligrar su vida”.

Sobre el caso del Hospital Rebagliati, Del Carpio aseguró que la paciente “llegó en la semana 21, le dieron la atención debida, no está en riesgo y se tiene conocimiento tardío”. “Es como cualquier otro embarazo”, sostuvo. Consultada si no hay más factores de riesgo en gestantes menores de edad, contestó que “el útero crece como crecería en una [mujer] adulta”. Y sobre el caso en Piura, indicó que no existe el aborto terapéutico por violación, pero para estos casos el sistema de salud ofrece un kit con anticonceptivos orales y pruebas rápidas para detectar VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

En 2016, en Perú se cursaron 4.982 denuncias por violación a menores de edad; en 2017 esa bajó hasta las 4.211; y en 2018 siguió descendiendo hasta sumar 4.115 casos, según los datos facilitados por el Ministerio Público. En esos tres últimos años, 500 denuncias se corresponden con violaciones seguidas de la muerte de la víctima. Ocho de cada diez mujeres violadas son menores de edad.

Desde 2016, el porcentaje de muerte materna en menores de 19 años se ha incrementado en el país sudamericano, aunque con una leve reducción en 2018. En 2017, una de cada 10 muertes maternas ocurrió en ese grupo de edad, una cifra que se mantuvo prácticamente estable el año pasado. La investigadora y psicóloga social Camila Gianella subraya que en 2018 el porcentaje de muertes por aborto y complicaciones en menores de 19 años fue mayor que en el grupo de 20 a 34 años: el 8,3% frente al 5,1%. La principal causa de mortalidad materna de adolescentes es el suicidio: 10% en 2017 y 2018.

REMONTAR LA DESPROTECCIÓN

A raíz de que el Comité de Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) sancionó en 2011 al Estado peruano por haber negado el aborto terapéutico a la adolescente L.C. en 2006, el Ministerio de Salud aprobó, en 2014, el protocolo que estandariza el aborto terapéutico. El CEDAW recomendó que el sistema de salud hiciera el acceso efectivo al procedimiento medico en vez de denegarlo. El protocolo no menciona a las menores de edad gestantes, y la Norma Técnica para Servicios Diferenciados de Salud para Adolescentes no alude al aborto terapéutico.

Del Carpio informó de que no hay cifras de la cantidad de abortos terapéuticos en Perú porque en el sistema no hay un código estadístico para dicho procedimiento, pero lo han solicitado. Según la funcionaria, en 140 hospitales del país se puede realizar el aborto terapéutico, pero solo el Instituto Nacional Materno Perinatal, en Lima, los reporta. En 2018, dicho establecimiento realizó 89 abortos terapéuticos; fueron 27 en 2017, y 59 en 2016.

La ONG Promsex pidió al Ministerio de Salud que le informe sobre la difusión del protocolo de aborto terapéutico en el sector. En febrero respondió que “su implementación ha sido lenta debido a múltiples factores”, pero que desde 2016 “se está fortaleciendo su difusión con la participación de organizaciones civiles”.